31 de marzo de 2014

Culpa de Mandela

Ilustración: Maurice Sendak


Y de repente, el teclado se me llenó de conejitos.
No hace falta que explique la velocidad de sus ritmos reproductivos ni su característica prolificidad, para darles una idea aproximada de la blanda pelusa que me invadió sorpresivamente.
Todo empezó con ese pequeño y casi invisible conejo que, en la oreja negra, inscribía una rúbrica secreta. El celo estúpido, la corrección política o quién sabe qué, desalojó al pequeño okupa de su pabellón que saltó sobre mi mesa buscando asilo.
¿Qué hay de nuevo viejo?, le dijo Bugs Bunny a modo de bienvenida, en el mismo momento que el Conejo Blanco de Alicia, aparecía enarbolando su reloj, preocupado porque iba a llegar tarde.
Y en este correr de las horas, Antes del Amanecer y al grito de the years shall run like rabbits, los conejitos de W.H. Auden llegaron desde Viena para unirse a los demás, total, Jesse ya le había contado a Celine que no podría conquistar el tiempo y pactaba un futuro encuentro en París.  Alertados por los ecos de esta ciudad, diez nuevos conejitos irrumpieron en prolija secuencia vomitiva a partir de la carta que Cortázar escribió para una señorita radicada allí.
Pero como en toda buena reunión de conejos no puede faltar aquél salido de la galera del mago, ni el conejo pascual, ni el del calendario chino, ni el novio de Jessica, ni ese otro que viene a reclamar su pata, todos se hicieron presentes. Hasta  mi mascota de nombre difícil.
Imaginate el lío y mi preocupación, al comprobar que la progresión geométrica de los conejos también es posible dentro de mi cabeza.

 Y todo por Mandela.

..º..

No es culpa mía si de cuando en cuando vomito un conejito, si esta mudanza me alteró también por dentro.
Carta a una señorita en París. Julio Cortázar.


                                                                                                                 

14 comentarios:

brasil 2014 dijo...

¿Y la cruza del Conejo Tarantini con la Pata Villanueva? ¡Da un Robertino! ¿que otra cosa podía esperarse?

Se me pone críptica y me la hace dificil

La condesa sangrienta dijo...

Brasil: ¿críptica? ¡mextraña araña!
Entre el link en "oreja negra" y las últimas dos oraciones, se explica el post. De hecho, los conejos han seguido reproduciéndose en tu comentario ;)
Beso!!

La condesa sangrienta dijo...

Brasil II: La cruza entre el Conejo y Pata, da, en principio, una Pata de Conejo (con poca suerte y Robertino).

Anónimo dijo...

Suponía que la complicación era mía sola, dado que yo soy casi fronteriza . ¿ imagino que se acuerda? Pero no, usted se levantó en esos dias que le debe hasta esconder las corbatas al Conde y la Crema de afeitar.

Igual la quiero.

Soy VeR

Cocorastuti dijo...

Hazel: ¿recién se entera de lo del conejo? ¡Qué desinformaaaada...! Yo no voy a discutirle su cunicularia versación, pero me tira esos ancianos libracos por la cabeza, de Auden ni sé como se pronuncia, de Alicia sí, y de la rubiecita hermosa de Viena, ¡yo también ví la pelicula...!¡las dos!, y lo demás hasta un pollino lo sabe, ¡hay que ser muy bestia para no saberlo...!

En cuanto a los conejos de Cortázar nunca me gustó ese cuento, todo lo emético me resulta vomitivo..., "repunante" como diría Minguito.
Ud. se olvidó del Conejito o Antirrhinum, esos conejitos que aguantan las heladas de hasta -5º, única ser jardinero que sobrevive las heladas,(mi madre me enseñó a hacerles abrir la boca cuando yo tenía 4 o 5 años...) y del conejo de mis charlas con mi amiga Roxana (un ser tan especial como un conejo) que hizo (ella) que yo volviera a reír después de 3 años sin siquiera una sonrisa..., claro que es una especie de secreto....Bueno, ¡ud. también tendrá conejos secretos....! ¿o no?

Besos.

Carlos.

