10 de mayo de 2010

Another Sunny Sunday

.(♫)

El largo camino de grava cruje bajo los pies, pero a los pocos metros el crunch, crunch se convierte en un ruido molesto y decidimos caminar por el césped.
El día es luminoso y cálido, un cartel señala el lugar de oración y ruega hacer silencio. En la capilla mínima, una mujer mayor ofende el silencio con las sibilantes de su oración y salimos rápido.
Desandamos el camino, evitamos nuevamente la grava y conversamos acerca de los sonidos tolerables para cada uno y de aquellos que nos imponen irrespetuosamente, como si el atropello no fuera tal por carecer de encarnadura.
Le cuento el post del Caballero de la luna que lo expresa de manera extraordinaria y pienso que es un tema que ‘nos hace ruido’ a muchos.
El mediodía precioso y el cambio de perspectiva, me ponen frente a los colores del otoño condensados en un árbol de oro.
Pero esta vez, mis sentidos agradecen la irrupción.

..º..

En llamas, en otoños incendiadas,/arde a veces mi corazón,/puro y solo. El viento lo despierta,/toca su centro y lo suspende/en luz que sonríe para nadie:/¡cuánta belleza suelta!

Otoño. Octavio Paz

24 comentarios:

Rob K dijo...

Una de las vivencias más intensas que recuerdo fueron tres días en un convento, casi todo el día aislado de los demás, sin sonidos eléctrónicos ni voces humanas ni lecturas que me distrajeran, sólo los pájaros y mi pensamiento.

Yoni Bigud dijo...

Hoy en día casi todos los sonidos se nos imponen irrespetuosamente, y la mayoría de las veces los sentidos tienen poco o nada que agradecer.

Me gustó eso de ofender el silencio. Muy poético.

Un saludo.

dondelohabredejado dijo...

El árbol curó la herida que los rezos de la vieja habían causado. Qué bueno cuando hay reparación.
Una vez tuve una vecina que escuchaba todo el día a todo volumen a Julio Iglesias. Prefiero el sonido de unas uñas contra el vidrio.
Me mudé para terminar con esa tortura.
Que tenga una semana llena de árboles dorados, Condesa.
Un abracito.

La condesa sangrienta dijo...

Rob K: la experiencia del silencio es una experiencia fuerte porque nos pone de frente a nosotros mismos y no hay dónde esconderse.

Yoni: nosotros también a veces, ofendemos el silencio sin querer.
Vaya y lea al Caballero de la luna que lo dice y muy bien.
dos saludos

Marina: siempre hay reparación, sólo debemos abrir los sentidos.
Yo tenía un vecino que ponía tangos a todo volumen, por suerte era sólo los domingos.
Un abrazo grande.

conocido de la vida dijo...

Hay una idea que me gusta mucho.
"Para romper el silencio, hay que mejorarlo"

Estrella dijo...

El crunch crunch de las hojas me encanta, aunque es cierto que llega a cansar o a interferir en una conversación.
Pienso en El silenciero, aquel buen libro de Antonio Di Benedetto.
Muy bueno el post del Caballero.

T.M. dijo...

Ay!amiga, hay veces que el silencio me duele, y el soñar con sentir el crujir de las hojas doradas del otoño o el susurro de los guijarros al caminar sobre ellos me llevan a una adolecencia( no muy lejana). Pase por mi fBook y verá las fotos que me enviaron del sur.Con ellas sueño.

La condesa sangrienta dijo...

Conocido: es lo que dijo Onetti
Las únicas palabras que merecen existir son las palabras mejores que el silencio.


Estrella: el crunch crunch no era de hojas sino de grava ¡insoportable a los pocos metros!
No leí a di Benedetto, lo tendré en cuenta.
Muy bueno el post y excelente el blog del Caballero. Para recomendar.

Querida TM: espero que sea un lindo soñar.
Lamentablemente no puedo ver las fotos, el no tener cuenta de FB me convierte en una especie de kelper virtual!
beso grande

Carlos G. dijo...

Los ruidos molestos tienden a multiplicarse al infinito potenciados por el "avance tecnológico", ahora en los medios de trasporte debemos soportar la música que a cualquier pasajero se le ocurra escuchar sin auriculares, también las conversaciones mantenidas "al aire" mediante equipos nextel a todo volúmen (en la oficina también), todo esto mezclado con la radio que el sr. colectivero haya elegido para amenizar el trayecto y adecuadamente salpimentado por los ringtones con música electrónica.
La sordera debería poder ser optativa.

Betina Z dijo...

¿Probaron la meditación?... Como señala la Condesa, "la experiencia del silencio es fuerte", pero recomendable (agrego yo, una novata incursionando en el asunto).
Hermosa la cita, Condesa. Y esos árboles de oro del otoño...

Ah:excelente también el post del Caballero.

Mickey dijo...

Condesa, no sé que paso (creo que justo recibíamos algun cachetazo deportivo, o algo así) y mi comentario se perdió en el eter.

