2 de octubre de 2007

Nomen



El sábado terminé escribiendo sobre almohadas cuando en realidad, quería hablar de otra cosa.
Es curioso cómo las palabras se independizan y la mano actúa obediente el mandato secreto que pone nombres y calla nombres. Porque, no me engaño, fui consciente del desvío.
Hoy quiero retomar aquello y nuevamente, letra a letra, como siguiendo migas de pan en cuentos infantiles, tuerzo el rumbo y pierdo al gigante.
No forzaré.
Voy a esperar mansamente y, entonces sí, daré la palabra que al nombrar, le regalará existencia en el contorno de mi boca.


…en ese tremendo espesor de hojas que desaparecerán del planeta, un día, sin haber sido nombradas, sin haber sido recreadas por la Palabra –obra, tal vez, de dioses anteriores a nuestros dioses, dioses a prueba, inhábiles en crear, ignorados porque jamás fueron nombrados.
Los pasos perdidos. Alejo Carpentier

13 comentarios:

Juan Gonzalez del Solar dijo...

Tan querida Condesa, qué buen post y qué increíble este libro de Carpentier.

Estoy tratando de convencerme de que el post se escribe solo, de que dependo de ese momento para que salga lo que él quiera.
Yo después intento el artificio.
Abrazos

Lex dijo...

Sinfronismo, Condesa, sinfronismo

Mickey dijo...

Condesa.
Comprobación científica 1: los peligros sobre la memoria del insecticida como lustramuebles son evidentes en la frase: "Hoy quiero retomar aquello y nuevamente, letra a letra, como siguiendo migas de pan en cuentos infantiles, tuerzo el rumbo y pierdo al gigante.".
Comprobación científica 2: aun así, en usted la pérdida del hilo conductor, deja al descubierto, de manera más que dramática su enorme capacidad de transmitir a través de la escritura. O sea, no hay Raid que mate el talento para escribir... El recuerdo desaparce, pero la habilidad no.

Gracias por haberme servido de conejillo de Indias (siempre dudé si en este caso es Indias o indias. Juan, una mano con eso!). Por las dudas, la relevo de una prueba que tengo pendiente con uranio.
Además de no querer abusar de su buena voluntad, me asusta el efecto sobre su familia y vecinos.

La condesa sangrienta dijo...

-Juan: creo que esta vez, el post se escribio solo sólo para tener la excusa de transcribir el maravilloso texto de Carpentier.

-Sí Lex, ya llegará el tiempo.

-Mickey, no se preocupe por mi familia y vecinos. Si sobrevivieron a mí tienen suficientes anticuerpos y no creo que el uranio los afecte.

Stella dijo...

Condesa, ud me va a sacar re culta!! No sabía lo que quería decir la palabra que puso de título para su post! Asi que lo busqué en el Google! Todos los días se aprende algo nuevo!! :)

Y a mi también me pasa esto de empezar a escribir algo y al terminarlo darme cuenta de que no soy dueña de mis palabras, tomaron vida propia y se escribieron solas!!

Buen día para todos!

Estrella dijo...

Tan cierto todo. Y la excusa para la cita de Carpentier bien valió la pena. Usted escriba nomás, y nosotros disfrutamos de sus devíos.
Mickey: me dejaste intrigada.

El Caballero de la luna dijo...

Crear lo que se nombra, ese es nuestro reflejo divino, tal vez. Lástima que no podemos abismar lo que se calla. Hasta tanto no llegamos.
Muy bueno lo suyo.

Mickey dijo...

Condesa, hasta las ratas de laboratorio se jubilan. Afloje al entorno.

Ah, permiso. Estrella, intrigada?. Será que no conocías mi faz científica?.
Como habrás notado, soy científico oportunista. marcho tras los desastre de la Condesa y saco conclusiones.

La condesa sangrienta dijo...

-Stella: yo también me la paso googleando detrás de las músicas de Roedor, las películas de Samurai, los pintores del Caballero, los autores de Juan o Estrella, las antiguas palabras de Julio, los autos de Luigi, etc. De todos uds.también aprendo algo cada día.
-Sí Estrella, ese libro de Carpentier es magnífico, volveré a leerlo, me dieron ganas.
-Caballero: la palabra nos convierte en pequeños dioses partícipes de la (re)creación.
-Mickey: si ha de experimentar con mis desastres tengo todo un laboratorio para ofrecerle! jaj

La condesa sangrienta dijo...

Y gracias a Enterhase visito hermosos sitios de fotografía.

John Sunday dijo...

Entonces le dictan? Entonces no escribe Ud.? Ahhh...pillina la enganche!
Tonce devuelva la plata!!! Todo este tiempo pensando que escribía Ud!!!
Ja! Un beso.

Detu dijo...

Me encanta como expresás eso de la "independencia de la palabra". Hoy justo me pasó algo así, quise escribir una anécdota y terminé reflexionando sobre el poder de la lluvia en mi nostalgia!

La condesa sangrienta dijo...

-Shhhhhhhhh John! no diga nada a ver si todavía el enano que me dicta se declara en huelga!

-Detu, aquello que nos pasa se pone en letra màs allá de nuestro propòsito.