17 de octubre de 2010

Mamma Mía

.(♫)

Cuando era chica solía pararme frente al espejo para llorar. En un alarde de histrionismo temprano, forzaba el llanto y hacía brotar tantas lágrimas que terminaba compadeciéndome de mí misma.
También en la oscuridad de mi cuarto, podía imaginar muertes queridas y lloraba de verdad.
Creo que era una manera de coquetear con la angustia de la orfandad o de exorcizar el miedo de perder a mis padres, lo cierto es que recuerdo bien la cosquillita tibia de las lágrimas abriéndose camino hasta la almohada.
Mi pobre madre murió así varias veces, pero regresó muy saludable para acompañar mi infancia y un buen tramo de mi adultez.
Ocupada después con mi propia maternidad, un llamado de mi hermano anunciando un plazo corto, apuró el viaje a Barcelona.
Fue extraño viajar a la despedida que me ‘bienvenía’ en una cama de hospital.
Organizada hasta último momento repartió sus pequeños bienes entre los muchos amigos que no dejaban de visitarla, retaba a mi viejo porque olvidaba llamar a su mujer que había quedado prudentemente en Francia, ¡esa pobre chica está sola!, me hizo alejar de la cama y girar para decirme que estaba más flaca, preguntó por Dios y María Santísima, reímos con los cuentos familiares y nos reunió a los cuatro, después de tanto tiempo, reestableciendo el orden familiar según hizo siempre.
Cumplió los plazos establecidos con prolijidad, consciente del suave declive que iba cambiándola de plano cada día. La última semana habitó un suspenso misterioso que nos preparó para despedirnos del cuerpo, porque el alma, seguramente, ya sobrevolaba por ahí.
Te maté y te lloré tantas veces de niña que no puedo llorarte ni recordar el día exacto de tu muerte; tan ensayada la tenía que no me la creo.

¡Feliz día!
..º..

25 comentarios:

Rob K dijo...

Parece haber sido una mujer de gran presencia de ánimo, tu madre. La mía falleció inesperadamente un día antes del día de las madres, mientras dormía, quiero pensar que no se dio ni cuenta. Sin preparación ni despedidas, afortunada ella.

T.M. dijo...

Que fuerte que son las madres. Nos llaman cuando ya la despedida es inevitable. la mía falleció en el 2000, una semana antes del Día de la Madre!!!!!Un abrazote Condesa, ví que pasó por el Blog.Ya la llamaré.

Lauro Digifico dijo...

Me gustó mucho y cuánto que me emocionó, carajo...

Un gramo de locura dijo...

Mi mente Borro ese dia tambien !!
Mi ultima imagen de ella dista muchisimo de la real
Hermosas tus letras
bss

Yoni Bigud dijo...

Un bonito homenaje. No puedo adentrarme a decir nada más.

Un saludo.

Alelí dijo...

neeehhhh sos genial!

que divina ella!!
me sentí identificada con ambas!

beso grande

cleopatra dijo...

Ufff...y...la...muerte...rondando...otra...vez.

Un...enorme...abrazo...al...
recuerdo...

(F)

Mickey dijo...

Condesa, me obliga a enfrentar la frustración de otro comment sin ancla en Rete Carótida!

Primero el saludo para usted.
La sospecho buena madre, pues me dá que usted está criando niños fuertes.
Cuando ellos anden por los 45/50, se lo empezarán a agradecer. Mientras, que yo se lo diga, espero que sirva para mantenerla firme y orgullosa en el cumplimiento de la tarea.

Me moviliza su post más que nada en el día de la madre (bueno, ya el postdía).

Quedé huerfano a la temprana edad de 29 años. Y si bien acepté inmediatamente esa pérdida repentina, inesperada; no he descansado en extrañar.
Es más, cada tanto mi sistema de administración de sueños (nada claro, poco productivo) me regala algún encuentro con mi madre.
Nada trascendental. Más bien casual. Un mate, algún pedido, una charla sobre alguien a quien los dos queremos. Cualquier pelotudez.

Ella murió sin que yo tuviese algo que reclamarle.
Y en la reflexión de estos años solo me simpatizó un cuestionamiento de mi hermana (de los tantos que ella si tiene): porque te casaste con el HdP de mi padre?
Desistí al instante. No por lo invasivo, extemporáneo, de mal gusto del planteo, sino porque enseguida me dí cuenta que justamente ese error fue lo que reveló conmigo sus mejores virtudes.

Condesa, le debo otra.
Un beso.

La condesa sangrienta dijo...

Rob K: era brava!

MT: la fuerza de las madres son los hijos.

Lauro: gracias y bienvenido.

1gr: de verdad me cuesta recordar la fecha, qué cosa eh?

Yoni: le debía unas letras a mi vieja.

Alelí: gracias y felíz día! beso grande

Cleo: sí pero aunque no parezca, quise celebrar la vida.
un abrazo.

La condesa sangrienta dijo...