PS.: ¿murió Mandela..? ¿Entonces ésta es una noticia vieja...,y como decía un amigo mío "¡Las viejas no son noticia...!"...Bue, los viejos tampoco..., allá ellos.
¡Ah, y se olvidó (si es que lo conocía) del conejo "Castañuelas", que mi madre siempre recordaba y que ya era viejo cuando ella era una jovencita como ud...., como ud y yo: (que somos) ¡un sólo corazón...!

Betina Z dijo...

Menos mal, menos mal que ese pobre conejo tuvo la suerte de buscar asilo en su teclado. Imagino que le habrá contado sus efímeras pero deliciosas conversaciones con el dueño de la oreja negra y la sonrisa luminosa. Imagino también que hará buenas migas con Weskinconogüey Carapachay Sorilicovsky. Y que se contarán secretos que no conoceremos jamás.
Pero qué lindo tenerlos cerca, suerte la suya.

La condesa sangrienta dijo...

VeR: la complicación ¡siempre es mía! No recuerdo a qué refiere y tampoco recuerdo dónde escondí la corbata del conde.
Y claro que también la quiero! :)

Coco: Del conejo ya tenía noticias pero vio como son estos bichitos,en cuanto uno se distrae, ya se multiplicaron!
Ud. además, sumó al Antirrhinum,a Castañuelas (desconocía a ambos)y a su amiga Roxana que lo hizo reir ¡Raro que no mencionó a las conejitas de Playboy!
Le mando un abrazo grande.
H.

Betina: Suerte para mí darle asilo porque sacudió un poco mi teclado. Sería interesante saber qué secretos se cuentan los conejos ¿querrán conocer la fórmula del conejito Duracell para permanecer en el tiempo? (y siguen saltando otros conejos, ja).
Cariños.

brasil2014 dijo...

Buenas noches queridos conejos

aqui­ va mi beso al verlos llegar a bailar

Cada uno con su zanahoria

juntito a los ojos

tratandola de abrazar.



Demos una vuelta

y otra vuelta toda entera

todos los orejas

con distintas compañeras

Todos los conejos

que me quieran

salgan a bailar.


¡Y de estas neuronas calcinadas me quedan muchas todavía!

Caia dijo...

Invasión de conejos? Tire alguno de pascuas para este lado.
Desconocía lo de Mandela, y varias cosas más.
Muy loco el nombre de su mascota, nada de Bugs Bunny, copito, o similar, jaja!
Saludos!!

La condesa sangrienta dijo...

Brasil: No sos el único con neuronas calcinadas, si te sirve de consuelo, cliqueá el link que está debajo de la imagen(♫).

Caia: al precio que están, creo que este año correremos la coneja que no será de chocolate, ni pascual precisamente!
Mi abuelo le inventó un par de nombres a alguno de sus hijos, ninguno tan raro como el de mi conejo, pero debe venir de ahí mi chifladura.

Saludos :)

Mary Pops dijo...

Es interesante descifrar lo que el arte esconde y su por qué. En la historia hay muchisismos ejemplos de esto; son archi conocidos los de Leonardo da Vinci: el cuchillo de su Ultima Cena, por ejemplo.
A traves del Blow up o lupa, descubrimos como algunos artistas han dejado un mensaje apenas perceptible al ojo comun. Tal vez el por que resulte mas interesante: por ej. si se magnifica algunos detalles de los salmos gregorianos de la edad media , esos firuletes que a simple vista no son mas que alguna letra del latin, ampliados muchos de ellos representan escenas sexuales de altisimo contenido.
Ahhh lo prohibido ....

La condesa sangrienta dijo...

Mary: Aunque escrito en tono de broma, los conejitos de este post, explican lo que genera una obra de arte. Contemplarla no supone una actitud pasiva aunque parezca y siempre algo nos dispara, aún si no sabemos descubrir esos guiños maravillosos que el autor suele ocultar entre los pliegues.
Ud. podría escribir un buen post al respecto, en función de lo que termina de contarnos aquí.
Un beso!

lucianabalanesi dijo...

Qué genialidad!
Creo que uno de tus conejos se salió de mi pantalla y anda saltando por mi casa!

La condesa sangrienta dijo...

Luciana: no lo pierdas de vista porque en cualquier momento empieza a multiplicarse en conejos de peluche o en imágenes de la infancia
(Y todo por culpa de Mandela, ja).