3 de enero de 2008

Welcome, Bienvenue, Bem-vindo, Willkommen


¡Y dale con las quejas…!
Que si el mar está frío o la ciudad muy sucia.
Que si aumentaron los precios o perdiste en el casino.
Que si todavía no salió el sol o te achicharraste el primer día.
Que si necesitás tarjeta para el colectivo o no encontrás dónde estacionar el auto.
Que si la pizza está fría o la gaseosa caliente.

Pará, loco. Venís de vacaciones, elegiste esta ciudad para descansar y no parás de criticar, comparar y vociferar que “en Capital” es mucho mejor, más barato, más cool, más divertido o que en Punta del Este es más elegante y exclusivo.
Te recuerdo que el mar sólo es cálido en otras latitudes, que la ciudad no “es” sucia sino que la ensucian, que los precios aumentaron en todas partes (¿o te creíste la del INDEC?), que si querés alardear de tu bronceado no es aconsejable tomarse todo el sol el primer día, que a la gente de la ciudad también le resulta molesto cargar tarjeta para viajar en colectivo, que estacionar en la puerta del teatro es casi imposible pero seguramente 3 cuadras más adentro encontrarás lugar libre, que en los “comederos” de cualquier lugar, ni la pizza, ni la gaseosa llegan con la temperatura deseable ni a tiempo de nuestro apetito.
Te cuento que hay playas muy lindas, tranquilas y familiares, donde generalmente alquila carpa y se junta gente de la ciudad, que en el Sur las playas son mucho más extensas, hay otra movida, se practica surf y kitesurf y eran mucho, pero mucho más lindas años atrás, antes de la invasión de managers, RRPP, travestis famosos, modelos, movileros y vedetonas de cuarta que se sacan el cuero y las plumas en la arena del circo veraniego.
Te cuento que hay muchísimos lugares donde podés comer muy bien, en tiempo y forma pero, claro, tendrías que abandonar tu lata de sardinas, olvidar el síndrome de masa, despegar de la manada y aventurarte a descubrir la ciudad.
La otra.
La que no duerme ni se muere en el invierno. La que labura, estudia y se divierte en época de frío y viento. La que se prepara esperanzada para recibir miles de visitantes que no logran dejar atrás la histeria y la queja.
Podrás disfrutar de aguas cálidas en otros mares y de la teutona prolijidad de algunas ciudades europeas, pero te va a resultar difícil estacionar en Roma o tomar un café bien caliente en Barcelona. Deberás soportar maltrato en el Kennedy o aguantar el chauvinismo de los franceses, perderás dólares en Las Vegas y matarías por una gaseosa aunque caliente en Chichen Itza.
Pero claro, es otro precio.
Entonces, si no te da el cuero para más y tenés posibilidad de relajarte unos días, dejate de embromar y no te quejes tanto.
Disfrutá de los alfajores, de los churros de Manolo, de la paella y del sol cuando brilla. Disfrutá del mal tiempo y caminá bajo la lluvia o mandá los chicos al cine y quedate con la gorda en el hotel.
Disfrutá de tus vacaciones, del ocio, del mar, de la playa y dejate de joder que para protestar te queda todo el resto del año, eh?
*
-
Quisiera esta tarde divina de octubre/ Pasear por la orilla lejana del mar;/ Que la arena de oro, y las aguas verdes,/Y los cielos puros me vieran pasar.
Dolor. Alfonsina Storni

29 comentarios:

adivinador dijo...

Se sienten invadidos, parece...

Buen año, Condesa.

Roedor dijo...

No me la cite a Alfonsina, que al parecer ya en esa época, los turistas la llevaron a tomar una decisión un tanto extrema...

Por lo menos no salió a los tiros como parece que quiere salir usted, querida...

Los churros de Manolo son un asco, sin contar las colas de 1 hora y media en la escalerita...

Glenda dijo...

AAhh, el atroz encanto del argentino en vacaciones...
Por todas esas cosas me gusta irme a descansar en marzo a lugares donde seguramente seré la única turista...y vaya que lo disfruto!
Retomo post anterior, Condesa, tómese un respiro y lea "Ensayo sobre la lucidez", los dos libros son apabullantes, creo que lo va a disfrutar mucho
Abrazo

Geoffrey Firmin dijo...

Una ciudad hermosa con turistas de mierda...¿Como han dejado que cierren La Reforma y Ricardito? ¿La Favorita, alla por la calle Misiones, sigue estando?
Saludos Condesa y sosieguese que estos pelandrunes son capaces de bañarse en mierda y decir que es maravilloso si lo hacen fuera del pais.

Luigi dijo...

jejeje, los porteños son insufribles, vayan donde vayan...