Mickey: la orfandad siempre resulta temprana y estoy segura de que para la China, su matrimonio se justificó en ud. y su hermana.
Gracias por el saludo, un gusto verlo por aquí y que su comentario haya podido anclar finalmente, justo hoy.
Un beso enorme.

dondelohabredejado dijo...

Me emocionó mucho este homenaje, Condesa. Me dejó puesta una sonrisa cariñosa, como si hubiese tenido el gusto de haber conocido a su mamá.
Felicidades a todas las madres, todos los días, allí donde estén.

Mary Poppins dijo...

mi mama vive, pero esta lejos y la extranio

Extranio llegar a su casa y que se pare su mundo, extranio el olor inconfudible de jabon natural que deja cuando pasa, extranio ver sus manos y su pelo tan suave.

Pero cada vez que hablamos -casi a diario- nunca se calla una declaracion de amor. Y yo, que por fin estoy pasando mi adolescencia, tampoco.

conocido de la vida dijo...

Condesa muy emotivo su homenaje, y destaco la grandeza y el desprendimiento de su madre, en un momento como ese, de pensar en los demás. Seguramente ha sido una gran persona.
Me parece que lo que intuyo de usted, viene por ahí.
Beso grande.

La condesa sangrienta dijo...

Marina: un apretadísimo homenaje; alguien me dijo 'le pusiste flores en este post', lindo eh?

Mary: y la españolica estará atesorando, sin saber, esas mismas cosas, o parecidas.

conocido: algunas cosas se maman y otras se imitan. No siempre sale bien, aunque trato.
un beso!

brasil dijo...

Mi vieja murió sola víctima de un ACV en su depto hace dos años. (enrealidad "vivió" una semana más, pero no cuenta

Los tres días anteriores habia estado en casa disfrutando de sus nietos más "nuevos"

Me acabo de dar cuenta -leyéndote- que ayer ni siquiera conecté el día con MI mamá. No la recordé ni un instante

Estrella dijo...

Me voy feliz de haber leído este post y los comentarios de todos. Siempre me acuerdo de aquel post lejano en LLP, cuando JGDS escribió sobre su padre, y Mickey contó un poco su historia. Ah, qué tiempos aquellos.

La condesa sangrienta dijo...

brasil: nunca sé en qué día vivo, no le doy bola a los 'día de', me cuesta recordar el día de su muerte y no siento culpa por ello; el post se escribió solo y coincidió con la efemérides que obligó a la última frase.
Algún resorte inconsciente tal vez.

Estre: sí...! recuerdo aquel post de Juan. Tanto tiempo ha pasado, el suficiente como para ir armando de a pedacitos, la historia de cada uno de nosotros.
Lindos tiempos aquellos ¿sería una especie de juventud bloggera? jajajj
un beso

Betina Z dijo...

Hermoso relato amoroso.
Un lujo la madre, un lujo la hija. Gracias por compartirlo.

Mickey dijo...

Condesa, desafiaré de nuevo la firmeza de esta tierra.

Es difícil sondear la mente ajena, más la de la madre. Pero me animo a decir que, muy contenta con la joya que había conseguido no estaba.
Solo había armado bien un costoso (en todos los aspectos) sistema de convivencia/supervivencia, que es algo de lo que tengo para agradecerle.

Estrella, a la que la crucé en otro lado trae ese recuerdo.
Seguro fue adolescencia bloggera para mí!!!
Nunca más, ni ebrio ni dormido, volvería a escribir algo así.
Demasiado poco sutil, para un tema tan delicado como la ausencia de padre (o madre) a una edad verdaderamente crucial.

La herida de Paris dijo...

Condesa llego tarde a felicitar y a compartir tu sentido texto.

Fue atribulado nuestro dia de la madre, guardia de hospital con el de 13 que tuvo un problema respiratorio mientras jugaba al futbol, Vero con fiebre, llegamos a casa y no había luz (no hubo hasta el lunes). Ni siquiera pase a darle un beso a mi vieja.

Por suerte almorzamos todos juntos en el club, María, cinco hijos y yerno futuro (lejano). Después de todo no hay mejor festejo que ese.

Saludos

Anónimo dijo...

y cae una gota de silencio, o de melancolía... qué recuerdo tan noble,tan cálido tan suyo.
Filo

La condesa sangrienta dijo...

Betina Z: gracias a ud.

Mickey: no se arrepienta de lo escrito en la adolescencia bloggera porque lo ha inscripto entre nuestros afectos.

Opi: reunidos en la mesa, así se celebra!
un beso grande y espero que estén todos bien ahora.

Filo: un beso (amiga de la adolescencia bloggera en aquél barrio de taitas, jajaj)

Anónimo dijo...

me hizo moquear condesa
....tan ocupada siendo madre, me olvide que tambien usted era hija,,,
MBR

Lirium* dijo...

Hermoso homenaje Condesa.
Me emocionó. Mucho.
Hermosa persona su madre.
Un abrazo fuerte y aunque con mucho atraso: feliz día.

La condesa sangrienta dijo...

mb: mocosa...!

Lirio*: gracias doña ¿anduvo por Junín?