2 de marzo de 2007

La hija de la lágrima

Hace mucho que no lloro.
¿Será cinismo, indiferencia, o la espantosa certeza de que las cosas ocurren igual, a pesar de mis lágrimas?


Quiero llorar porque me da la gana
como lloran los niños del último banco,
porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,
pero sí un pulso herido que sonda las cosas del otro lado.

[…]
Federico García Lorca, Poema doble del Lago Edem

7 comentarios:

Sol dijo...

Condesa, ya lo dijo una libre pensadora contemporánea: "Si querés shorar, shorá"

La condesa sangrienta dijo...

Uh...aguánteme un poquito. Compro un kilo de'ceboshas' y vuelvo, a ver qué onda.

FACUNDO, el que no se hequiboca. dijo...

La idea de que en los sentimientos también crecen callos no es nueva, pero creo que sí es correcta.
Aquellas cosas que nos hacían llorar ya no lo logran, sencillamente por que la costumbre lo vuelve a todo indiferente.
Te felicito por tu blog, es realmente muy bueno.

filo dijo...

me crees si te digo que sshoré con la ultima de rocky? y si me escrachan por cursi me las rebanco muauuauauu

La condesa sangrienta dijo...

Si la escrachan por cursi, lo surtimos a trompadas y lo dejamos K.O en el 2do. round, qué joder!
(si quiere postdata de llanto, le cuento que no ví ninguna de la saga Rockypum...sorry filo)

Guarro dijo...

Llenenme la cara de dedos, especialmente vos condesa, pero no puedo mas que cagarme de risa filo, con todo respeto, aaajaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa,
va con onda Filo,
AAAJAJAJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

filo dijo...

condesa acabo de leer el comment de guarro me ayuda. ud. me la ofreció lo dejamos como a un DNI?? lleno de dedoss jajjjajajajaj
ahi va guarro somos DOSSSSSS!!!!!!!!!!