22 de abril de 2008

IronMan



La Ida y La Vuelta del Martín Fierro fueron publicadas con siete años de diferencia y en distintos contextos sociopolíticos.
La segunda parte pierde su tono de denuncia y es, a mi modo de ver, una versión light del Fierro. Será por eso que siempre me ha gustado más la reescritura que hace Borges en su cuento El Fin, donde el gaucho arregla sus diferencias con el Moreno a punta de facón, como corresponde a un gaucho matrero, curtido y viril.
Hernández en cambio, resuelve con la guitarra el conflicto de tantos años.
¿es la guitarra del Lolo?
Aquí mi versión.



Podré ahora al fin contar
los secretos de la Vuelta,
pues la lengua se me suelta
después de tanto callar.
...Muchos años han pasao,
y por ái de algo me olvido,
es por eso que les pido,
me lo sepan perdonar.
Entonao de aguardiente,
Pa’que el valor no se raje,
hago gala de coraje,
empedao hasta los dientes,
Y les cuento por qué jué
tan mansito mi regreso.
Del indio no sale ileso
naides.Les contaré:
Años de frío y hambruna,
servidumbre despiadada,
trabajos de sol a luna,
esclavos para la indiada.
Y fue así que tantos años
de amarguras en el pecho,
y compartir mesmo techo,
que vide no era tan feo,
según le diera la luz,
mi buen amigo Tadeo,
Tadeo Isidoro Cruz.
Sin palenque ande rascarse,
ni china güena a la vista,
no hay gaucho que se resista
a un buen amigo acercarse,
y de ahí a enamorarse...
un tranco e’pollo distancia,
olvidé vacas y estancias,
hijos, guitarras, amigos,
Ansí como tal les digo,
no se sorpriendan caracho,
Categoría de macho...
...menos he ganao,
y a otra teta me he arrimao,
como ternerito guacho.
Cambié entonces batarazas,
por bombachas de nylón,
el mate por plato y tazas,
el poncho por camisón,
el cuchillo por facón,
bota e’potro por chancleta,
El pingo por bicicleta,
el río por el bidé,
el cuero por camiseta,
la barba por la yilé,
pues no sé si sabe usté,
que la prienda enamorada,
anda siempre depilada
y con perfume en la piel.
Por esto que el tiempo vuela,
no ricuerdo fecha exacta,
en que vino la viruela,
a rubricarnos el acta
de defunciones, canejo,
me despedí de mi viejo,
querido Cruz virulento,
con el ánimo violento,
de viudo recién llegao,
a un indio mal entrazao,
por maula quité la vida,
arrebaté la cautiva,
monté el potro de aquel muerto,
y encaré para el desierto
a comenzar otra vida.
A la mujer impoluta,
por no traicionar amores,
dejé en mano de señores,
emprendí por otra ruta...
me vide con el Moreno,
mis gurises, Picardía,
más ya nada era güeno,
poco me satisfacía
recordando otros momentos.
De tal modo a cuatro vientos,
cuatro rumbos, cuatro hombres,
decidí cambiar de nombre
pa’comenzar otra historia,
pensé llamarme Victoria,
Dalma Nerea o Yanina,
pero creo que es justicia,
dado el rango de epopeya,
y ahora que yo soy ella,
rebautizarme Argentina,
nombre de auténtica china
simpática y querendona,
que parodiando la Ida
y a modo de despedida,
entierra hoy la bordona.
-
*

—Una cosa quiero pedirle antes que nos trabemos, Que en este encuentro ponga todo su coraje y toda su maña, como en aquel otro de hace siete años, cuando mató a mi hermano.
Acaso por primera vez en su diálogo, Martín Fierro oyó el odio. Su sangre lo sintió como un acicate. Se entreveraron y el acero filoso rayó y marcó la cara del negro.
El fin. Jorge Luis Borges.

24 comentarios:

Mickey dijo...

