17 de junio de 2007

¡Oh God!

Jueves.
Sí señor, hay delay en las comunicaciones de larga distancia o el paraíso estaba en la otra esquina o padre/dios fue sorprendido en su silencio lunar con los pinceles bajos.
Sábado.
Tal vez un pez le sopló al oído que los sueños de inmortalidad se sueñan en otros ojos y devolvió el llamado.
Domingo.
Alguien se celebra a sí mismo en Francia.
No está mal y celebramos que esté bien.
Felices los días.
.
Una vez que el cadáver (y, si las hay,también las manchas de sangre) ha sido retirado por los sirvientes, lo usual es que el asesino abandone también la mesa, dado que, algunas veces, podría su presencia perturbar la digestión de aquellos que estén sentados cerca de él.
Apuntes de cocina. Leonardo da Vinci.

8 comentarios:

Protervo dijo...

Condesa tierna y teñida del agua de la espada y de mordiscos en chiste,

Gracias por bancar en lo de Samurai. Su endorsement es definitorio.

Jotafrisco dijo...

¿Sos la condesa sangrienta que comenta en La Lectora Provisoria? Yo también soy marplatense.

La condesa sangrienta dijo...

Como bien entendió, Protervo, el chiste ablanda el filo de la espada y de los dientes. La sangrienta, aunque hiere con la lengua, sabe de lealtades y no derrama sangre inocente. Una alegría tenerlo por aquí!

Jotafrisco: sí, soy la misma de LLP aunque no parezca jajaja ¿ud. es marplatense también? ahora mismo voy a visitar su sitio.

Lex dijo...

Y bueno Condesa, es una paradoja.
Dios busca su inmortalidad a través de su obra y no se da cuenta que esta misma es la que lo humaniza. Cuando deje que "su obra" le hable (y él la escuche) a lo mejor la cosa cambie

La condesa sangrienta dijo...

Escucha, Lex, escucha...se hace el sordo pero escucha, aunque el otro día reivindicaba su creaciones que permanecen inmutables (y mudas agregué yo para su risa).
Lo paradójico es que la inmortalidad sólo es mensurable desde la mortalidad.

Lex dijo...

No todas sus creaciones son mudas Condesa. Acuérdese que usted es una de ellas.

La condesa sangrienta dijo...

Justamente ésa es la cuestión, Lex. Esta creación que no enmudece, muta y critica al creador, excede a la paciencia y arrogancia del mismo jaaaaaaaaa

Lex dijo...

Lo único que espero Condesa es no verla de estatua viviente en la peatonal San Martín la próxima vez que ande por ahí