La condesa sangrienta dijo...

Adivinador: lo que molesta es la queja constante por incomodidades ajenas al marplatense (el tiempo) o producidas por el turista (la suciedad, el amontonamiento, etc), pero mucho más molesta la sistemática campaña de desprestigio que todos los años emprenden algunos medios con intereses en otras playas o de venidos a menos que antes veraneaban ahí mismo y ahora deben remojar su culo en las aguas grasosas de Mardel.
Buen año para ud. también!

Roedor: ya sabemos qué fue y en qué se ha convertido "La perla del Atlántico" pero quienes hemos podido disfrutar de otros destinos, sabemos que en todos lados se cuecen habas.
Salí a los tiros después de leer un post (que no pienso promocionar)que me colmó la medida a las 3 de la mañana.
Los churros de Manolo serán un asco, pero al menos están y no dejan a sus clientes rumbo al psicólogo como el panadero de su barrio, querido! Ah, y las colas en la escalerita también las detesto, si quiere le cuento dónde y cómo conseguir churros más ricos y buena comida (todavía le debo el costurero de caracoles, je).

Glenda: el argentino en general y el porteño en especial...
Me regalaron y leí "Las pequeñas memorias", seguí con "Ensayo sobre la ceguera" y Papá Noel me trajo "Ensayo sobre la lucidez" pero dejaré descansar un rato a Saramago hasta que termine de leer "Gaudí, una novela" de Mario Lacruz que tengo en manos ahora.
Bss.

Geoffrey: Hay gente que no disfruta en ningún lado y gente que se banca incomodidades a precio dólar creyendo que eleva su status.
Hace rato que no paso por La Favorita, no sé si sigue ahí, otro día le cuento.

Luigi: ¿sabe por qué puedo ser tan crítica con los porteños? ¡porque soy porteña!
Abrazos.

Guarro dijo...

El comentario de Roedor le da toooda la razon.
Feliz año linda.

Stella dijo...

Los porteños en Mardel se quejan porque no están acostumbrados ni a las colas, ni a la mugre de la ciudad, ni a los aumentos de precios....


ajajajajaaaaaaaaaaa me tenté!!!
Falta poco, Condesa, solo dos meses y vuelve la paz!!
Besiitooo

La condesa sangrienta dijo...

Pachu: U know...!

Guarrooooo! feliz de comenzar el año saludándolo. Beso.

Stella: pasé por su blog y ví que está aprovechando muy bien sus vacaciones en Córdoba ¡así se hace!
Siga pasándola bien, abrazo.

Jotafrisco, la ira de Dios dijo...

Apoya la moción este broker inmobiliario.

Oreste Gonnet Propiedades: Colón 1670, esquina Las Heras (igual soy cadete).

Jotafrisco, la ira de Dios dijo...

Quiero decir, no me van a dar comisión nunca, y muy a mi pesar (culpa del jefe y su hijo, el gerente) estamos garcando a mucha gente buena (sí, la cara la pongo yo). No intenten alquilar.

Estrella dijo...

Había escrito algo hoy, pero se ve que no subió. Era sólo un: PACIENCIA, Condesa. Ya pasará.
Y los turistas, que no se quejen, con lo que yo daría por estar bajo una ola!!
Jota, peleá por tu comisión!

Juan Gonzalez del Solar dijo...

Lo de paciencia está muy bien.

Luego, te cuento que para mí "la feliz" es el lugar donde están vos y Jota, y eso ya la hace un santuario, de verdad.

Abrazo gigantísimo, Juan

La condesa sangrienta dijo...

Jota: Pasaré por sus oficinas a cobrar el chivo (este blog no tiene auspiciantes y menos gratarola).

Estre: con casi 40º en Bs.As, es casi una blasfemia protestar en Mardel pero bue..!

estejulioesuno dijo...

Avisame si alguien habla mal de Mar del Plata que lo boxeo. Allí pasé días mar-avillosos. Espero hacer algún mango en Arizmendis Propiedades. El problema en verano es que a la mañana no se vende nada y a la tarde afloja un poco.

La condesa sangrienta dijo...

Juan: un lugar donde conviven la Ira de Dios y la Sangrienta puede ser puede ser visto como un santuario sólo por vos!!! jaja
Beso enorme.

Yulai: comencé a visitar su casa cuando estaba regresando de MDQ ¡flor de souvenir se llevó para Providencia! (y a quien hable mal de Mar del Plata (injustificadamente), no pienso darle publicidad ni siquiera para que lo boxeen.

F e r n a n d o dijo...

Totalmente de acuerdo, la gente se queja de gusto y sigue con el mismo embale que traen desde su tierra madre.