Condesa, le recomiendo pegarle una hojeada al libro de Shumway ("La invención de la Argentina").
Más allá de acuerdos y desacuerdos con el señor, tiene una interesante explicación de las circunstancias de Hernández al escribir cada parte.

De Lirium soy dijo...

Hola Condesa! Qué sorpresa encontrar un nuevo post! Mañana lo leeré tranqui. He venido a comunicarle formalmente que hay un premio para usted en la covacha. Parace hecho a su medida: blanco y negro (minimalista?) y en inglés, jajá! qué más puede pedir, no? Un beso enorme, y contenta de tenerla otra vez por aquí.

Estrella dijo...

El acero filoso que raya y marca la cara del negro...
Condesa: este post merece la visita del don jorgepayador, que hace tiempo no se da una vuelta por los blogs.
Muy inspirado lo suyo, como siempre. Me sorprendió con el Dalma Nerea o Yanina: suena muy, pero muy musical, sobre todo, para rimar con Argentina.
Saludos!

Koba dijo...

100% Condesa, muy bueno. Y agregar el texto de El fin es un plus.
Recuerdo lo crítico que era Borges para con Martín Fierro, un vago, un desertor, un tipo que le escapaba a la ley, decía que era un héroe ideal para nuestra forma de ser tan particular.
Y muy bueno el dato que aporta Mickey, me interesa ese libro.

De Lirium soy dijo...

Genial, Condesa, Genial!!! Valió la pena esperarla, mire lo que traía en esa cabezota, o mejor dicho bajo el poncho. Iron Man ajajá! Y el remate de bautizarse Argentina... cómo puede escribir tan bien, con tanto humor, con tanta mirada crítica, tan actual... Me voy a la "covacha" a ver si pasó a "peliarnos"... un beso.
Un detalle: faltó el Peteco cantando "De fiesta en fiesta". já!

Guarro dijo...

Taa Buueno!!
Amalaya se cayo el brasero, jue pucha

Le hizo bien la endoscopía,

Horacio dijo...

noooo

buuuuuuuuu

nada que haga borges puede estar bien, buuuu

buuuuuuuuuuuuuuuu

:)

Anónimo dijo...

Expléndido... Yo no pensé que una operación la podía llegar a inspirar tanto,Querida Condesa. Espero que usted esté muy bién. T.M.

La condesa sangrienta dijo...

Mickey: he leído las circunstancias de publicación en otros autores pero agendaré lo que recomienda, gracias!

Estre: esperemos que jorgepayador no demore 7 años como Martín Fierro en pegar la vuelta!

Koba: MF como paradigma de argentinidad no nos deja muy bien parados, es cierto.

Lirio: de qué otra manera sino con humor podía presentar un Martín Fierro gay? gracias por el premio, ya lo puse en el auto...ja

Horacio: no le parece que Borges le dio un final más digno al gaucho, que Hernández?
pero déle tiempo, este muchacho va a mejorar con el tiempo. Como Gardel, vió? ;0)

Jotafrisco, la ira de Dios dijo...

Ay, a mí me gusta la versión de Juana Molina

Enterhase dijo...

Impresionante. Realmente, excelente esto, Kay.

John Sunday dijo...

No coincido en la opinión que por su cambio de contexto político cambia el rumbo de la obra en la vuelta. Para muchos, entre ellos Sarmiento, Vicente López, Joaquin V. González y mucho después Borges, el arrepentimiento, el hombre restituido y mas siendo gaucho es imposible. Me molesta la percepción sarmientina de que ser gaucho es ser vago, haragán, pendenciero, mujeriego y asesino. Reducir a MF a ese personaje, más allá de la humorada me jodió un poco.
El remilgado, artificioso y calculado Borges nunca pondría en ninguna de sus obras de lo que sí puso Hernández en su poema. No recuerdo quién dijo que por ser original se congeló, es el mejor de los escritores noargentinos, no tuvo el sentimiento del amor en ninguna forma; no ama a la mujer, ni a la madre, ni a su país, ni a la humanidad, ni a la folosofía y esto es grave. Por lógica escribió con orgullo, desprecio y odio. Ojo; desde allí Borges es un buen escritor.

