10 de septiembre de 2008

Mundos Paralelos

.

No me preocupo demasiado por las cosas; más allá de la puntual utilidad que presten, no me aferro a ellas y tal parece que esta actitud les ha despertado un espíritu rencoroso y batallador. Me obligan a pensarlas, buscarlas o repararlas para llamar la atención y cachetear mi suficiencia.
Seguramente, la receta del oftalmólogo, el repuesto para la silla de la computadora, el aro que me falta y el llavero que no encuentro, estarán observándome desde algún rincón con ojos de gnomo juguetón y vengativo.
La impresora no fue ajena al plan conspirativo. Imprimir una novela de 230 páginas consumió cartucho de tinta, resma y paciencia porque masticó papeles, desconfiguró la secuencia y tuve que repetir todo otra vez.
La cámara de fotos adhirió a la protesta cuando, con las pilas agotadas y el cargador knock out, frustró la intención de retratar las secuelas del choque.
El auto, mientras tanto, espera que le planchen las arrugas y vomita a borbotones el agua que le damos a beber.
Y el teléfono celular… ése que desconozco siempre y que no escucho nunca, ahora se tilda cuando más lo necesito. Rencoroso y maligno se empaca conmigo y se porta de maravillas en el service. No pude usarlo el día del accidente y tampoco esta mañana cuando, ajena al alboroto que mi desaparición y silencio de radio provocaban, me tomé dos cafés mientras escuchaba Beatles y comenzaba un nuevo libro.
La camarera pizpeó el título y junto con el café me trajo una invitación para una Feria de diseño, arte contemporáneo y bandas en vivo. Salí de ahí, entré a preguntar por unas preciosas zapatillas color fucsia A.Y NOT DEAD y el flaco vendedor embutido en sus chupines me dijo:
-La conjura de los necios… ¡qué buen libro!

No sé si las cosas son capaces de conspirar o si están dotadas de algún espíritu travieso que insiste en molestarme. Por las dudas veré si puedo distraerlas haciendo cambio de teléfono, auto o libro.
.
··º··

¡Cuántas cosas,/ minas, umbrales, atlas, copas, clavos,/ nos sirven como tácitos esclavos,/ciegas y extrañamente sigilosas!/Durarán más allá de nuestro olvido;/ no sabrán nunca que nos hemos ido.
Las cosas. Jorge Luis Borges

37 comentarios:

De Lirium soy dijo...

Condesa; entro a saludar nomás. Leí pero... demasiado tarde para comentar, a ver si todavía resulto coherente, já!
Joder y hasta la música cambió. Así la Tikis Mikis no va a aparecer eh? un beso y von-nuí.
Puede uno a esta hora comenzar una limpieza general del mundo acuático? Puede!

Estrella dijo...

Muy interesante su idea conspirativa. Malditos aparatos, malditas llaves, malditas cosas que se pierden siempre.
Yo he llegado a la conclusión de que pasa buena parte de mi vida (de mi vida, ¡sí!) buscando cosas perdidas. Últimamente, ensayo una postura más zen: acepto la realidad tal como es: se perdió, chau, listo. Fue.

Genial y reconfortante este post de hoy.

José Soriano dijo...

Condesa, como las cosas que no encuentra su post hoy me ha perdido en el placer de leerla. Como los duendes festivos que desde mi infancia me acosan ocultando sólo para mi hasta los lentes que tengo posados en mi cabeza.
Me ha gustado mucho. Dejo testimonio antes de que me pierda.
fraterno
js

Conocido de la vida dijo...

Había un cocinero en la tele que decíaque hay que revolver con mimo a la comida, mientras uno la hace.
De esa manera, saldrá mas rica. Ya ves, son cosas, pero según él, entienden el trato que uno les da. Tal vez debas darle a tus cosas, trato de hijo, y no de esclavo, como dice Borges.
Con probar, no se pierde nada.
Saludos

Mickey dijo...

A diferencia de Borges y usted misma, yo trato las cosas con extrema delicadeza.
Sobre todo, las que, de descomponerse, requieren service.
Y cuando la cosa se expresa (por ejemplo la alarma de mi auto se dispara a cada rato) la llevo con cuidado y suavidad, evitando la visita fatídica.
Esa gente me ha acobardado...

Mickey dijo...

Uh, disculpe! Se me escapó hablar de autos y talleres, justo cuando usted está por entrar al matadero del chapista.
De rodillas, perdón!

De Lirium soy dijo...

