2 de febrero de 2008

Al Pie de la Letra

Firma en blanco. René Magritte

“Si me preguntan para quién escribo – dijo Alejandra en la antología Quince poetas[1]- me preguntan por el destinatario de mis poemas. La pregunta garantiza, tácitamente, la existencia del personaje.

De modo que somos tres: yo; el poema; el destinatario. Este triángulo en acusativo precisa un pequeño examen.Cuando termino un poema, no lo he terminado. En verdad lo abandono, y el poema ya no es mío o, más exactamente, el poema existe apenas.

A partir de ese momento, el triángulo ideal depende del destinatario o lector. Únicamente el lector puede terminar el poema inacabado, rescatar sus múltiples sentidos, agregarle otros nuevos. Terminar equivale, aquí, a dar vida nuevamente, a re-crear.”

En estas palabras está el sentido de la lectura.

--
Sucede a veces, que aquellos lectores que no frecuentan usualmente la poesía, tratan de hacer una traslación literal del texto a la realidad o buscan una explicación racional al lenguaje poético.

Cuando resulta imposible homologar estos dos lenguajes, abandonan la lectura con frustración e impaciencia.
Y es una pena.
Porque pierden la posibilidad de hurgar, de descubrir y de jugar la historia propia con palabras ajenas que se vuelven propias al mismo tiempo.
El lenguaje poético no es un lenguaje lineal, “porque una palabra dice lo que dice y además más y otra cosa”[2].
Es ahí cuando la palabra comienza a desnudarse, lentamente, como en un perfecto ritual amoroso. Se la contempla en silencio para acariciarla con los ojos hasta hacerla fuego entre los labios. Porque la poesía es palabra sonora, audible, cadenciosa y rítmica; se habla, se escucha, se canta y, después sí, se desgrana poco a poco, paladeando cada palabra, demorándola y royéndola hasta llegar al hueso, llevándola a otro plano de significación y a otra lógica que no es la gramatical, ni la que sostiene el orden de lo simbólico.
Pizarnik sostiene que únicamente el lector puede terminar el poema inacabado, y nos invita a una extraordinaria experiencia creativa capaz de sacar a la luz significados escondidos.

No sé ustedes, pero yo nunca rechazo una invitación a jugar y la poesía me remonta a aquel juego de nuestra niñez en que al calor de la vela, revelabámos la clave secreta escrita con jugo de limón.

*
“Los objetos visibles pueden ser invisibles. Cuando alguien va a caballo por un bosque, lo vemos un momento y luego lo dejamos de ver, y sin embargo sabemos que está ahí. En Firma en blanco la jinete oculta los árboles, y los árboles la ocultan a ella. Pero nuestro intelecto comprende ambas cosas, lo visible y lo invisible. Mi propósito al pintar es hacer visible el pensamiento”
René Magritte



[1] En la antología Quince poetas, selección y prólogo de César Magrini, Ediciones Centurión, Buenos Aires, 1968.
[2] "La Palabra que sana" en El Infierno musical. Alejandra Pizarnik.


20 comentarios:

De Lirium soy dijo...

Qué decir, Condesa, cuando Ud. lo ha dicho con tanta precisión. No soy una gran lectora, pero siempre prefiero la poesía, quizás porque me presto justamente a ese juego, que a veces resulta doloroso.
Pienso que toda obra de arte es terminada por quien la recibe, y por eso mismo son tantas las interpretaciones y dependen de tantos factores. Diría que la mayoría ni remotamente imaginadas por el creador. Es al entregar que se cierra el círculo, o se abre, no?. Pienso que si de algo era muy conciente Pizarnik era de la relación lector-poema. Recuerdo que en un reportaje decía que al publicar compartía el terrible peso de la palabra solitaria. Gracias por su lucidez y sensibilidad.

José Soriano dijo...

Que linda persona debe ser Usted, también por lo sensible.
En su texto me descubro y me avergüenzo de saber que a veces no veo mas que lo aparente. Además me educa.
Desde chico gracias a Don César me ha gustado la poesía y sin embargo jamás logro alcanzarla...
Me da pena haber perdido eso que no me deja sólo disfrutarla.
En momentos duros, misteriosamente aparecían fragmentos de poemas que como amigos me acompañaban. Lamenté en esos momentos no haber leído más. Gracias como siempre.
fraterno
js

Estrella dijo...

Hay poetas que han cambiado el sentido de mi vida. Nada sería igual si yo no hubiera leído hasta el cansancio a Vallejo, García Lorca, Hernandez y muchos otros.
Hasta las palabras tienen otro significado. Como la palabra "luna", por ejemplo. Pienso enseguida en Borges, en Lorca...
Me voy a leer un rato a Pizarnik. Condesa, es su culpa.