La condesa sangrienta dijo...

*¿Cuál, la cantada Jota?

*Hola Enter! sa'gradece.

La condesa sangrienta dijo...

John: ¿estamos hablando de personas o personajes? ¿de ficción o realidad?
Yo, al menos desde mi parodia, hice una crítica al texto de Hernández aclarando las diferencias de tiempo de edición y tono. No hablé del gaucho en general sino de Fierro en particular pero es cierto ¡cómo no! que en su 2da. parte el autor pierde el tono de denuncia que caracteriza a la 1ra. y en donde se pronuncia contra el poder que persigue y castiga al gaucho. En la Vuelta, el gaucho está más pasteurizado y Hernández más componedor y funcional al modelo de país que se proponía (hasta llega a regalarle un ejemplar a Mitre, viejo adversario).
Renuncio a la defensa de Borges hombre y me quedo con Borges escritor que se defiende solo y cuyo Fin sigue pareciéndome más apropiado (le recuerdo que Hernández no era un gaucho sino un ilustrado que escribió a "modo de");
la literatura construye significados y nos permite rastrear, en esa construcción, no sólo las motivaciones y posibilidades estéticas de las que hizo uso cada autor sino también las propias condiciones de producción y recepción de las obras.
El gaucho era en efecto un nómade, el techo de su casa era la panza del caballo y el poncho su piso. Un asalariado errante, un mercenario que vivía según sus propias reglas y circunstancias lo cual no lo convierte en un demonio ni en un ángel. Tampoco en un paradigma. Es Lugones quien lo eleva a tal categoría ¿por qué no el indio en todo caso?.
El maridaje literatura/poder no es nuevo y nunca será viejo pero mi entrada al texto fue justamente el texto que, según mi punto de vista, pierde vigor en la 2da. parte.
Las cuestiones políticas o las personales las dejo para algún otro comentarista que sepa del tema. Soy absolutamente ignorante del particular.
Me encanta que haya abierto la discusión.
Le mando un beso enorme, seguimos!

John Sunday dijo...

Sacado de sus escritos para Borges el Martín Fierro era una “novela” y para Lugones “una gran epopeya”. Imagínese la risa de éstos al ver que un pobrísimo lector no coincida con ellos, pero qué vamos hacer si no coincido. Tampoco coincido mucho con las laudes que algunos críticos, le entregan a Hernández.
Creo que la obra tiene defectos y limitaciones. No coincido como le dije, que sea lo político el desencadenante según usted de la forma pasteurizada, componedora y funcional de la parte segunda. Justamente por pensar que el arte por serlo puede desprenderse del hombre. Porque la obra es universalísima en el aspecto que trata del hombre criminal que se regenera.
No es el punto de partida del verdadero ser hombre del hombre? Quién custionaría a Hugo por el cambio de Jean Valjean, o a Dostoyevski por la conciencia de Raskolnikov?

Como le gusta pelear! Un abrazo.

Jotafrisco, la ira de Dios dijo...

Sí, la cantada.

Gracias por abrir la discusión.

Juan Gonzalez del Solar dijo...

Dos comments:

1. Eres un genio y todo cuando más adjetive será ocioso.
Pero lo eres más.
Y más.

2. La segunda parte del MF está preparada desde la carta -no recuerdo a quién- que (al menos en mi edición, que por cuestiones obvias no llevo conmigo) funciona como prólogo, donde dice que los valores y tal. No puede soslayarse el pedido hecho a JH ante la composición de esta obra, diferencia que se encuentra ya abismada desde la elección de la grafía de los números para los capítulos.
MF debe responder a cánones religiosos y JH deja en Vizcacha el espíritu que en parte bien hubiera podido llevar el Gaucho (es por esto que muchos lectores se sienten más atraído a este personaje que al protagonista).

Mickey dijo...

