26 de abril de 2007

Mi amante



Con ganas de restituir a El Amante su auténtica estatura, volví a releer el texto de Marguerite Duras.
El título del libro pareciera ser anuncio del eje o centro de la historia, la suya, sin embargo no es el amante lo central. Tan sólo una otra mirada desde la cual construir la identidad.
El deseo en los ojos de la niña, el descubrimiento, la cristalización y la trayectoria de ese deseo, devuelven la imagen especular, ahora desde la mirada del hombre. La pequeña descubre la fuerza del deseo. Sabe. Ejerce el poder, da vuelta y deconstruye el discurso falocéntrico. El espacio silencioso asignado a la mujer ejerce violencia desde el signo y se hace presente.
Un erotismo íntimo, moroso, implícito, surge de entre los pliegues de la escritura. La mirada suspendida en el fondo de los ojos…el olor de caramelo, de jazmín, de incienso…el ruido de la multitud y el silencio de los amantes. El llanto y el dolor asimilados al goce. Los sentidos abiertos. El erotismo, negado históricamente a la mujer, impregna todo el texto y Duras hace público el espacio privado de lo femenino, no ya desde la oposición negativa sino articulando la pluralidad de idénticos.
El texto va mucho más allá de los (estériles) tópicos feministas; delata la impronta de mujer y construye una subjetividad femenina que no enfrenta ni jerarquiza opuestos.
El viejo Amante no me defraudó porque inventa el deseo cada vez. En silencio.

Sí creo que él no sabía, descubre que no sabía.
......
La mira. Con los ojos cerrados la sigue mirando. Respira su rostro. Respira la niña, con los ojos cerrados respira su respiración, ese aire cálido que ella exhala.
El amante. Marguerite Duras

8 comentarios:

El Caballero de la Luna dijo...

Muy bien, jugoso post.
Trato de penetrar los matices de su habla, con los hitos del estilo de "deconstruye el discurso falocéntrico" o "articulando la pluralidad de los idénticos", para tratar de adivinar su formación, como en un juego.

La condesa sangrienta dijo...

Formación que no proviene del psicoanálisis. Siga jugando.
Avanza una casilla.

Roedor dijo...

¿Algún libro de Osho?

Jaaaaaaaaaaaaa!!!!

Hoy me desayuné un payaso, disculpemé.

Muy bueno. El libro y el post.

La condesa sangrienta dijo...

Ningún libro de Osho, roedor. Es que no soy modelo ni rubia, sabe?
Espero que no se haya manducado a Malaonda, porque es el único payaso que me banco.
Thnks

Anónimo dijo...

¿Vas a restituirles su auténtica estatura a otros libros o tendremos que leerlos así como están?

La condesa sangrienta dijo...

Dije "restituir a El Amante su auténtica estatura".
Esto es... volver a El Amante original después de haber pasado por los brazos de un flaco amante que me dejó con hambre.
La estatura de los libros está dada por el genio del autor y alcanzada (o no) por el lector.
Léalos como están don Anónimo, de Ud. depende el resto.

Lex dijo...

Condesa, de seguir así le van a conseguir un puestito en el otro "El Amante" ja. Ya que la acusan de tratar de hacer lo mismo que ellos: dirigir la restitución de las estaturas apropiadas a lo que ellos le interesa o les pagan para que les interese.

El Sr Anónimo tiene varias críticas en la revista de marras. Será el mismo? Vi varias críticas con su firma.

La condesa sangrienta dijo...

Tiene razón Lex. Anoche, por ejemplo, ví a Noriega criticar a Gian María Volonté por su dicción y tuve que hacer grandes esfuerzos por entender lo que él mismo decía. Tiene un tono monocorde que aburre, vocaliza poco y mal.
Le recomiendo leer el post "Estado crítico" del Caballero de la luna:
http://elcaballerodelaluna.blogspot.com/2007/04/estado-crtico.html