31 de julio de 2009

Si Acaso El Tiempo


.
Tal vez todo se reduzca a una cuestión de tiempo.
El tiempo convencional, el que transcurre afuera, el del reloj que abre las puertas de los bancos y cierra la de los puticlubs. El tiempo que indica a qué hora comer y dormir, cuándo decir buenos días, buenas tardes o buenas noches.
El que late por el sol, agitado en horas tempranas y se despabila con voces escolares, tráfico intenso y gentes apuradas que porfían en llegar quién sabe a dónde.
Ese tiempo del antibiótico cada ocho horas, del vencimiento de facturas, del te llamo en diez minutos o hace un mes que se murió. También el de la urgencia, que aniquila y desarticula.

Pero hay otro tiempo interno, que tiene la densidad de una bocanada de aire enamorado y transcurre con la lentitud de un río de mermelada.

Entre ambas dimensiones, la frontera de la piel que señaliza y separa lo hondo de lo plano.
Conduzca por esta senda, no pise las flores, espere su turno.
↑↓
Nade, flote, respire, discurra, ocurra.

Tal vez todo se reduzca al precio de un peaje que me niego a pagar.
.
..º..

y las puertas se cierran a tu paso;/ sólo del otro lado del ocaso/ verás los Arquetipos y Esplendores.
Everness. Jorge Luis Borges.

27 de julio de 2009

Spider Web

.

Qué cosa rara esto de Internet.
Ingresé a la blogósfera (palabra fea, si las hay) con más ingenuidad que experiencia y con más curiosidad que conocimientos.
Fue como espiar por una cerradura el brillo de Versalles o pretender atrapar en la acotada superficie de una foto, a la majestuosidad de las Cataratas; sólo alcanzamos a conocer una millonésima parte del todo. El resto nos lo pueden contar o podemos imaginarlo. Claro que perderemos la visión totalizadora, el ruido, los olores, las honduras y el latido silencioso y abrumador de la naturaleza expresándose.
Una minúscula ventana nos da la posibilidad de abrirla y asomarnos, con el riesgo que esto implica. A veces quedamos inclinados sobre universos oscuros, poblados de manos que jalan y bocas que escupen en silencio.
Otras ventanas se abren a mundos maravillosos y brillantes que, generosamente, regalan más ventanas.
Recién ahora pienso que, también yo, soy una ventana abierta.
Por ella ingresan ojos de los cuales no tenía conciencia y todavía me cuesta pensar que alguien me lea. La red me sirvió para escribir y sortear de manera cobarde, mi pudor de mostrar lo que escribo.
Pero este medio es increíble. Permite el anonimato al tiempo que provee las armas para desarticularlo.
En mi caso, por más que ni familia ni amigos tenían noticia de Rete Carótida, igual se enteraron.
Y así con todo, hasta ponerle nombre, apellido, profesión y cara a esos ojos que a veces se asoman por aquí.
Todos son bienvenidos, si miran bien.

..º..

…así como hay edificios tan horribles que lo único posible es entrar en ellos y contemplar desde alguna de sus ventanas la ciudad momentáneamente libre de su silueta. (Tal vez por cosas así nos soportamos a nosotros mismos, puesto que sólo nos vemos desde adentro).
Monólogo del peatón. Julio Cortázar

22 de julio de 2009

Ángulos Complementarios

.

.
Mi cabeza está de gira.
Imagino allí adentro una orgía sináptica; chisporroteos en la oscuridad del cerebro, estrellas quemándose en mi universo mental que se entera, recién hoy, de la muerte antigua.
Como meteoritos en la vastedad de la nada, cruzan en vértigo ideas y conceptos ¿de dónde salen? ¿quien los trae?
Leo Cortázar y aunque los ojos siguen la línea del texto, éste se vuelve invisible y disparo para cualquier lado.
Una casa blanca de ventanas azules, Nabokov, El Manuscrito Carmesí, los relojes blandos de Dalí, la memoria, La Persistencia de la memoria, el tiempo, el espacio, la distancia.
En la naturaleza no existen ángulos rectos.
¿cuándo escuché eso? ¿será cierto?
Busco.
Encuentro ‘El poema del ángulo recto’ de Le Corbusier.
Un libro increíble con pinturas y un título que refiere a su obsesión por encontrar la geometría oculta en la naturaleza.
En ‘La ciudad del futuro’ dice algo así como que es por la fuerza de la gravedad que acontece nuestra verticalidad. El horizonte marca el plano de la inmovilidad y cuatro ángulos rectos surgen del cruce de ambas.
El ángulo recto es lo que mantiene el equilibrio. Es único, es constante y por eso rige sobre los demás ángulos. Sirve para fijar el espacio con un rigor perfecto.
.
No hay geometría oculta en mi cabeza.
Ni ángulos rectos, ni espacio fijado, ni equilibrio.
Será por eso que ando en falsa escuadra y no encuentro la palabra.