Ojalá el mar, las olas y el viento...y el sucundún los relaje y disfruten de la ciudad en paz.

Vio cuantos extranjeros?, parece que vinieron a curiosear desde otras latitudes también!

Le mando un beso, Noche de Reyes y magia. Yo también Alfonsineo en mi blog hoy. Casualidades MDQ.

Saludos!

Enterhase dijo...

¡Qué buen post! Y qué bueno tener la perspectiva de un marplatense sobre el tema. Uno piensa que en invierno es una ciudad fantasma.

¿Hace falta repetir lo bien que escribe, Kay? Aunque claro, más importante que escribir bien es pensar bien, dirán mis nietos que decía su abuelo.

Besos!

P.D.: Ud. también piensa bien.

La condesa sangrienta dijo...

Fer: seguimos con sol, buen tiempo de día y fresquito de noche, al menos de eso no habrá quejas.
Saludos emeducuenses.

Enter: mi otra. abuela decía "piensa mal y acertarás". Ahora no sé si ud. piensa bien o mal de mí!

Enterhase dijo...

Con los amigos uno siempre prefiere equivocarse.

alejandra64 dijo...

LA CANDOROSA dice:

Stella me invitó a visitar este blog, un gusto.

Como me emociona encontrar a una coterránea ¡¡¡que piensa como yo!!!
Este texto es para imprimirlo y repartirlo a cuanto turista nos crucemos...

Saludos primerizos.

La condesa sangrienta dijo...

Hola Alejandra, bienvenida! ya pasaré por su casa.
Saludos.
(y no crea en las recomendaciones de Stella, ella cobra comisión por cada visitante que me trae...!ja)

brasil dijo...

Hay que ser medio, o más bien 3/4 de pelotudo para ir a MdQ en enero y quejarse del amontonamiento... Y hay que ser manada para soportar en Buenos Aires que te pisen , te piqueteen, te cobren 6 mangos la hora un estacionamiento (que no hay) y quejarte en vacaciones...

Pero me parece que la queja es un deporte nacional. Convengamos que del otro lado del mostrador, viven de los turistas, y sin embargo los detestan...

La condesa sangrienta dijo...

Así es Brasil, del otro lado del mostrador también se juega el juego de la queja, pero no los detestamos.
Los turistas son como esos parientes que uno invita y espera con cariño. A la semana, cuando es imposible encontrar el baño desocupado, cuando tenemos arena en la alfombra y los sillones, cuando no hay una sola toalla limpia, cuando las bebidas frescas se agotaron al momento de nuestra sed, cuando el regreso eufórico a las 5 de la mañana olvida que los dueños de casa irán a trabajar en 3 hs., cuando la invitación se convierte en invasión y la convivencia en atropello...comienza la queja.
No detestamos a los turistas (ni a los parientes), sólo nos sentimos un poco agobiados porque, como los ginecólogos, trabajamos con lo que los demás se divierten...!

filo dijo...

En la casa de un madrileño habia una maxima que decia que las visitas son como los peces, al segundo dia apestan. Uds, con doble coincidencia, o pestilencia jaaaa, pero alivia pensar que un dia se van, y luego los jubilados, y esa maravillosa ciudad toda suya countess.

Lirio dijo...

Qué acierto su comentario, Condesa... y bueno, como decía aquel cómico uruguayo "el que nace para pito... no llega a corneta"... y así son la mayoría de los turistas que recibimos, no?
Y yo que estoy tan tan feliz de haber llegado recién con mi mascota de una pampa húmeda que nos agobió, de encontrarme con porteños que te daban un beso y te dejaban un trozo de asfalto en la mejilla, con rosarinos que no se pueden bañar por las "pirañitas", con santiagueños quejosos porque ya no les queda ni la siesta... en fin... yo estoy feliz aquí, porque después de muchos días pude respirar y por que mi gati ha recuperado su personalidad mimosona y juguetona a los 10 minutos de llegar... No dejé los zapatos pero siento que acá llegaron los reyes! Hasta prontito!

La condesa sangrienta dijo...

Filo, Lirio: debe ser "la calor" que hace que los peces apesten, los turistas se fastidien y los lugareños perdamos la paciencia.
Pasará, pasará pero el último quedará (y que apague la luz, plis)

Lola dijo...

con razon dejaste ese comentario en mi blog!!!, pero yo no me quejaba de la ciudad para nada...si no que hablaba de las multitudes.Que increible!!

La condesa sangrienta dijo...

jajajaj todo bien Lola.
Sólo quería enseñarte cómo lo vivimos del otro lado del mostrador.
Un beso