29 de marzo de 2009

Wet Book


.
Como un libro salvado del mar, así nos leemos a veces.

Uno cree que dice y el otro lee lo que cree.
-O lo que puede-
Uno se aferra al texto y el otro, al pretexto.
-O al paratexto-

Nos leemos mal,
como un libro salvado del mar,
cuando, en realidad, somos los náufragos.

··º··

Una mirada desde la alcantarilla/ puede ser una visión del mundo
23- Alejandra Pizarnik

8 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Es tan difícil leer bien al otro si no dejamos de ser un poco nosotros mismos...
Y, sí... somos los náufragos. Nuestras letras también están borroneadas por el agua salada, no?

dondelohabredejado dijo...

Bello, bellísimo tema musical.
Un abrazo.

Estrella dijo...

Está tan musical últimamente, condesa. Ya es casi un clásico.
Saludos!

Yoni Bigud dijo...

No existe otra forma de leerse. Muy bueno.

Un saludo.

Mickey dijo...

Condesa, coo dice Yoni, es lo que hay!

La herida de Paris dijo...

Nadie dijo que délfico "conócete a ti mismo", era una tarea que excluyera el naufragio.

Hombre al agua!
(Voces que se agitan)
Hombre al agua!
(Barco a la deriva).

Soda Stéreo.
(¿hace falta aclarar?).

Saludos

La condesa sangrienta dijo...

Marina: tan cierto! leer al otro desde el propio texto no da resultado. Por eso, mejor un tiempo de silencio con Cesárea.

Estre: la música calma las fieras...internas!

Yoni: sí, pero algunos párrafos se leen mejor que otros, no?

Mickey: ...hay que reponer palabras que el agua borró, pero muchas veces las reponemos equivocadas.

Opi: no claro, la condición de náufrago supone un verdadero ejercicio de autoconocimiento.
Lindo lo de Soda ¿y después dice Estrella que soy yo la musical?

Mickey dijo...

Las reponemos como podemos...