15 de noviembre de 2013

A Media Luz Los Dos



El cartel de neón pestañea sobre la puerta angosta e ilumina con intermitencia la vereda.

La pareja mayor entra con la confianza de quien conoce el terreno. Recorre el local con la mirada, saluda a todos, busca una mesa cerca de la pista y se sienta a la espera del vaso de vino que habitualmente consume. Pantalones de sarga él, medias negras con costura, ella. Bajo la penumbra del mantel blanco, los pies de ambos comienzan a dibujar firuletes.

Detrás, la segunda pareja, joven, vacila pero ingresa finalmente con paso audaz. La media luz del ambiente disimula el modo desenfadado y simpático del joven y el estilo exuberante de la chica quienes, con mirada curiosa, caminan hasta una mesa vacía y se sientan con emocionada expectación.


“Esta noche, amiga mía, /el alcohol nos ha embriagado... / ¡Qué me importa que se rían /y nos llamen los mareados!”


Como todos los jueves, la milonga está concurrida. El ritmo del 2x4 impregna el aire, acaricia las pieles, susurra palabras e invita a bailar. Los sonidos del bandoneón manosean las caderas femeninas apurando la urgencia del varón. La pista se va llenando de piernas entrelazadas en interminables ochos.
El ojo en el ojo, la piel con la piel. La mujer seduce y el hombre conduce.

Comienza a sonar la orquesta de Pugliese.
El piano del maestro, los violines y el bandoneón desgranan el “Recuerdo” que enciende en los ojos de la pareja mayor un acuerdo mudo que los lanza al centro en un abrazo sensual y antiguo. Giran como estrellas de un único universo y hacen nuevo lo clásico en cada corte y quebrada. Sudorosos, como en trance, siguen abrazados cuando el tango finaliza.


“No debí pensar jamás/ en lograr tu corazón/ y sin embargo te busqué/ hasta que un día te encontré/ y con mis besos te aturdí/ sin importarme que eras buena...”


El joven toma a la chica de la cintura y la conduce con juvenil destreza girando por toda la pista. Los movimientos de la pareja son armónicos y teatrales. Ampulosos. Brillan los plateados femeninos en brazos del nuevo dandy, el cajetilla urbano. La melodía inunda el ambiente y la pareja mayor se une a la danza de los jóvenes.
Y son uno.

Lo clásico y lo moderno. La juventud y la experiencia. Lo íntimo y lo popular. El brillo y la opacidad. Lo rígido y lo mórbido. El percal y la sarga y la seda. Todo se mixtura en apretada ceremonia de amor.

La ceremonia ancestral del tango.

..º..

El tango es un pensamiento triste que se baila. 
Enrique Santos Discépolo.



Imagen: flickr



22 comentarios:

Mickey dijo...

Count, sus palabras es lo que más me ha gustado de una milonga en los últimos siglos.

La condesa sangrienta dijo...

Gracias Mickey. A mí, lo que más me gusta es encontrarlos a uds. y decirles cuánto, más allá de los 140 caracteres :)

Yoni Bigud dijo...

Y sí, el tango es un baile muy sexual. Debe ser por eso que yo soy un tronco.

Excelente lo suyo. De vez en cuándo usté se dedica a mostrar que tiene algo más que el resto. Parece que hoy tuve suerte.

Un saludo.

La condesa sangrienta dijo...

Yoni: estoy segura de que habrán otros ritmos donde podrá desplegar su sex-appeal jajj
Suerte la mía, por tener amigos tan consecuentes y generosos en sus comentarios.
En cuanto a resto... qué hay del suyo, eh?
Beso.

Yoni Bigud dijo...

Hacemos lo que podemos o sabemos con las cien o doscientas palabras que conocemos. Ese soy yo.

Un saludo.

Garriga dijo...

Siempre bien, condesa. Siempre bien, un relojito, usted

Mary Poppins dijo...

dicen que Piazzola detestaba que su musica se bailara, por eso compuso en un 3x4 en vez del clasico 2x4 para q fuera casi imposible (solo Julio Bocca)deslizarse con gracia danzarina por las pistas.

