13 de febrero de 2008

Post Scriptum


Días atrás:

Condesa: -Hola, buenos días. Llamo para cancelar un turno con el Dr. Macció.

Secretaria: -Sí, decime el apellido.

Condesa: -Apellido tal por cual.

Secretaria: -Ah, sí… bueno, ya está.

Condesa: -Gracias y disculpá por avisar tan sobre la hora, tuve una semana complicada y recién acabo de darme cuenta. No sé en qué día vivo.

Secretaria: (amorosa) -No te preocupes, gracias igual.
*
*

[El turno era para el día anterior, me enteré después.]
*
*
LLa memoria es un milagro./ La conciencia es un milagro./ Todo es un milagro./ Todo menos la muerte./ -Bendita muerte, que es el fin de todos los milagros.
Preparación para la muerte. Manuel Bandeira.

10 comentarios:

Stella dijo...

Condesa, yo compro pastillitas memorex al por mayor, si quiere le mando algunas!
ajajajaa
Me imagino la cara de la secretaria...

Besossss

José Soriano dijo...

Hoy pido gancho y mañana pido turno.
-
Es un trato.
-
[Trato] ¿Por que no trata? ¿Ya se olvidó?
fraterno
js

Mickey dijo...

Condesa, no se torture. Usted tuvo la voluntad, solo que la traicionó la memoria.

Mickey dijo...

Condesa, no se torture. Usted tuvo la voluntad, solo que la traicionó la memoria.

Estrella dijo...

¿¿Ya suspendió el turno con el médico?? Condesa, ¡no! si quiere, la acompaño.

De Lirium soy dijo...

Joder la tía!! Había hecho un trato y prometido tratar... Y no venga justamente a corolarlo (o colorearlo) con Bandeira (y de Recife...) La vida es un milagro, cada flor, cada pájaro, el espacio, el tiempo... pero ponga de una vez lo suyo, Condesa. Beso

Koba dijo...

Yo sabía que ibas a cancelar el turno, pero ahora mismo te saco otro, ja ja!

La condesa sangrienta dijo...

¡No!
Esto sucedió la semana anterior a "mi noche boca arriba". En orden a la cronología debiera haberlo posteado antes, pero no justificaba hacerlo porque formaba parte de la rutina habitual.

Roedor dijo...

Me pa que la secre estaba más despelotada que Usted, querida, si le tomó sin objeciones la cancelación.

O es un alma piadosa.

O ambas cosas.

La condesa sangrienta dijo...

Roedor: creo que fue un alma piadosa o una secretaria expeditiva que no tuvo ganas de enroscarse con el "el turno era para ayer, ¿cómo que ayer? ¿hoy no es 5 de febrero acaso? sí, el turno era para el 5 pero 5 fue ayer, bla, bla, bla".
(al menos es lo que hubiese hecho yo)