10 de marzo de 2008

Llueven Peces en Sechura

-----

(Dedicado a José Soriano)

--

<· )>>><
--

Gruñe el desierto agitado por la sed y el grito se hace arena cuando el sol derrama fuego líquido sobre la boca inerte.
Coros de voces ancestrales cabalgan sobre dunas nómades y salmodian en la soledad ardiente el réquiem de las cuarenta pirámides.
Sin piedad, sin sombras y sin sonido aparente, transcurre el día en el paisaje lunar hasta que la noche se dibuja en estrellas de piedra y sal.
Entonces, de la mano del Niño que tiende una alfombra de flores amarillas en enero, llega la Niña Maga para inventar lagunas y plantar peces que besan sus pies de fantasma.
Sepultadas en arena y ríos de leche, las tierras familiares de José-niño-barco evocan la vida que una vez tuvieron y vuelven a latir gracias a la Niña Maga que llora caprichosas lluvias de escamas y flores.

<· )>>><


”En América Latina, lo maravilloso se encuentra en vuelta de cada esquina, en el desorden, en lo pintoresco de nuestras ciudades, en los rótulos callejeros o en nuestra vegetación o en nuestra naturaleza y, por decirlo todo, también en nuestra historia”.

Alejo Carpentier

13 comentarios:

De Lirium soy dijo...

Poética manera de hacernos sentir lo relatado por nuestro querido José y sus recuerdos infantiles. Un hermoso homenaje a nuestro querido amigo... a ese cultura moche y sus pirámides. Y es verdad lo que dice Carpentier, y tenemos la suerte que alguien como José nos acerque a "lo maravilloso" y que con eso usted recree con su particular estilo a la Niña Maga.
Un fuerte abrazo, y otro para nuestro fraternal José.
Hermoso el homenaje de Lennon a la Mujer. Me iré a dormir con ese coro, imginando las 40 pirámides bajo las dunas. Gracias y beso.

José Soriano dijo...

Condesa... gracias.
Tal parece que hubieras estado, que lo hubieras visto. Y lo dices tan bellamente que devuelves al recuerdo el brillo que el tiempo le había robado.
Es un hermoso regalo, que recibo y me conmuevo.

fraterno
js

La condesa sangrienta dijo...

Lirio: esto de la web ¿sería "virtualismo maravilloso"?

José: ud. estuvo, ud. lo vió. Yo solamente me apropié de sus imágenes.
Abrazo grandísimo.

filo dijo...

Ud niña maga, convierte todo eso en realidad, es el realismo mágico sin vueltas. Enorme niña que se convierte en mujer sabia,en poeta y en hechicera. gracias countess.

Ángel eléctrico dijo...

Ah, hermoso!
Pero ahora... los celos.
¿Seremos merecedores los demás, perdidos en el desorden de otras esquinas latinoamericanas, de la gracias de la Niña Maga?
Poco probable estar a la altura del gran José.
Nos contentamos con estos regalos, no se preocupe condesa.
Saludos

Estrella dijo...

Un placer haber leído el post de José y ahora el de usté, Condesa.
Bien por Carpentier.

La condesa sangrienta dijo...

Es la América barroca de Carpentier que José nos acerca en sus recetas y recuerdos.

Juan Gonzalez del Solar dijo...

No es que América sea mágica; América es y a su ser se lo llama magia, como si fuera algo extraño.
Allá nada irrumpe, todo esto es parte, es cotidiano.

Que nunca deje de ser necesario y que los ojos nuestros no cambien nunca, que no les creamos.

Abrazo muy muy fuerte, Juan

Delfín Beccar Varela dijo...

un hermoso génesis, una segunda oportunidad que vendrá de la mano del amor y la magia..

Koba dijo...

Tiene razón Angel eléctrico, ¿y nuestro regalito? Ja! Hermoso texto Condesa, y el <· )>>>< es genial !

La condesa sangrienta dijo...

Juan: son aquiellos otros ojos los que debieron cambiar para comprender la naturaleza hiperbólica de América.

Delfín: el amor y la magia están a la vuelta de la esquina si afinamos la vista.

Koba: menos mal que José habló de peces y no de dinosaurios... mi escaso manejo de la pc. no hubiese podido resolver el dibujito ja!

Desirée dijo...

Como decís en tu comentario anterior Condesa, la belleza está sólo hay que afilar la vista, despertar los sentidos. Gracias por esta dosis de emoción y adrenalina constante que transmitís con tus escritos.

La condesa sangrienta dijo...

Desirée, como dijo el gran filósofo contemporáneo Bambino Veira..."¡beshesaaaaaaaa!"