Mundos paralelos o animismo?
Si la "tenología" le trae problemas haga como el asesino de Bradbury. O si no puede transformar un teléfono negro de disco en celu y usar cartera grande... y en vez de impresora vuelva a la Olivetti o mejor a la Remington de hierro. En cuanto a la foto hubiera llamado a alguno de esos muchachos que están en los lobos con sus camaritas preparadas, já.
Veo que encontró a una aliada para enfrentar la conspiración: Dios las cría, Blogger las amontona y ellas se reconfortan. Son dos des pio la das usté Condesa y usté Estrelli.
Yo no soy ordenada pero siempre encuentro todo.
Conclusión: o es distraída o a cada rato una "miquita de vi" y eso sumado... en fin... voto por lo segundo.
Condesi: me encantó el post porque me la imaginaba (a la Ti no porque alguna carcajada la despertó). El toque final de Borges para redondear y la musiquita con que acompañé la lectura. No la conocía así que traduje y como cada cual interpreta lo que quiere yo sentí que esa letra iba justita para mí, hoy.
Un beso y gracias por las risas.

Ángel eléctrico dijo...

A pesar de todo, sigo prefiriendo la conspiración de las cosas a cualquier rejunte de personas (cual conjura de los necios, que sí, es un muy buen libro, dicho sea de paso).
Tranquilidad Condesa, más Beatles, menos café y que el tiempo todo lo cure.

carola dijo...

Coincido con Conocido de la vida.
Las cosas son capaces de conspirar, pero por ahí también de amarnos y sernos fiel.

Mi primer auto comprado estando sola con mis hijos, fue un Renault 4. Tal era la simbiosis entre él y yo, que cuando rozaba otro auto, sentía que se me erizaba la piel en mi cuerpo del lado en que casi lo tocaban. Las veces que me hermano me lo pedía prestado, yo le tenía que encender. Con el no arrancaba. .
Con la computadora Apple de mi trabajo, al principio, se colgaba a cada rato. Al año, estaba horas diseñando en la maquina. Jamás se volvió a colgar, nunca. Si un extraño la tocaba, se colgaba.
La bombillas de la casa se queman de a cuerdo a mi humor del día.
En fin, Condesa. Lo supuestamente inanimado cobra vida a través nuestro. Ojo, a ver como le anda el biorritmo!

La herida de Paris dijo...

Adhiero totalmente al comentario de Mickey. Vivo en el temor de que las cosas se rompan, conciente que un mínimo desajuste implica el final absoluto de las mismas. No existe en mi horizonte la posibilidad de la reparación.
Saludos y Borges se agradece siempre: "durarán mas allá de nuestro olvido". Sencillamente genial.

Koba dijo...

Llegué al trabajo sin mi pen drive, lo había buscado rápido en casa sin suerte. Toda la mañana estuve tratando de recordar que había hecho con él, hasta le envié mensajes a mi esposa para que lo buscara. ¡Por un pen drive!
A la tarde llegué a casa y lo encontré en mi dormitorio, bajo la cama. Qué feo perder cosas, pero qué placer provoca encontrarlas.

Y coincido con el vendedor, -La conjura de los necios… ¡qué buen libro!

Pablo St. Yago dijo...

La conjura de los necios, que buen libro! justamente lo terminé de leer hace unos días, lo imprimí gratis en el trabajo.
Que extraña esa sensación de que hay tantos libros y uno está leyendo el mismo que otra persona!

La condesa sangrienta dijo...

Lirio: creo que son mundos paralelos...al menos con usté a quien debo contestar por partida doble! Soy distraída pero ordenada y por lo general no pierdo cosas, son ellas las que deciden esconderse.

Estre: sí... resulta inútil batallar con enemigos tan pequeños y tramposos.

José: me reí con sus anteojos perdidos en la cabeza y me hizo recordar que perdí una niña que tenía en brazos...

Conocido: al final Graciela Alfano tenía razón con las tostadas. Ud. tiene razón, con probar no cuesta nada y mañana empiezo dándole unos cuantos besos a la aspiradora, ja.

Mickey: no maltrato las cosas pero tampoco vivo pendiente de ellas ¿mesplico?
Está bien, lo perdono. Se salvó de la reprimenda sólo porque no sé dónde habrá quedado el látigo de 7 puntas.

Angel: por cierto que la conspiración de personas es mil veces peor que la de las cosas.

Carola: entiendo de qué habla. Tuve un auto que me odiaba y otro tan fiel que funcionaba con el olor de la nafta pero nunca me dejó a pie.

