9 de agosto de 2007

Homo Videns

Lo reconozco.
Soy pésima televidente. Mi paciencia se agota pronto y poca cosa me entusiasma. Si además el asunto viene en capítulos, es altamente probable que pierda el eje de la historia dados mis reiterados desencuentros con el calendario.
También soy detestable como compañera para mirar.
Tengo una insoportable capacidad para descubrir el andamiaje de la cosa o para desnudar las desprolijidades del revés. Impostaciones, tics, orejas horribles, pies deformes u ojos caídos por cirugías de canje, me saltan de la pantalla como gotas de aceite en un mar de buñuelos.
Tampoco tengo paciencia con las tandas comerciales, el control remoto me permite emigrar, pasear y putear por más de ochenta canales para después no recordar qué estaba mirando ni a dónde tenía que regresar.
Los programas "de mujeres" me aburren, los de cocina están hechos por y para hombres, los noticieros se eternizan con una "investigación" y dos noticias, editadas como un culebrón centroamericano. Los actores o políticos invitados a programas se reparten como naipes según el amiguismo, el clientelismo o la ideología del multimedia


Nuestra tele es autoreferencial y demencial. Sirve para dirimir peleas internas, antiguos rencores o nuevos amores. Tiene mirada especular porque no puede dar la espalda y ceder terreno.
Extraño a Justice, a mis lunes de Close to home y a Grey’s Anatomy aunque este año haya sido un todo contra todos, un coitus interruptus en un telo de gran asepsia. Y por sobre todas las cosas, extraño al doctor Shepherd y a sus ojos bonitos porque eran los únicos capaces de hacerme tomar, sin chistar, la amarga medicina de la tv. local.

“…estamos pasando —me he acostumbrado a decir— del homo sapiens producido por la cultura escrita basada en palabras, a un homo videns en el cual la palabra es destronada por la imagen […] En el homo videns el lenguaje conceptual (abstracto) es sustituido por un lenguaje perceptivo (concreto) que es infinitamente más pobre. El homo sapiens comprende sin ver, el homo videns ve sin comprender. Por otra parte, y peor todavía, lo visible nos aprisiona en lo visible.”
Giovanni Sartori, (Entrevista
.)

5 comentarios:

Fantasma dijo...

Es exacto como lo dice, solo le cambiaria los ojos de Dr. por los ojitos celestes de la hermosa residente Izzy..
Besos Condesa, espero este bien

Fernando dijo...

Felicitaciones Condesa.
Yo hace tiempo he decidido no tener T.V.

Y la verdad, no sabe lo lindo que se siente!

Saludos.

Koba dijo...

"...pasear y putear por más de ochenta canales para después no recordar qué estaba mirando ni a dónde tenía que regresar..."
Me pasa lo mismo, soy un enfermo del zapping!!! no espero ni las tandas para zappinear, hago zapping aunque esté mirando algo que me interesa, estoy reloco.

Las series yanquis son muy buenas (24, Lost, House, Prison Break), pero directamente las bajo de la web para verlas en maratón.

Pachu dijo...

uy como me muero de amor por ese doctorcito chulo (como dice mi amiga catalana)
Es tan bello tan bellooooooo.....lo amo desde "Novia se alquila", cuando hacia de tontin enamorado...muero por el condesa...batallare con vos por esos ojitos cariñosos!

La condesa sangrienta dijo...

Sí Fantasma, estoy bien gracias. Mientras espero la vuelta del Dr. Shepherd un amigo me recordó que el Dr. House atendía hoy a las 21hs. (Y para que no extrañe los ojitos de Izzie dése una vuelta por los de Allison la inmunóloga de House).

Fer, yo tengo tv. y no sabe qué lindo se siente teniendo el control sobre ella!

Koba: ya sé que son buenas esas series pero no tengo constancia para seguirlas. Tengo que hacer lo que ud. verlas en una maratón.

Pachu: Claro que recuerdo a P. Dempsey con su sombrero negro de vaquero y cortando el pasto al ritmo de "Can'T Buy Me Love", pero está más lindo ahora. Y para qué batallar... por el momento se lo lleva Meredith cara'e viruela.