23 de julio de 2010

Hormigueo

La batalla con las hormigas es interminable y desigual.
Alineadas como un ejército ordenado, avanzan sobre mi territorio implacables, silenciosas y subterráneas.
Aparecen por huecos inexplicables con el sigilo de diminutos vietcongs y la desconsideración de un gurka.
Saco, limpio, guardo, tiro y se repliegan regalándome la dudosa satisfacción de una victoria, que dura hasta que el movimiento oscuro que ondula la rigidez de una cucharita con restos de dulce, delata su vuelta.
Probé con lavandina, pimienta en grano y, por supuesto, con insecticidas de los que no debo abusar a riesgo de cometer un familicidio.
Marina dice que debo ponerles unas ‘líneas' de polvo de hornear pero temo un efecto residual de euforia o una segunda invasión de marabuntas engordadas.
Las hormigas son como esos pensamientos negros que rondan en el inconsciente y que, cada tanto, aparecen para advertirnos de las grietas y de la necesidad de expurgar el lugar donde todo se cocina.

..º..

Habitaba la hormiga/ allí tabique en medio
La Cigarra y la Hormiga. F. M. de Samaniego

14 comentarios:

Estrella dijo...

"Ando como hormiguita por tu espalda...", cantaba Silvio Rodriguez. A partir de ahí, les tengo cierta simpatía.
Peor que las de la cocina son aquellas que se devoran el mejor rosal, de la noche a la mañana.

Mary Poppins dijo...

excelente, que buen ultimo parrafo
el inconsciente, donde se esconde la verdad que a veces, no queremos ver

no hay remedio

Alelí dijo...

ja! que linda y molesta analogía.

quién nos hizo creer que algo controlábamos?

Mickey dijo...

Condesa, pensamientos negros ahí!

En nuestra mente, los pensamientos gustan de la cocina; son numerosos, resistentes, chiquititos y colorados.

dondelohabredejado dijo...

Acá no han vuelto a aparecer, desde que les puse el polvo de hornear. Mis vecinos no me dieron bola y siguen luchando con ellas.
Muy buena la analogía, me acordé que en la religión Umbanda cuando aparecen hormigas dicen que es porque la energía está mal y hacen una "limpieza" de casa y de todos los que viven en ella.
Me voy a encender incienso, besos.

pics 'n' roll dijo...

Uf, llevo más de 15 días en cama, dicen, por pensamientos negros del inconsciente. Por lo tanto no puedo limpiar, y la habitual hormiguita que se colaba de la terraza a la habitación, ya avisó que se pueden venir todas pa' adentro, hoy ya encontré una en la cama, y no puedo hacer nada! oooommmmmm

La condesa sangrienta dijo...

Estre: no les tengo simpatía a las hormigas en la espalda ni los rosales la tienen conmigo ¡olvido regarlos y se secan!

Mary: pero igual aparece, como las hormigas.

Alelí: las hormigas desbaratan cualquier creencia de control y autosuficiencia.

Mickey: y se cocinan a fuego lento.

Marina: a la pxma. que aparezca la pongo a levar con Royal! ¿los habitantes de la casa deben limpiarse con lavandina, con insecticida o con leudante?

pics: uhhh espero que mejore pronto, me da un poco de impresión pensar en hormigas en la cama!

La herida de Paris dijo...

A veces tengo miedo de patear ese hormiguero de mi inconciente. Mejor dejar que aparezcan de a poco las hormigas.

Saludos y recomiendo el cuento "la formica argentina" de Italo Calvino.

Betina Z dijo...

Uy... ¿Y si le pedís prestada la máquina a tío Carlos? Parece que fue efectiva para combatir hormigas y, más aún, para exorcizar pensamientos oscuros...
(date una vuelta por "Los venenos", de J. Cortázar)

Carlos G. dijo...

La persistente e inclaudicable existencia del bicherío en nuestras casas me hace pensar que los huéspedes somos nosotros.
Y mejor no hacer, con nuestro inconsciente, analogías al respecto, no vaya a ser que nos enteremos quienes somos, verdaderamente.
Buen fin de semana!

La condesa sangrienta dijo...

Opi: creo que el hormiguero se sacude solo de tanto en tanto, tenemos que estar atentos para ver a dónde conduce el caminito de hormigas.
¡ya voy a ver si encuentro el cuento de Calvino!

Betina Z: ja, no me acordaba de 'Los venenos', tenés razón!! ¿será que lo leído también suele aparecer con los años, así como las hormigas?

Carlos G: me parece que tiene razón. Después de los piojos, los grillos y las hormigas, creo que somos nosotros los que sobramos en casa.
Un abrazo y buen fin de semana!

Rob K dijo...

¡Las condenadas hormigas! ¿Ud. sabe - yo me enteré hace poco - cuánto viven las muy pérfidas? Hasta casi 30 años, las reinas de algunas especies. Consejo: mátelas al primer intento, no sea cosa de ganarse un enemigo perdurable...

Y al cuento de Calvino recomendado por Opi (excelente) le acoplo esta pequeña fábula de Denevi:

http://www.literatura.org/Denevi/Hormiga.html

brasil dijo...

¡Contraaaaaa el mal la Hormiga Atomicaaaaaa! ...

La condesa sangrienta dijo...

Rob K: esto me recuerda que 'no existe enemigo pequeño'.
Buenísima fábula de Denevi, gracias por traerla. Metáfora de tantas cosas las hormigas, eh?

Brasil: jajajajajajjajajaja me parece que la Hormiga Atómica las entrena y comanda.