La condesa sangrienta dijo...

Lirio: sí, creo que cada uno hace suya la obra de arte al recrearla de alguna manera. Creo que fue Eco quien dijo que el lector muchas veces, en su interpretación, mejora lo que él quiso decir.

José: En este espacio de la web nos enriquecemos todos intercambiando saberes o pareceres. Me gusta la poesía y, cuando algo me gusta, quiero compartirlo con quienes están a mi lado. La poesía no es para leer rápido y por eso la abandonamos sin darle tiempo a mostrarse.
Vallejos y otros se le han aparecido en momentos duros y no sabe porqué... bien, será que su historia se escribe más allá del orden simbólico y resuena en el plano de lo semiótico.
Un beso enorme.

Estrella: así es, las palabras tienen multiplicidad de sentidos y la luna de Lorca ( "ajo de agónica plata" )no es la misma que la de Borges, ni la misma que la suya o la mía, con seguridad.
Vaya a leer a Pizarnik nomás. Yo no soy culposa pero si es mi culpa, me hago cargo con gusto!

F e r n a n d o dijo...

Me toca de cerca el post porque no leo demasiado, fuera de lo que me da "data" para mi espíritu técnico.

Llegan libros a mí valiosísimos, y no puedo concentrarme. Me he acostumbrado al mensaje crudo y directo de una máxima de dos líneas y me cuesta reeducar los sentidos en el aspecto poético.

Me gusta mucho la imagen de Magritte, creo soy más visual y necesito del lenguage de la imagen. Me llega más. Capaz que la educación técnica del industrial hizo lo suyo también no?

Leo lo que escribe y las poesías que llegan, las valoro, pero me cuesta un Perú disfrutar del jugo de limón!.

Besos y nos vemos!
Fernando.-

Juan Gonzalez del Solar dijo...

Eres Reina.


Abrazo enormísimo

La condesa sangrienta dijo...

Fer: estamos a mano, yo tampoco leo ni entiendo la escritura técnica (y si le cuesta un Perú disfrutar del jugo de limón, contáctese con José Soriano, peruano y promotor de las charlas rociadas con pisco).
Cariños.

¡¡¡Juannnnnnnn!!! me ha dado una enorme alegría encontrarte aquí, sabiéndote allí.
¿cómo marchan las cosas?
Te mando un beso enorme y enormes gracias por elevar el rango de Condesa a Reina jajajaj
otro beso.

Stella dijo...

Hola Condesaaa!!
Me pasa un poco como comentaron ya antes.
Necesito algo mas literal. Si me llenan de metáforas me pierdo!
No es que nunca haya leído poesía, pero creo que perdí la práctica!
Me encantaría saber disfrutarla!!

Besote!!

adivinador dijo...

Hay un tema sobre el que me gusta charlar y que espero que no haga ruido sobre su brillante reflexiòn, Condesa.

Se suele desaconsejar el esfuerzo por aprender otros lenguajes.

Se elogia el desconocimiento sobre estèticas como la poesìa, la mùsica, el ballet (" No lo entiendo, no me gusta , y punto" )y me parece que - como se dice aqui - tal vez convenga insistir sobre el placer que uno se pierde por no abrirse a lenguajes nuevos.

Saludos, muy bello su post.

Juan Gonzalez del Solar dijo...

Pero claro que sí, cuán de acuerdo estoy.
Ayer comentaba el tema y caía en la idea de que hay dos formas de enfocar el punto: qué me pasa -algo válido y necesario- y qué tan bueno es -a partir de ciertos códigos que tengo que conocer para poder desarrollar la crítica-. Una cosa no elimina necesariamente a la otra.
Pero seamos claros, a la mayoría de las personas les gusta muy poco el trabajo, y aprender conlleva trabajo, y humildad.
La Estética de la Recepción, acerca de lo que habla la Condesa desde un lugar bien distinto del de Iser y demases, sugiere ambas "entradas" a la obra y le da una entidad nueva y necesaria al lector, pero también a la obra, que es una.

Saludos para todos

Luigi dijo...

Hay mucha fuerza en lo que escribió doña Gertru; no se puede dudar que ud vive intensamente en el planeta de la poesia.

Y tambien coincido con "adivinador" en la insistencia para descubrir otros lenguajes (uno siempre se pregunta la cantidad de planetas que no ha descubierto por desidia) pero con una pequeña observación. Se debe tener tambien una dosis de comprensión porque obviamente, es parte (fantastica) de la variedad humana que nos gusten algunas cosas, y no nos gusten otras.

(tanto quilombo para decir que no me gusta la poesia...)

José Soriano dijo...