El "Martín fierro" en su totalidad es para mí (mi yo histórico así lo pide) una especie de correlato autobiográfico (muy lejano, obvio) de Hernández.

La primera parte se corresponde bastante con el Hernández combativo, irreductible, con una ciega fe en la causa federal.
El personaje que acompaña a Urquiza casi ciegamente, y es defraudadado dos veces de manera increíble (Pavón y Paysandú). Se convierte en socio político de los ejecutores de Urquiza (la reserva moral federal de alguna manera), al lado de los que sigue luchando valientemente, y con quienes comparte la suerte de la derrota.
La lucha entre iguales, la perdida de todo bien material y social, la lealtad inquebrantable entre perseguidos, la persecuasión implacable del orden, el exilio.

La vuelta, se inscribe en el tono del Hernández más adulto, cansado y desengañado tal vez de sus ideas y probablemente de su fanatismo.
Es el político border, que fianlmente termina dando mucha legitimidad al orden liberal.
Un sujeto, quizá hasa aburguesado, que sin dejar de ser lo que fue, se modera y se obliga a tratar de entender ese orden que (en principio) no es el que propició; causa por la que dejó buena parte de su vida, y por donde pasó dió muestras acabadas de integridad y valentía.

La condesa sangrienta dijo...

JS:
Me gusta pelear d'este modo,
con la lengua y sin facón,
salpicándome en el lodo,
de una buena discusión.
Por eso es que, Juan Domingo,
regreso al tono de broma,
bajémonos ya del pingo
y enterremos la bordona!

Jota: si te canto las 40 ¿cerramos la discusión?

La condesa sangrienta dijo...

Juan:
1- todo cuanto responda será ocioso.
2- Tal vez refieras a la carta a don Zoilo Miguens que aparece a modo de prólogo en La Ida y donde presenta a MF como "un pobre gaucho",
En La Vuelta prologa con las "Cuatro palabras de conversación con los lectores" donde evidencia la conciencia de un público lector y desde donde hace dedicatorias y agradecimientos a personajes conspicuos del orden social, con un propòsito de integración y acercamiento.
El análisis de esta obra no se agota en el poema, los prólogos, la numeración de los capítulos, las ilustraciones y las dedicatorias no pueden ser obviadas en la búsqueda de sentidos.
Pero no lo vamos a hacer aquí en el breve espacio de los comentarios porque sería largo y aburrido.
Besos

Mickey: mi yo a-histórico agradece a su yo histórico el invalorable aporte

De Lirium soy dijo...

Pero cómo? O yo anoche estaba muy mal o aquí había otra música... y encima me retiré sin escucharla...
Condesa, guarde la lengua,
pele nomás el facón
porque entre tanto entredicho
la ha visitado un ladrón.
A la mesma polecía
deberá usté llamar
que aparezca la guitarra
o flor de lío se va a armar.
Joder, tía, que no alcancé a escucharla... Un beso

La condesa sangrienta dijo...

Guarrito y MT: disculpas por haberlos omitidos en las contestaciones. Beso para cada uno.

Lirio: Anoche había otra música ciertamente, pero usté está mal independientemente de eso querida!
Había puesto "Desafinado" pero "Samba pa tí" ganó el top one.
Ahora está la Callas, apúrese antes de que la raje. Beso.

F e r n a n d o dijo...

El paralelismo entre el Martín Fierro e Iron Man es absolutamente majestuoso.

No lo dije antes porque yo me quedo siempre escondido donde nadie vea lo burro que soy para comentar textos.

Buena semana Condesa!, es como una Maitena del pensamiento contemporáneo!

La condesa sangrienta dijo...

Fer: no hay obligación de comentar textos porque esto no es un ejercicio de crítica literaria. Cada uno comenta desde donde le gusta.
Jotafrisco o Luigi, por ejemplo, siempre me bajan de un hondazo y eso está muy bien porque ahuyentan toda sombra de solemnidad.
La casa está abierta, entre y tómese unos mates en silencio si quiere.
Beso.