14 de marzo de 2008

Waiting For The Man

--
Me encantan los hombres.
Vaya ¡qué novedad! dirán algunos.
Entiendan, no hablo de la atracción hombre/mujer. Eso sería “me gustan los hombres”, que también (aunque podría ser que “no me gustaran los hombres”, que tampoco).

Retomo. Me encantan los hombres y su manera de ser, de actuar y de vincularse con sus pares. Envidio esa capacidad que tienen de armar un picadito en un picnic o de participar en un equipo barrial con más entusiasmo que ciertos equipos de 1ra. Porque, ya lo he dicho, me gusta el fútbol, pero el fútbol jugado por hombres. Me parece un juego viril que conjuga la belleza del ballet, la precisión inteligente del ajedrez y la pasión del sexo.

Admiro en los hombres la capacidad de ir al grano y resolver sin tanta vuelta. Esa sensibilidad de brocha gorda que no se demora en gestos inútiles o en detalles sutiles. Si discuten entre ellos saben por qué, no entienden de medias tintas ni medios tonos ni medias palabras. Se mandan a la mierda o se cagan a piñas pero la discusión termina ahí, con un apretón de manos o termina para siempre.

Me encanta el sentido de amistad en los hombres porque es donde expresan con mayor claridad el concepto de lealtad y pueden dar cuenta sin rubores de la nostalgia o del amor que el amigo les inspira. Hasta se permiten unas lágrimas en público, cosa que raramente harían por una mujer.

Me divierte que no pierdan jamás el atávico mandato del depredador que busca siempre separar una presa de la manada, aunque para ello tenga que corregir el gesto y meter la panza.

Me encantan los hombres en todas y cada una de las cosas que los diferencian de nosotras y también me encantan en aquellas que revelan su costado femenino.

Nacha anuló para siempre la posibilidad de decir “me gusta ser mujer” pero, desde la total asunción de mi género no saben
¡cuántas veces me hubiese gustado ser hombre!

Vive la différence
*

Ser hombre no es ser hombre. Ser hombre es otra cosa.[…]
Por eso, amigo mío, te recuerdo, llorando;/ te recuerdo, riendo; te recuerdo, borracho;
A Blas De Otero de Gabriel Celaya

29 comentarios:

Stella dijo...

Holaaa!!!

Estoy absolutamente de acuerdo con vos.
Yo esta diferencia de carácter en los generos la veo dia a dia en mis hijos.
Los varones se pelean, se reputean y a los dos minutos está todo bien.
Las chicas se pelena, se putean, lloran, se siguen peleando, se miran feo, se molestan a propósito. Intervengo yo, las separo, las reto, las obligo a que charlen y hablen del problema, y siempre traen a colacion algo sucedido meses atras. Termino poniendolas en penitencia y las veo susurrarse cosas por lo bajo, y siguen rumiando, y pasaron tres dias y, cuando yo ya me olvidé, ellas siguen con lo mismo! Porrrdió!!!
Es un tema que siempre hablo con las chicas en casa, porque en definitiva, las que sufren son ellas.
Los tipos son mas directos y mas frontales, obvio que hay excepciones, pero esto es una generalización.
Yo los envidio profundamente!

Besosss

Ángel eléctrico dijo...

Hay de todo en la viña del señor (no sé muy bien cuál señor, no importa)

Pero avalo lo dicho en relación a la lealtad, o directamente, el amor entre los amigos.

Lástima que ese sentimiento se vea tan carcomido por la naturaleza, el azar o las costumbres (sociales) cuando se trata de un amistad entre dos sexos...

Un beso, buen fin de semana

Guarro dijo...

"Geñal" negra,
Guarro

El Caballero de la luna dijo...

Debería decir gracias, pero me parece que lo suyo supera el halago. Hay un detalle que me gustaría agregar, no para desmentir sino para relativizar un poco el tema. En otras culturas (y no hablo de los Bantú), las relaciones entre hombres tienen algunas variantes fundamentales. Por ejemplo, en el permiso que se dan los hombres para expresar el afecto entre amigos o la transparencia de sus discusiones. Especialmente en aquellas culturas donde el machismo atávico hace estragos y la expresión clara de los sentimientos es tabú. Creo que imagina de qué le hablo.

Koba dijo...

"Hasta se permiten unas lágrimas en público, cosa que jamás harían por una mujer."
No te creas Condesa, no te creas...

