29 de junio de 2011

Siamo Fuori

(♫)

Al comprobar que algunos contactos han desparecido de mi ventana del msn, caí en cuenta de que, en alguna lista, la banda roja me cruza el pecho.

Todos, en algún momento, descendemos a la B.

..º..

28 de junio de 2011

In Other Words

(♫)

-¿qué te pasa?

-tengo miedo

-¿de qué?

-de que te vayas

-tu miedo es infundado… hace mucho que me fui

..º..

26 de junio de 2011

La Des-Bandada

(♫)

Y River se fue para la B, nomás.
El club de la Rivera, los millonarios, las gallinas, los primos de la Boca, se fueron al descenso después dos goles inapelables y un penal desperdiciado que selló la agonía de las últimas fechas.
Me gusta el fútbol y tengo un montón de sensaciones encontradas al respecto.
El Ciclón ya pasó por esto y, como hincha, me duele por aquellos que conozco –Brasil, El escritor portátil, Rob K- pero una mezquina satisfacción me recuerda que quienes ahora mismo se lamentan, eran aquellos mismos que nos cantaban ‘vos sos de la B, vos sos de la B’.

Mientras esto escribo, todos los canales de televisión transmiten los desmanes cometidos por los exaltados que abandonan el estadio.
River se fue al descenso.
Histórico: River descendió a la B Nacional.
Incidentes en el Monumental.
La peor tarde de River.
River se fue.
Llanto y furia en el Monumental…
¿Y Belgrano?
Ningún titular menciona al vencedor que, a esta hora, todavía no ha podido abandonar el estadio de Núñez.

Laureles para los vencedores, clemencia para los vencidos, cárcel para los delincuentes, castigo para los malos dirigentes, repudio para los corruptos y a bancársela queridos.
A celebrar la victoria y a repensar el fracaso, que de eso se trata el juego.

..º..

Yo apelo a la gloriosa campaña de San Lorenzo en la B; pasión de sábado, canchas llenas y subir enseguida, recuperar la categoría.

@andrescalamarok –Twitter.

24 de junio de 2011

La Más Bella Del Mundo

(♫)

Imagino que cuando nos enfrentan con el desafío de elegir las mejores palabras, amor, hijo, libertad o alegría deben ser las más mencionadas aunque a veces sienta que, de tan repetidas, se vacían de significado.
Las palabras tienen un peso, densidad y sentido intrínsecos, que vuelven a resignificarse en la connotación del propio hablante.
La palabra hijo en la recién parida, repica diferente si la enuncia un pañuelo blanco, y qué decir de la palabra amor que será apasionado, perdido, anhelado y tanto más según tiempo o circunstacia.

En celebración del Día del Español, Querétaro fue elegida como la palabra más hermosa del mundo por más de 33.000 mil votantes.
La leo o la escribo casi a diario y nunca había reparado en la suavidad de las erres que ruedan como guijarros blandos por la lengua, ni sabía que escondía una ‘isla de salamandras azules’.
En su alquimia de fuego mitológico trascenderá desde ahora, para mí, la simple nomenclatura geográfica para inscribirse en la simbología de la pasión, la destrucción o la energía espiritual de la bestia mitológica mitad lagarto, mitad dragón, de sangre fría y vestida en llamas.

Querétaro, la palabra más bella del mundo, no figura siquiera en el Diccionario de la Real Academia, será porque su belleza, como el amor, no se agota en una simple definición.

..º..

Todo está en la palabra./ Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio,/ o porque otra se colocó dentro de una frase que no la esperaba.../ Tienen sombra,/ transparencia,/ peso, plumas.
Las Palabras. Pablo Neruda

21 de junio de 2011

21

(♫)

Se vino el invierno y me agarró con el corazón desabrigado.
(...recalculando)


..º..

14 de junio de 2011

Ser Escritor (El Día Después)

(♫)

Aquella Jo de las hermanas March, era mi figura ideal de escritor.

Tantas veces leí Mujercitas que casi formaba parte de esa familia reconociéndome en alguno de sus rasgos: caritativa de a ratos, hacendosa en raras ocasiones, voluntariosa, enamoradiza, coqueta, rebelde, varonera, ávida lectora y ‘escritora’.

Aprendí a leer a los cinco años y la escritura se me dio naturalmente, no tenía noticias de que mi abuelo y bisabuelo -periodistas y escritores- dejarían como toda herencia, unas letras navegando por la sangre que se materializaron por primera vez en una carta para mi abuela y que luego hicieron coro en pequeños poemitas infantiles.
Con uno de ellos gané el primer (y único) premio literario: fue en el colegio de monjas y gracias a la Virgen, porque el poema estaba dedicado a ella, quiero decir.

Me premiaron con una lapicera y el libro Papaíto piernas largas que cuenta la historia de una huérfana que, obviamente, escribía sus desventuras.

Esta historia viene a cuento porque no sé cómo recibir sus saludos en El día del Escritor, título que me queda enorme. Y no es por la ‘humildad franciscana’ que un amigo me adjudica no muy felizmente, sino todo lo contrario, por un orgullo que no se banca la comparación con los mejores.

No sé bien qué es un escritor; si se define como un oficio, una vocación, una necesidad, un don o una simple voluntad de escribir.
Sé que escribo para no explotar cuando siento que el cuerpo me queda chico y los sentimientos se agolpan en la punta de los dedos. Expreso tristeza, alegría o asombro de la única manera que conozco.
Por eso no sé si me caben las felicitaciones del día.

Por eso (les) escribo.

..º..

Si la literatura no fuera más que un álgebra verbal, cualquiera podría producir cualquier libro, a fuerza de ensayos y variaciones.

Jorge Luis Borges