Opi: en realidad el post fue una buena excusa para hacer hablar a Borges, siempre genial.

Koba: placer y alivio! (encontré el llavero). Compré "La Conjura..." a partir de un post y sus consecuentes comentarios de tu página. Estaba regulando en boxes y recién ayer le dí salida.

Pablo: "La conjura..." la compré. Lo que imprimí fueron unas novelas inéditas que gentilmente me enviaron sus autores. ¡también es una extraña sensación leer un texto inédito!
Las coincidencias en la red, creo que en el fondo, son convergencias.

Silvia Urite dijo...

La conjura... pudo conmigo, buscaba algo con que distraerme y es un libro muy duro.
En cuanto a los objetos, es sabido que los celulares tienen alma propia.
Y no sè por què te molestò el comentario del vendedor con chupines, un vendedor que lee!!! (una rareza)
Cariños
Sil/Medu

Koba dijo...

Silvia Urite dijo...
La conjura... pudo conmigo, buscaba algo con que distraerme y es un libro muy duro.

Silvia, ¿qué te pasó? Yo no paré de reirme un minuto.

Anónimo dijo...

¿Reirte?! Koba, es un libro terrible!!! Parece que no tenemos el mismo sentido del humor.
Silvia U

La condesa sangrienta dijo...

Medu: no dije que me molestara el comentario del vendedor! dije que la camarera reparó en el título y el vendedor también. Que entré a preguntar por unas zapatillas Pony de A.Y NOT DEAD (Alfredo Yabrán no ha muerto) y agrego ahora,cuchate esta: la galería donde está el café y los locales está emplazada en el antiguo depósito de una conocida funeraria marplatense...
¿hay conjura de cosas o de necios? dime tú!! ja

Koba/Medu: ¿no estará viendo, cada uno, la mitad del vaso? Recién comencé a leer "La conjura..." y hasta donde leí, me parece que es un desfile de tristes personajes contados en situaciones risueñas. Para reir y llorar.

Silvia Urite dijo...

Condesa y Koba: La conjura es grotesco en un amplio sentido, casi diria nonsense. Por ahora necesito leer algo mas liviano. Igual abandone recien en la pagina 90.

Che, un shopping en una funeraria !¿La gente no se muere ya?!
(O ya no es negocio)
Saludos de jueves por la noche.
Sil/Medusa
Ah, que lindo tema el de la Duff!

LW dijo...

excelente post.

Lucía dijo...

wow, te admiro.. es como que describiste una especie de "dia de mierda" de la manera mas hermosa..
es cuestion de respirar.. y enfrentarnos a la conspiracion, eso la disuelve

Protervo dijo...

Condesa, me sumo a los que pierden todo. Hace una semana que no encuentro un cel. que esta en mi casa.

La condesa sangrienta dijo...

Medu: la gente sigue muriéndose pero ahora la llevan en auto (el lugar era el antiguo corralón donde guardaban los carruajes a caballo, creo).

LW: gracias y bienvenido.

Lucía: sí...es cuestión de respirar, levantarse y oler cafeína...! ja, beso

Protervo: ¿intentó llamarse? a menos que, como yo, no recuerde su número telefónico.
♦ de paso aprovecho y recomiendo su blog que está muuuuy bueno ♦

mary poppins dijo...

Recibi tu correo Condesa,

Deberia escribir una novela, por qué no? así me acompaña en este solitario camino

Beso

Jotafrisco, la ira de Dios dijo...

1) Que todo conspira contra vos, andá, Cristina.

2) Los discos de los pickles sí son yeta.

3) Yo me compré Soy Charlotte Simmons en Corrientes a once manguitos. No lo leí, pero ¡once manguitos!

De Lirium soy dijo...

Hola Condesa, venía a saludarla y siguiendo su consejo pasé por lo de Protervo: me encantó su relato, y eso que yo de literatura. Gracias por recomendarlo.
Y bien, como dije en mi covacha aquí estoy, con mi abanico de la Divina Sarah desplegado, escribiendo con dos dedos de la izq. (jajá!) para decirle, aunque tarde FELIZ DÍA MAESTRAAAAA!!! Un beso.

Anónimo dijo...

no me parece lo de recomendar, sería mejor que protervo o quien sea demuestre lo que vale de otra forma. Anyway, todo ok. Pero hay tantos blogs tan buenos, de gente que no postea en otros por no conocer, o por no poder.. Lea.. y a quienes postean en su blog.. aunque sea de vez en cuando, aunque no sean egolatras, soberbios, suficientes, inteligentes.. solo ellos, no algo que pretender ser. Saludo.