John Sunday dijo...

Me sentí el re macho leyéndola, jajajaja. Lindas palabras.

Jotafrisco, la ira de Dios dijo...

Ah, ¿no te excitan?

Luigi dijo...

VENI QUE TE PARRRRRRRRRRRTO AL MEDIO!!

(está bien, está bien, ya sé que yo no puedo partir ni una galletita de agua; pero como ella dijo que le gustaba eso de que fuéramos al grano...)

La condesa sangrienta dijo...

Stella ¿no es acaso el colmo de la femineidad querer ser como los hombres?

Angel: hay de todo en la viña del señor...y de las señoras!

Guarrito: me encantó el negra jajaj

Caballero: me refería al hombre argentino, claro está, pero entendí su referencia 'manito...!

Koba: Claro que le creo, pero como dijo Stella más arriba, es una generalización. Estaba segura de que esa frase iba a generar alguna reacción.

John S: Seguro lo es!

Jota: eso es para otro post.

Luigi: siempre le digo que me encanta su manera directa, ajena a metáforas y eufemismos.
Parta al medio, nomás!

Mickey dijo...

Condesa, siento que debo agradecerle porque suena innegablemnte halagador, pero tras eso, prevenirla.

Ha pisado un palito grande.
Por cosas mucho menos profundas, cantidad de hombres (creame, muchos más que mujeres) gustamos de la condición femenina.

No pordíamos claro, hacer una taxonomía tan profunda como la suya de las diferencias que nos atraen.
No por falta de inteligencia individual, sino porque como género estamos notablemente menos dotados para la profundidad (su texto exalta ese mundo simple y fácil, claramente).
Nuestro drama; nuestra carencia; quizás la diferecnia que más nos atormenta se reduce finalmente a algo muy burdo, que revela nuestra admiración por el control que ustedes las chicas llevan sobre el complejo de conductas llamado "sexualidad humana".
Se podría expresar, palabra más palabra menos en la frase:
- Si fuese mina, me transaría a todos los tipos que se me ocurra!.

La condesa sangrienta dijo...

Mickey: a lo que ud. llama profundidad otros lo llaman complejidad. Son maneras de ver dos universos diferentes y complementarios.
Para su consuelo, le digo "si fuese hombre, me transaría a todas las minas que se me ocurra" jajaj
besos

reuben dijo...

Bien condesa, bien bien...
Nada que polemizar, esa manera abierta de manifestar un puro gesto femenino y decir lo que otras ocultan est� muy bien y la hace casi una especie en extinci�n.
Desde ya que si esa envidia se le manifestara en alg�n momento como algo vac�o o un hueco en la panza, cuente conmigo para ir a tomar una cerveza, o armamos un picnic, si quiere.

F e r n a n d o dijo...

Muy buena la entrada Condesa. Y creo que tiene mucho de cierto en cuanto a la capacidad conciliatoria en un picado o un asadito. Creo que no hay tanto rencor como en el mundo femenino.

Hay de todo en la viña del Señor... jeje!

Saludos y buen fin de semana.
Hoy tenemos una hora más, a ver si la usamos bien eh!

Abrazo fuerte.

Mickey dijo...

Condesa, ando con pocas ganas de pelear. Además, notará que con el tipo de entendimneto que tengo de las diferencias entre mujer y hombre, trato de evitar la confrontación (desigual).

La condesa sangrienta dijo...

Reuben: no crea. Muchas piensan así pero lo callan para no facilitar excusas. Le acepto las cervezas y el picnic (pero sin picadito).

Fer: No siempre es rencor, a lo sumo buena memoria (o incapacidad de olvido).

Mickey: tampoco tengo ganas de pelear y reitero la última frase del post "vive la différence"
Abrazo y buen domingo!

De Lirium soy dijo...

Hola Condesa: muy buen post. Salirá este comment por fin? Beso

De Lirium soy dijo...

Volví, CONDESA. Cuando ví que funcionaba fui corriendo a contestar mis comments... no sé cuándo don Blogger volverá a prohibirme, jajá!
Yo que trabajo en un ambiente demasiado femenino (en las escuelas hay demasiadas mujeres) pienso lo mismo que Ud. Me encantan los hombres... y claro que Viva la diferencia!...
Y esas palabras de Celaya a su amigo: una perlita. Y la compañía de la dulce Norah Jones, muy buena. En fin... ahora sí... Abrazo fuerte (mi cuerpo ya no duele), beso y gracias como siempre, porque en su Condado se disfruta como en ningún sitio.