..º..

18 de julio de 2009

Presente Imperfecto

.


Anulados el antes y el después, el ahora es un puño en el espejo.
.
··º··
.
Infinitos los veo, elementales/ ejecutores de un antiguo pacto
Los espejos. Jorge Luis Borges

17 de julio de 2009

El Susurro Del Lenguaje

.
Si
No
Sino
Signo
Designo

[]
.
··º··

“¿Nunca os ha sucedido, leyendo un libro, que os habéis ido parando continuamente a lo largo de la lectura, y no por desinterés, sino al contrario, a causa de una gran afluencia de ideas, de excitaciones, de asociaciones? En una palabra, ¿no os ha pasado nunca eso de leer levantando la cabeza?”.
Roland Barthes

16 de julio de 2009

Unanswered

.

El mudo y el sordo se atribuyen mutuamente la falta de diálogo.
Uno no dice y el otro no escucha.
El silencio… ¿a quién le pertenece?

··º··

y queremos gritar y en la garganta / se desvanece el grito: / desembocamos al silencio / en donde los silencios enmudecen.
Silencio. Octavio Paz.

13 de julio de 2009

Escrito en el agua

.
.
Escribir puede ser un oficio, una profesión, una vocación, una necesidad, un exorcismo o una catarsis.
Se puede escribir ficción, crónica, ensayo o autobiografía.
Se pueden escribir cartas, testamentos, listas de compras, obituarios, declaraciones juradas, canciones o poemas.
Quien escribe, lo que sea, siempre pone una parte de sí aunque no quiera; se hace evidente en el tono, en la selección de un término o en la presión que ejerce sobre el papel al escribir.
Esto pretende ser un ejercicio de escritura desapasionado.
No dejar trascender si estoy triste o alegre, cansada o aburrida, con hambre o con sueño.
Es sólo un ejercicio de escritura, no busquen la vuelta.
.
··º··
Todo acto de narración es, como se sabe, un modo de leer la realidad de otro modo, un intento de imponer a lo real la coherencia que no existe en la vida.
Tomás Eloy Martínez

10 de julio de 2009

Frío De Viernes


El frío marplatense es inclemente; tengo las manos y los pies helados, la cola fría
y el alma desabrigada.

[El invierno se cuela por todos lados]

··º··

Nadie recuerda un invierno tan frío como éste […] Helado está también mi corazón, / pero no fue en invierno.
Canción de amiga. Ángel González

5 de julio de 2009

Luces En La Ventana

.

A mí me pasa eso de imaginar familias felices detrás de las ventanas iluminadas.
Como si la noche impúdica encuadrara los interiores abiertos:
un cuenco con flores y revistas sobre la mesa; una lámpara, un libro, una manta que cubre el sillón orejero.
Allá, el parpadeo mudo de un televisor crispa la noche, acá se suaviza con las lenguas naranjas del hogar encendido.
Veo diapositivas de vidas ajenas, cuadros fugaces color caramelo y
me pasa eso de imaginarles vidas felices.

··º··

De vez en cuando la alegría / tira piedritas contra mi ventana
Piedritas en la ventana. Mario Benedetti

2 de julio de 2009

Wonderland

.


Él recibe las llaves de la ciudad que ama y conoce.
Recuerda su primera visita, cuando deslumbrado por la suave curvatura de las esquinas, comenzó a recorrerla con sorpresa.
Conoció los rincones más oscuros y las mañanas más claras.
Caminó las veredas angostas y las playas lejanas.
Cada día un paisaje nuevo y un cielo distinto.
Tocó paredes, golpeó puertas y tropezó baldosas.
Se perdió en barrios orilleros, regresó con las brumas matinales y durmió en la plaza.
Vencido rodeó la iglesia sin saber que estaba orando.
Vencedor lloró sobre las flores y también fue celebrante.
La ciudad lo tomó y él la hizo su hogar.
Se reconoce en su olor, en su calor y en la música de las ventanas abiertas.
Él tiene las llaves y ella el secreto.

··º··

I like my body when it is with your/ body. It is so quite a new thing./ Muscles better and nerves more./ I like your body. I like what it does,/ I like its hows.
I like my body when... E. E. Cummings