24 de mayo de 2007

Efemérides

La patria Julio Cortázar

Esta tierra sobre los ojos,/ este paño pegajoso, negro de estrellas impasibles,/esta noche continua, esta distancia./Te quiero, país tirado más abajo del mar, pez panza arriba,/ pobre sombra de país, lleno de vientos,/ de monumentos y espamentos,/ de orgullo sin objeto, sujeto para asaltos,/ escupido curdela inofensivo puteando y sacudiendo banderitas,/ repartiendo escarapelas en la lluvia, salpicando/ de babas y estupor canchas de fútbol y ringsides.
Pobres negros.
Te estás quemando a fuego lento, y dónde el fuego,/ dónde el que come los asados y te tira los huesos./ Malandras, cajetillas, señores y cafishos,/ diputados, tilingas de apellido compuesto,/ gordas tejiendo en los zaguanes, maestras normales, curas, escribanos,/ centroforwards, livianos, Fangio solo, tenientes/ primeros, coroneles, generales, marinos, / sanidad, carnavales, obispos,/ bagualas, chamamés, malambos, mambos, tangos,/ secretarías, subsecretarías, jefes, contrajefes, truco,/ contraflor al resto. Y qué carajo,/ si la casita era su sueño, si lo mataron en/ pelea, si usted lo ve, lo prueba y se lo lleva.
Liquidación forzosa, se remata hasta lo último.
Te quiero, país tirado a la vereda, caja de fósforos vacía,/ te quiero, tacho de basura que se llevan sobre una cureña/ envuelto en la bandera que nos legó Belgrano,/ mientras las viejas lloran en el velorio, y anda el mate/ con su verde consuelo, lotería del pobre,/ y en cada piso hay alguien que nació haciendo discursos/ para algún otro que nació para escucharlos y pelarse las manos./ Pobres negros que juntan las ganas de ser blancos,/ pobres blancos que viven un carnaval de negros,/ qué quiniela, hermanito, en Boedo, en la Boca,/ en Palermo y Barracas, en los puentes, afuera,/ en los ranchos que paran la mugre de la pampa,/ en las casas blanqueadas del silencio del norte,/ en las chapas de zinc donde el frío se frota,/ en la Plaza de Mayo donde ronda la muerte trajeada de Mentira./ Te quiero, país desnudo que sueña con un smoking,/ vicecampeón del mundo en cualquier cosa, en lo que salga,/ tercera posición, energía nuclear, justicialismo, vacas,/ tango, coraje, puños, viveza y elegancia./ Tan triste en lo más hondo del grito, tan golpeado/ en lo mejor de la garufa, tan garifo a la hora de la autopsia./ Pero te quiero, país de barro, y otros te quieren, y algo/ saldrá de este sentir. Hoy es distancia, fuga,/ no te metás, qué vachaché, dale que va, paciencia./ La tierra entre los dedos, la basura en los ojos,/ ser argentino es estar triste,/ ser argentino es estar lejos./ Y no decir: mañana,/ porque ya basta con ser flojo ahora./ Tapándome la cara/ (el poncho te lo dejo, folklorista infeliz)/ me acuerdo de una estrella en pleno campo,/ me acuerdo de un amanecer de puna,/ de Tilcara de tarde, de Paraná fragante,/ de Tupungato arisca, de un vuelo de flamencos/ quemando un horizonte de bañados./ Te quiero, país, pañuelo sucio, con tus calles/ cubiertas de carteles peronistas, te quiero/ sin esperanza y sin perdón, sin vuelta y sin derecho,/ nada más que de lejos y amargado y de noche.

10 comentarios:

El Caballero de la luna dijo...

"ser argentino es estar triste, ser argentino es estar lejos". Gracias por recordar este texto.

Roedor dijo...

A mí Cortázar como poeta me parece un vagón de lugares comunes y obviedades efectistas.

Al mismo tiempo, quizás después de Borges me parece el mejor cuentista que ha dado estas tierras (OK, Bruselas, bla bla, pero se entiende, ¿no?).

Luigi dijo...

Que depresión... jajajaja bonita descripcion de Buenos Aires, no confundir con Argentina.

Roedor dijo...

Jeje, muy buena la acotación de Luigi... Parece que Julito se dio cuenta cuando estaba por la mitad y le metió un par de Tupungatos y no sé qué mierda que se acordaba de sus lecciones de geografía. Si no, es una oda a la porteñidad al palo esa "poesía".

La condesa sangrienta dijo...

No voy a hacer aquí la exégesis del (largo)poema. Me parece que más allá de todo, Cortázar hace una descripción de lo que representaba -para él- la patria y Bs.As fue su patria chica.
Seguramente cada uno de nosotros tiene una representación particular de la patria, alejada del ruido de rotas cadenas.
Habría que pensar qué extrañamos cuando nos vamos, tal vez eso se aproxime a la idea de patria.

Wilfredo Rosas dijo...

¡Gracias por hacerme revivir ese texto!

www.entrecorbatasyescotes.blogspot.com

filo dijo...

Mi hija adolescente hace 6 meses esta viviendo en Heidelberg,y me descubro tan llena de lugares comunes cuando hablo que me siento una argentina pedorra.
este podria ser un dialogo, extrañas? y O. me dice el sol,la comida? ni ahí, tus amigos? cuando vuelva seguiran estando, el idioma?a veces lo hablo como para no perder la costumbre, la musica? hice trueque con mis compañeros de la facultad y conseguí lo que ellos escuchan, ehhh?, ahi ya la quiero matar, y me dice ah! el otro dia vi una bandera argentina colgada de un puente y me acerqué, la miré y pensé alguien la debe haber traido, me voy rápido no sea cosa que me inviten con un mate...

Otra generacion, la patria les tira por otro lado, tengo que buscar cual...

La condesa sangrienta dijo...

Filo: Es saludablemente lógico que a determinada edad uno quiera dejar la casa de los padres (patria), se alegre por ello, no extrañe y no piense en volver. Algunos regresan, otros vuelven de visita pero todos tienen con ella un lazo que da sentido de pertenencia y que varía según la edad, la generación, las circunstancias o la formación.
Me parece que el concepto patria tiene significación particular.

filo dijo...

Es cierto condesa a cierta edad, uno se cree hijo del viento, quiere volar y yo crié ese pichon, debería sentir orgullo de que vuele, brille, y sea sobre todo un ser tan libre, y elija ser ciudadano del mundo, y quiera salvar el planeta, revolucionar conciencias, participar de foros mundiales hablando de libertad, y yo queriendo que sienta ternura por una bandera que estaba ahi solita acariciando un puente del primer mundo!!!, O me enoje por haber regalado a mi Lebon, a mi Juana Molina, por haber trocado a Liliana Herrero por vaya a saber quien!!, libertad, libertad, las cadenas se estan rompiendo tambien para mí.

La condesa sangrienta dijo...

Si Filo, debería estar orgullosa de haberle dado alas a ese pichón que no se reconoce en el patrioterismo llorón.
Mi infancia ha sido itinerante; mi familia está desparramada por todos lados; no me aferro a ninguna cosa material y eso me hace libre porque llevo mis afectos conmigo; podría adaptarme a vivir en cualquier parte del planeta porque mi patria es más vasta. Mi patria son olores, sabores, sensaciones, 1ras. veces. Son músicas,lugares, amores. Son un latido, una sintonía y códigos compartidos que me dicen quién soy. No importa dónde.
Por eso el poema de Cortázar.