Tienen razón pero en los poetas me interesan los amigos como el poni que desde madriz me escribe como suena:

josé, querido cumpa:
tu amigo será bienvenido!
que me yame al fono:xxxx
( hay contestador automático )
y deje sus senias en matriz, etc...
o me escriba al correo que le pasarías
( yo ya lo estoy haciendo!)...

fuerte abraso y salud y poesía
para vos y los tuyos!


De la poesía lo que siento.

fraterno
js

Juan Gonzalez del Solar dijo...

Sin palabras.

Fraternísimo, Juan

Roedor dijo...

Esato.

Hay que olvidarse de la gramática y las metáforas.

O sea, no, pero sí, ¿mesplico?

Mi hijo adolescente intenta interpretar un cuento de Cortázar, donde quizás sí deba exprimirse un rato el bocho. Pero con la poesía no es así necesariamente: ayuda tener algunas millas, pero a veces sólo pasa por las palabras y por las cosas que quedan ahí intuidas, sugeridas, como esa pintura de Magritte, como el comienzo de Don Juan Reckless Daughter, de Joni Mitchell, donde la música "delineada" es la que vale, no el stacatto de su guitarra o los punch del finado Pastorius.

La poesía es todo lo que nos rodea. Es lo que no está pero que sabemos positivamente que está.

Koba dijo...

Qué lindo que hayamos coincidido con textos de Pizarnik.

Leído ayer en diario Perfil:

Cuando muere un poeta, no deberían enterrarlo bajo una cruz, sino que deberían plantar un árbol encima de sus restos. Así lo pienso yo, por cuanto, con el tiempo, ese árbol tendrá ramas y un nido y en él nacerán pájaros. De ese modo, el silencio del poeta se volverá golondrina.
Atahualpa Yupanqui

Ángel eléctrico dijo...

Nos ha obligado a pensar, estimada Condesa. Y es eso, justamente, lo que logra periódicamente con sus escritos. Escritos que se parecen a la poesía de Alejandra (o lo que ella pretende de aquella), en el sentido de que nosotros tus (muchos) lectores los transformamos, re-creamos y les damos nueva vida (para escribirlo en un comentario o, por qué no, en otro sitio, y así perpetuar este juego).
Saludos, no me canso de felicitarla.

La condesa sangrienta dijo...

Stella:¡no solo de metáforas vive el poeta! jajaj
No se preocupe, no hay que saber nada de nada para poder disfrutar de la poesía (lea el comentario de Juan GdS, ahí tiene una mejor respuesta)

Adivinador: no se enseña a pensar, a investigar, a tener una mirada crítica, a confrontar, a debatir, a defender una idea. Resulta más fácil entregar a cada niño, un paquete con fechas, batallas, próceres, autores, cifras y resultados, para que guarde y administre.
La ley del menor esfuerzo en pleno funcionamiento!

Juan: Podríamos quedarnos con el "que me pasa" - y no estaría mal- si no se pretendiera de la poesía una acción balsámica y edulcorada. Sucede a veces que "lo que me pasa" incomoda y raspa, por eso se abandona sin saber que esa inquietud es acciòn del poema que opera secretamente. Al comprender esto, podemos pasar a ver "qué tan bueno es" y por qué me produce tal conmoción.

Luigi: ¡cómo lo quiero! ud. es la pata en tierra que hace falta siempre. Su mirada es pragmática pero no desdeña explorar universos desconocidos. No crea que vivo únicamente en el planeta de la poesía. Como aquél cronopio, suelo darme La vuelta al día en 80 mundos.

José: ¡le han regalado una perfecta gramática de la amistad!

Roedor: así es, la cosa son las palabras y lo que nos provocan. Qué bueno este enlace de poesía, pintura y música que ha hecho! (podríamos esperar un post al respecto?)
No sé si todo lo que nos rodea es poesía creo más bien que es una forma de mirar.

Koba: copié y guardé el texto de Atahualpa. Bellísimo, gracias!

Ángel: No sabe cuanto me ha alegrado este intercambio de comentarios pues creí que un post de poesía poco podría interesar. Más allá de que la poesía guste o no (Luigi),se entienda (Stella) o se padezca (el hijo de Roedor), es
muy positivo el movimiento que nos lleva a mirar las cosas desde otro lugar.

Anónimo dijo...

Su bli me!!!, me pasa como cuando lo leo a Saer,o a Juan L. Ortiz, me intranquiliza, me moviliza y a la vez necesito leer mas, es bálsamo y es aspereza, cómo repican sus palabras en este post, como las gotas de lluvia en mi techo de chapa. Otra vez logró emocionarme, mucho.

filo dijo...

La anonima de arriba, Filo

La condesa sangrienta dijo...

Filo: too much... pero le agradezco querida!