16 de julio de 2012

La Culpa Es Una Herida Absurda


(♫) 

Y no, no me duele la panza.
Lo asumo con la aceptación de un niño que se moja bajo la lluvia y se deja hacer; la mira y la siente, pero no atina a moverse siquiera.
No hay miedo ni remordimiento, porque los permisos no hacen doler la panza cuando se llena de estrellas.

..º..

10 comentarios:

VER (VACACIONES EN ROMA) dijo...

Nada mejor que darse permisos, para lo que uno sienta y que no aparezca Doña culpa...

Que bueno es cuando uno se descubre dàndoselos y los puede disfrutar.

Un abrazo grande, para atemperar el fresquete.

Betina Z dijo...

Uf. La culpa es una herida absurda y sus cicatrices no se borran fácilmente.
Qué felicidad liberarse de ella, olvidar que existe, entregarse a la vida como ese niño a la lluvia (preciosa imagen la suya).
Cuando la culpa sale, hay vía libre para que entren las estrellas, y otras cosas maravillosas que solemos perdernos por culpa de...la culpa :)

Beso, que lo disfrute.

Mary Poppins dijo...

pregnant?

La condesa sangrienta dijo...

VeR: hace tanto frío que para atemperarlo, me voy a comer un chocolate...sin culpa!

Betina: la culpa es una señora gorda, muy cómodamente instalada, que suele comerse las decisiones que no nos animamos a tomar.
beso grande

Mary: jajajaj no! en ese caso no sería culpa [además, ya tengo el cielo suficientemente estrellado ;0) ]

brasil dijo...

Que no sea lo que yo estoy pensando ¡casquivana! ¡brasevisto!

La condesa sangrienta dijo...

brasil: ...como suele decir la filósofa contemporánea Karina Olga 'lo dejo a tu criterio!' jjaj
Beso grande

Rob K dijo...

Gracias a eso
que a tierna edad
entró en el seso

gana su pan
docta hermandad
de Freud y Lacan.

Saludos, Condesa.

La condesa sangrienta dijo...

Rob:

La culpa cristiana
y su perdón
no se le olvide,
solo requiere la contrición
-de rodillas y sin sillón-
de quien lo pide.

Un abrazo

Yoni Bigud dijo...

Los permisos que uno se emite deben tramitarse exentos de culpa. De otro modo las estrellas no aparecen.

Muy bueno.

Un saludo.

La condesa sangrienta dijo...

Yoni: y bien por usté que se dio el permiso para aparecer, después de un tiempo, como toda una estrella!
Un beso