24 de marzo de 2007

“Hay un fusilado que vive…”


“Reitero que esta obra no persigue un objetivo político ni mucho menos pretende avivar odios completamente estériles. Persigue –una entre muchas- un objetivo social: el aniquilamiento a corto o largo plazo de los asesinos impunes, de los torturadores, de los “técnicos” de la picana que permanecen a pesar de los cambios de gobierno, del hampa armada y uniformada.”
[…]
“El señor juez pudo entonces explicar que el terrorismo no es algo que nace por generación espontánea. Pudo explicar que la actitud del terrorista de abajo que coloca una bomba es la respuesta al terrorismo de arriba que aplica la picana. Pudo explicar que la bomba que mata a un inocente no se diferencia gran cosa de la descarga del pelotón que mata a otro inocente"*.

Operación Masacre, Rodolfo Walsh (1957)

3 comentarios:

José Di Bártolo dijo...

Fue, es y seguirá siendo un estandarte del periodismo de investigación y de denuncia. Una muestra exacta de lo que la dictadura (antes de que empezará)...

cb dijo...

El tipo metió un hattrick soñado: como periodista, el mejor; como escritor, uno de los mejores (el cuento "Nota al pie" le alcanza y sobra para acceder a esa elite); y como hombre, un héroe.

La condesa sangrienta dijo...

... y a nosotros sólo nos queda un suicidio en masa, CB.
¡Bienvenido!