La condesa sangrienta dijo...

Mary: las novelas que me hubiese gustado escribir ya fueron escritas!

Jota: Oh, darling, beautiful boy, Little child, Bad boy...tu voto no es positivo!

Lirio: ta buena la vida Docampo, sí, y dígame...no está un poco fresco pa'banicarse?

Anónimo: Protervo no necesita mi recomendación para demostrar lo que vale, pero cuando me gusta algo quiero compartirlo con los amigos.
Por lo demás, no puedo hacerme responsable por gente que no conoce, no postea o no puede.
No entiendo el resto del comentario ¿ud. dice que quienes comentan aquí pretenden ser lo que no son? ¿y cómo son? ¿ud. sabe?

aneta dijo...

Condesa: ud escribe de pmadre.

Pero estoy muuuuy cansada, asi que dejo un saludo breve, no sin antes decir que con la conjura me divertí bastante,, y la ropa de AY Not Dead me gusta en general, menos sus precios que me resultan un despropósito.

Tiendo a la disgresòn, como verá.

De Lirium soy dijo...

Condesa: Respecto al comentario de Anónimo: yo le agradezco esa recomendación, sobre todo porque he visto muchas veces a Protervo por aquí pero con bajo perfil, ahora puso el link al comentar pero otras veces no.
Cómo somos? "Somos como somos" diría Eladia Blázquez no?

Ajajá! "mestraña araña" condesa tanta practicidad. Con el abanico ando bailando (mal, obvio): me siento Kitri, a veces Carmen (claro que espero que no venga don José con su daga al enterarse mi romance con el torero jajá!) y hasta la geisha de la peli (aunque es un abanico francés, todo vale). La que anda mal es la Titi que todavía no se acostumbra, pero ya se amigará. Y no soy los Locomía porque "ellas" usaban abanicos demasiado grandes, jajá! Buen finde!

Anónimo dijo...

Querida condesa, leí el post pero como ud. se imagina estoy un poco desconcentrada como para emitir comentario alguno, salvo agradecerle su pasaje por el Blog de Maty. Eso sí hay cosas que me molestan muchísimo por ej. la errónea opinión emitida por el anónimo a quién le digo que quienes entramos a este Blog sabemos que seremos bien orientados y aceptamos los consejos de nuestra amiga o sea "LA CONDESA" .No necesitamos personas que ocultándose en el anonimato destilan veneno.- Un abrazo.- T.M.

La condesa sangrienta dijo...

Aneta: disgregue nomás,disgregue, está en el lugar indicado! (las zapas...$350.)

Lirio: somos mucho más que dos!♪

TM: sí, hoy no es un día propicio para dejar comentarios ni para molestarse con los dichos del anónimo. Tal vez no entendimos bien porque estuvo medio confuso.

emeygriega dijo...

Yo creo que las cosas, lejos de conspirar, nos obedecen. Por ejemplo: tiré el celular a la basura (el pobre nokia se bancó la penitencia en silencio hasta que lo ví), perdí las llaves de mi casa, a la que no quería volver y un saquito cretino que no podía ver, se manchó con óxido. Todas las criaturitas inanimadas en coherencia espiritual con su dueña, fieles como un lassie.
Y por supuesto coincido con vos: la conjura de los necios es un libro gigante que no es de reir ni de llorar.
Beso!

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

hola condesa, me gustó tu blog... lo de sangrienta + o - jajaja, pero escribís muy lindo y el poema final de Borges, muy bueno.

Bss.

Lacan dijo...

Lo de Koba y su esposa me dejó asombrado.Todo bien,asombrado nada mas.

La condesa sangrienta dijo...

EmeY: creo que mi autoridad se está debilitando entonces!

Mónica: gracias por pasar, visité su blog y... Borges, ay Borges!

Lacan: no apresure diagnóstico. La foto de Koba es, en realidad, la de su esposa.
Desasómbrese nomás.

El Caballero de la luna dijo...

Las cosas conspiran, con una lógica propia, secreta, pero discernible. Y el secreto para evitar que se propague la furia de roturas es comprar un objeto nuevo. Este, por celos de los otros o energía fresca, quién sabe, inaugurará una nueva tendencia.

La condesa sangrienta dijo...

Caballero: su teoría es genial y me proporciona una buena excusa para comprar sin culpa!