Estrella dijo...

Nuca voy a olvidarme de esta escena: un hombre, con un bebito recién nacido, espera el colectivo. Yo paso por la calle en auto y lo miro, mientras él me ve mirándolo. Vi ternura, aplomo, contención y... hombría.

La condesa sangrienta dijo...

Lirio: el Sr. Blogger suele tener esos cambios de humor, me alegra que le haya permitido ingresar nuevamente a su casa y visitar la mía. Beso!

Estre: la foto que encabeza el post, pinta perfectamente lo que acaba de describir.

Estrella dijo...

Sí, por eso recordé esa escena.

Juan Gonzalez del Solar dijo...

EXCELENTE, brillante. Y no como hombre, por machito, sino por los valores. Como decía alguien, las mujeres no tienen amigas, tienen cómplices.
Y claro que no es siempre así, pero hay mucho de eso. Se hacen mejores amigas en diez minutos, se pelean al mes siguiente, pueden dejar de verse, no se recuerdan ni se extrañan, un misterio para mí.
Muchas veces he dicho que me gusta ser hombre por todo lo que contás, porque creo que el hombre tiene la capacidad para tomar la decisión en el momento, para hacerse cargo de lo dado en caliente -algo que, muchas veces, a la mujer la supera (creo que acá está la raíz de que muchas colapsen frente al manejo)-.
Gracias, genia.

Y CLARO que no es siempre así todo, que hay mucho idiota que no resuelve y ENORMES mujeres (que son lo más lindo del mundo, lo más mágico, algo que los hombres muy rara vez somos).
El mundo no funcionaría sin hombres, pero no tendría sentido sin mujeres.

Abrazo enormes, Juan

Delfín Beccar Varela dijo...

amén y gracias!, un placer que se reconozcan algunas virtudes masculinas, pero bueno, esto es en líneas generales.

La diferencia que apuntaron algunos en la cuestión de amistad creo que se debe a la competencia feroz a la que fueron llevadas las mujeres... tal vez.

saludos

La condesa sangrienta dijo...

Juan: el mundo no funcionaría si fuésemos todos iguales. También hay diferencias entre hombres y mujeres; ésta es sólo mi manera de ver las cosas. Beso enorme.

Delfín: De acuerdo, las generalizaciones no son buenas ni justas pero es bueno reconocer las virtudes propias de cada género.

Eristarco (Ricardo Garavito) dijo...

Hay opiniones que son miradas profundas y otras que son superficiales, hay miradas que son intermedias pero como uno es en buena medidad l que ve en los otros solo puedo decirte dos cosas. Sin dudas la primera es gracias y la segunda es que hay tantos mundos distintos y parecidos como hombres y mujeres hay en la Tierra.
Creo que una ternura tuya y seguramente reflejos de los hombres que conociste en suerte prece ser, se cuela e tu comentario, pero no olvidemos que en verdad no sè si es la norma. Ojala las virtudes fuesen la constante del mundo humano, puedo coincidir con cualquiera en ese deseo.
Mas alla de todo me parece que la carga de belleza de lo que expresas y el còmo lo haces hace sentir esa belleza, creo que esa sì es una gran virtud, pero claro, ¿quien soy yo para opinar? u total voyeur.

Juan Gonzalez del Solar dijo...

De acuerdo como siempre, estimada y lúcida amiga.
Luego, creo que contando como contás vos las cosas podrías convencernos de cualquier cosa.

Otro abrazo

José Soriano dijo...

Condesa,
Estoy seguro que los hombres que refleja merecen el cariño con que evoca y eso la confirma como chiquilla maga.

fraterno
js

La condesa sangrienta dijo...

Eristarco: en tal caso yo también soy voyeur al mirar y contar lo que veo y cómo lo veo. Gracias por pasar y decir.

Juan:soy una buena vendedora, entonces...!

José: ¿es que no son uds. así en su mayoría?

muladar dijo...

Una reflexión interesante, inteligente, prestigiosa para la masculinidad. Acabo de sentirme orgulloso de ser hombre y también de k no haya niñas k piensen como tu, porque k hacen 100 hombres solos?

Muy bueno me gusto y la releí.

X ese mundo nos veremos.

Chinasklauzz

La condesa sangrienta dijo...

Saludos, Muladar, nos seguimos viendo.