No se bailarlo creo que en parte porque me sentiria muy incomoda estar esperando en una mesita que algun señor me saque a bailar
Me estoy volviendo mas timida cada dia

Que bien que escribe, condesa!!!

Anónimo dijo...


Treinta años atrás, sonaba de fondo " Los mareados " en un restaurante en San Telmo, cual presagio presté mucha atención a la letra.

Un padre ferviente melómano, repetía siempre ...cada palabra, un tango...y tenía razón.

Un amor, excelente bailarín, me llevó por las noches a conocer los recovecos de Bs As. las noches de tango, me enseño a bailar, no hubo caso.!!! pero fue mientras duró, un buen pretexto.

No puedo dejar de admirar a las piernas tangueras, me gusta mucho Horacio Godoy, Mora Godoy y Cecilia Garcia, me emociona escuchar a Esteban Morgado, con un estilo muy personal Adriana Varela, y otros que no recuerdo, no soy una seguidora del género musical, las grandes influencias no pudieron hacer mucho, pero igual no dejo de apreciar lo bueno.

Gracias por tan lindo texto, por su delicadeza al escribir y permitir recrear imágenes, esas palabras que fluyen sin ser rebuscadas ni buscadas, al menos los que la conocemos solo un poco, sabemos que salen solas sin esfuerzo, salen del corazón,siempre.

Un beso grande.!!! yo no me voy para la milonga, voy a poner la casa en actividad, muy buen fin de semana para todos los integrantes de este espacio y en especial a usted.

;o)

VeR

PD. Me olvidé otra vez la contraseña.









La condesa sangrienta dijo...

Yoni: el secreto consiste en saber combinar bien las palabras que conocemos, y ud. lo hace de maravillas.
No hacen falta demasiadas si podemos transmitir bien, mire sino el descubridor del ADN que explicó a su hijo de 12 años la estructura del mismo en una carta de tan solo 7 páginas.
Táchese la doble pero juéguese alguna generala de vez en cuando!

Garriga: un relojito medio atrasado. Veremos si le ponemos media pila aunque sea. Gracias por pasar! un saludo.

Mary: yo tampoco sé bailarlo pero me encanta la danza, toda. Ud. déle al flamenco nomás que me fascina y que, seguramente, le hará olvidar las timideces.
Beso grande.

VeR: No soy muy tanguera pero uno de mis tangos favoritos es Los Mareados, cantado por Adriana Varela. Puse la versión de Nacha porque cerraba la idea de lo clásico y lo moderno que habla el post.
Qué lindo el recuerdo de su papá, otro tipo de amor en la memoria de esos tangos.
En cuanto a ud. le tocó bailar con la más fea! digo... por esto de ponerse a ordenar la casa jajaj
Le mando un beso enorme, feliz con la compañía de todos.

Rob K dijo...

Un universo que no es el mío, pero me fascina. Ud. lo cuenta con delicada poesía.

Le recomiendo, si no la vió, "Bar El Chino", una película de hace unos diez años que describe muy bien esa atmósfera de otra Buenos Aires (el Bar "El Chino" existió en el barrio de Pompeya, cerró en los noventa.)

Saludos, Malena, digo, Condesa.

Dondelohabredejado dijo...

Qué joya este texto, me transportó a la tanguería y hasta sentí ese olorcito a tango...
Coincido con Mary, qué bien que escribe, Condesa!!
Abrazo que cruza el mar!

La condesa sangrienta dijo...

Rob: ese universo también me resulta tan ajeno como fascinante. Tal vez por eso me asomo a él desde la letra.
Buen dato el suyo, voy a buscar esa película, gracias!

Marina: qué lindo verte por acá, cruzando las grandes aguas.
Beso enorme al ritmo del 2x4 :)

Cocorastuti dijo...

Hazel: se lo diré dulcemente,
yo detestaba el tango,
no podía tolerar a Gardel
hasta que una noche de invierno
a mis 14 años, a las 3 de la matina, escuchando radio El Espectador de Montevideo, súbitamente,
me volví tanguero,
desde entonces es una
de mis riquezas...,
pero, ¡ay, Hazel...,
ay....!, el tango
ya no es,
pero fue, sí,
de 1900 hasta 1960.

