8 de mayo de 2007

j’envoie valser



 
Desde el primero momento, yo no he hecho sino bailar mi vida. De niña, bailaba el gozo espontáneo de las cosas que crecían. [...]
Mi arte estaba en mí, cuando era niña, y si no quedó ahogado fue gracias al espìritu heroico y aventurero de mi madre.
Mi vida, Isadora Duncan

4 comentarios:

El Caballero de la luna dijo...

Finesse de coeur, regard de fée...

La condesa sangrienta dijo...

Mérci, caballero (lamento no poder contestar en francés tan lindo comentario)

filo dijo...

Caballero, la condesa, (que plebeya me siento!!!) tiene mirada de hada.
Al gran Georgie se le desprendia de vez el cuando el feerico, para almibarar sus textos con mas magia y mas hadas.

La condesa sangrienta dijo...

Parece que soy más creativa para contestar agravios que para responder piropos, así que...
simplemente ¡gracias!