La verdad mejor!
Es que el "crunch, crunch" activó un grupo de recuerdos relacionados con mi anteúltima ida al cine.
Demasiado saque para esta sensible audiencia!

La condesa sangrienta dijo...

Carlos G: a veces puedo optar por la sordera merced a los auriculares y la música a todo volumen pero creo que, de seguir así, no será opcional sino definitiva.
(y concuerdo con los insoportables usuarios de nextel. Una nueva plaga)

Betina: Había más árboles de oro y sepia pero no quise aburrir.
El Caballero de la luna es un viejo amigo de la casa que abrió nueva sucursal, le recomiendo recorrerla.

Mickey: hablando de fútbol... ¿se acuerda que mi asesor Pirincho me había adelantado la vuelta de Ramón? De anoche, mejor ni hablar.
Pucha, me quedé con ganas de saber la historia... el crunch crunch lo hacía con los pies o mientras masticaba pochoclo?

Mickey dijo...

Count, era pochoclo, obvio!
Y no me haga arrancar!!!!!

Al menos, y se lo recordaba en el comment desaparecido; le conté acá (o a Estrella) mi última vez en el cine ("Match point" en el cine Arteplex).

Sufi!!!!
De contar, y por supuesto, de intentar volver a ver una película en el cine.
Creo que es un síntoma de vejez...

Mickey dijo...

Ah, me mantengo con que es un error (de Ramón) volver.
Dicho con cierto dolor, claro.

De Lirium soy dijo...

Qué lindo post, Condesa. Aunque confieso que no me imagino el crunch crunch como un ruido molesto...
Cierto es que a veces me gusta y mucho el silencio total, lo disfruto cuando lo consigo.
Padecí vecinos fanáticos de Montaner, Ricardo Arjona... y ahora desearía que volvieran porque la música de los actuales son gritos y golpes, y ya sabemos que las paredes de los deptos (sobre todo en MDQ) son de papel.
En cuanto al Caballero me alegró descubrir en el reader hace un tiempo su regreso, lo sigo por allí, ví que no admite comentarios pero se lo disfruta siempre.

En un post anterior que no comenté ví que anda recorriendo mi recorrido de caminatas... avise ché, y nos tomamos un cafecito en Tío Curzio jajá!
Un beso y buena semana.

La condesa sangrienta dijo...

Mickey: así como hay zona para fumadores, en los cines debería haber zona de comedores y no comedores de pochoclo y afines.
Y ante los hechos consumados, esperemos que RAmón repita lo de 2007.

Lirio: vaya a Schoensttat y después me cuenta (son como tres cuadras de crunch crunch).
Como vecinos ruidosos padecí en el piso de arriba una que bailaba flamenco, pero yo contraatacaba con Black Sabbath.
En tío Curzio y después de mi post? qué van a decir las malas lenguas? jajajaj beso y que ande bien.

Estrella dijo...

Condesa,

Copio mensaje de José Soriano:

"Nuestra querida amiga Marta Rustia anoche ha recibido un transplante. Se encuentra en el tercer piso de la Fundación Favarolo".
Qué buena noticia!!

La condesa sangrienta dijo...

¡Qué buena noticia!
gracias por avisar.

Para aquellos que no sepan de qué se trata, les cuento que Marta es nuestra TM, que necesitaba doble transplante de corazón y pulmones.

Cada uno rece o pida según sus creencias, las buenas intenciones se materializan de alguna manera.

Mickey dijo...

Qué sorpresa!
Digo, hasta hace unos días TM andaba meta comment... Tal vez esa sea en si misma una buena señal.

Y qué alegría que todo esté saliendo bien!

dondelohabredejado dijo...

Estrella, muchas gracias por avisar!
Estaremos pidiendo y enviando las mejores energías!
Abrazos.

Caia dijo...

Me encanta el sonido de las hojas secas crujiendo bajo mis pies, pero tienen que ser mis pies, porque me gusta la sensación también de pisarlas.
Ofender el silencio, es lo que están haciendo mis vecinos escuchando algo que pretenden llamar música!! Un horror!

mary poppins dijo...

el peor sonido es el del mosquito acercandose al oido en el medio de la noche

Beso

La condesa sangrienta dijo...

Mickey: ya sabe cómo es eso. Hay que partir en el momento del llamado y parece que la 3ra. fue la vencida ya que se había frustrado en dos oportunidades anteriores.
Esperemos la buena evolución en las 72 hs. posteriores.

Marina: hacé lo tuyo, del otro lado de las grandes aguas.

Caia: El crujido de las hojas secas al pisarlas es hermoso. Lástima que los vecinos no cambien con las estaciones!

Mary: el peor sonido es cuando deja de sonar!!! (¿dónde me estará picando?)

Estrella dijo...

Estoy con Mary, el mosquito es matador!

(¿Cómo andará TM? Voy a pasar uno de estos días).