Hoy es imposible
bailar tango
sin entrar en un tiempo
que no nos pertenece,
yo soy de la rubia
de Abba
y casi ni ahí,
no digo que
abandonemos el tango,
afirmo que el tango nos ha abandonado,
como nos abandonó
la gavota y
el shimmy y Bernabé Ferreyra.

Consuelo 1: entiendo
que ud.
se refiere con su
inimitable gracia a
la ceremonia entre
grotesca y seudosexual
de los bailarines demodé
que creen creer que el
tango se baila en
serio, sin percatarse
que el cuarto de hora
del tango ha pasado
hace ya 50 años.
El tango subsiste en
el fondo del cortex
de los viejitos craquelé
que se aferran a sus
bailes como se
aferran a la vida.
Dice bien ud. con:
"La ceremonia ancestral
del tango"...,
pero debió decir:
"La desubicada
ceremonia cavernícola
del tango"
Consuelo 2: tenemos
el reggeton.

Perdone que no le
acerque la habitual
carretada de elogios,
pero alguien tiene
que hacer
la contra, si no,
¿de qué la va
este blog
con su ambiente
mortecino...?¡Caranchos...!.

¡Salute...!

La condesa sangrienta dijo...

Coco: se lo diré dulcemente, no lo sé bailar y todavía no he comprado un solo disco de tango, pero en ocasiones disfruto de la danza y del 2x4. Esas ocasiones en que el alma tanguera se revela cuando se me pianta un lagrimón.
El tango que nació como danza orillera, sin letra y bailado entre hombres ha ido mutando con el tiempo. Reconocido aquí, después de haber triunfado en París, le debemos algunas de los mejores versos de la poesía nacional.
Los viejitos craquelé tal vez quieran recuperar la sexual connotación de El Choclo o El Fierrazo ¿porqué habrían de sentirse satisfechos con 'la bombachita colgando De la Canilla'?
En cuanto al reggeton... le falta previa y es demasiado explícito para mi gusto!
Pero acepto de buen grado que me venga a hacer la contra y lo invito a bailar capoeira ;)
baci
H.

Cocorastuti dijo...

Dulcísima Hazel:júrole que creí que mi comentario no había salido (¿vió esos renglones largos y la angostura renglonaria ya no sólo de mi pensamiento...?) e íbale a pedir perdón por mi vano sindecir (aprenda ese neologismo). Es claro que no me importa que el tango haya pasado como las jugadas de Telch, soy un libre pensador pero repito lo que leo/escucho como loro, pero los loros también son libres, señora, y tanto de Ud. he apredídole que soy casi un producto suyo, un pantin..., y figura en mi selecta lista de maestros, a la par de Borges, Jung, Chejov, Kafka, Sarmiento, Calvin Hall, Macedonio y 368 más.

Lo del reggeton (que el diablo se lo lleve) fue una clara ironía.

Los viejitos deben bailar lo que quieren tiene Ud. razón.
Mejor que capoeria le acepto una caipirinha...

Besos y escriba más que sin ud, este mundo es de juguetería.

Carlos.

3:21 diciembre 03/12/2013

La condesa sangrienta dijo...

Carlitos, parece que 'la angostura renglonaria' (me encanta esa figura!) también me está afectando. Quizás el cuerpo pide ahorrar energía (si hasta en twitter, que parecía adecuado al principio,parecen sobrarme los 140 caracteres)tal vez asustado por la crisis energética a nivel nacional.
Una caipirinha sería muy adecuada para alegrar los ánimos y celebrar su cariño y consecuente compañía.
Lo abrazo :)

mary poppins dijo...

hellooooo

La condesa sangrienta dijo...

Helloooooo Mary!

Cocorastuti dijo...

¿Y la Feliz Navidad...?

¡Besos para mi Hazel...!!!

La condesa sangrienta dijo...

Tiene razón Coco...
¡¡FELIZ NAVIDAD a todos los amigos de Rete Carótida!

y besos navideños para ud.!
H.

brasil, el que supo ser y ya no es dijo...

Y felisa me muero, también...

mary poppins dijo...

ohhhhhh come on!!!!!!!!
me gusta el tango pero no es pa' tanto

arranque mujer!