28 de agosto de 2010

Funny Kids

.(♫)

Debe haber sido mi madre quien me enseñó la manera de entretenerme sola cuando aquella vez que dije ‘me aburro’ contestó lapidaria y como al pasar… ‘no sea-burra’.

En ese momento la odié, no sé si por burlarse tan tontamente o por tomar con total indiferencia mi aburrimiento, lo cierto es que de ahí en más me cuidé muy bien de no ser tan burra como para expresarlo y los recuerdos de mi infancia regresan como flashes felices de juegos compartidos con amigas en la vereda, o con un amigo surgido de la imaginación quien, además, compartía nuestra mesa y obligaba a mi madre a ponerle un plato y a conversar con él al resto de la familia.
Ayer, paseando por los quichicientos canales que por ahora me provee Fibertel, quedé enganchada con una publicidad de mayonesa proyectada en una de esas señales infantiles que promueven el descubrimiento en las pequeñas cabezas.
Estoy en desacuerdo con la inclusión de avisos comerciales en los canales exclusivos para niños porque exacerban el deseo y crean la discutible necesidad de un montón de porquerías plásticas, carísimas, cuya mayor virtud es un packaging vistoso que engaña la ilusión.
Pero la publicidad que refiero, nos cuenta la historia de un niño que comía poco, de puro aburrido, hasta que llegó la diversión gracias a una rica mayonesa.
Sus padres, pobres, habían intentado mil estrategias desde su primer diente, como bailar disfrazados, para divertirlo e inducirlo a comer, sin pensar que tenían la solución al alcance de la mano ahí, en la góndola del supermercado.


¿Desde cuándo la comida se ha convertido en una diversión?
¿Desde cuándo la diversión se ha convertido en el valor absoluto de la época, en un precepto tiránico?
¿Por qué todo debe ser divertido? ¿No basta con que sea disfrutable?
¿Se desestima el esfuerzo? ¿Se anula lo triste?
¿Nuestros chicos tendrán la diversión como objetivo último?
Yo qué sé, tal vez tenía razón mi vieja cuando me decía que no sea-burra. Quién te dice si mi tedio infantil no podría haberse solucionado con un frasco de mayonesa.

..º..

Hoy, después de tantos mares vistos al derecho y al revés, sigo pensando que aquélla fue una más de sus grandes respuestas.
Vivir para contarlo. Gabriel García Márquez

21 comentarios:

Estrella dijo...

El chico comerá mayonesa hasta que el doctor le diga:"a su edad y ya con colesterol alto"!.

Cuando yo era chica y le decía a mi mamá que estaba aburrida, me daba una escoba y me decía: "aja, andá a barrer". La verdad es que yo hice lo mismo con mis hijos.

El otro día, un sobrino protestó porque estaba aburridísimo (así dijo), una de mis hijas, le advirtió: "Ojo, que te dan una escoba y te mandan a barrer, shhh".

Sin aburrimiento, sin ocio, sin horas muertas, no hay infancia. Es así. No seamos burros!

dondelohabredejado dijo...

Cuando era chica recibí la misma respuesta y desde ese momento tomé muy en serio el tema. Aún hoy, aburrirme es una de las peores cosas que pueden llegar a pasarme (de las cotidianas, obvio).
He llegado a dejar un excelente trabajo al darme cuenta de que comenzaba a aburrirme (sin pensar en buscar antes un nuevo trabajo y dependiendo exclusivamente de mí misma para sobrevivir).
No desestimo el esfuerzo, pero creo que todo se puede realizar con una buena dosis de juego y diversión.
Cuando he tenido niños a cargo, usé todos los recursos posibles para que comieran (decorar la comida, títeres, juegos, y también disfrazarme) Recién ahora me doy cuenta de mi ridiculez (tal vez me hubiese convenido no leer este post, ja)
Condesa, de dónde sacó ese tema musical? Es de terrorrrrrr!!!
Besitos.

Alelí dijo...

Condesa, que bueno lo que planteas...lamento tener ya una respuesta para muchas de tus preguntas y que las mismas sean bastante pesismistas. Si, creo que lo triste se caratula de "depresivo" y hay que medicar. O las lágrimas se ultilizan para lo que sea...la diversión cueste lo que cueste (no es casualidad el abuso de diferentes sustancias a tal efecto). Los procesos no tienen ningún tipo de publicidad o la que tienen es mala.

uffff siguen fluyendo las ideas...yo cuido bastante este tema en casa tanto para mi hija como para mi. Y que tal la violencia que ya es tan moneda corriente que todas las series hablan de asesinatos, de criminales, de cuerpos, de guerras...uffff

Hay que cultivar-nos, como decía tu mamá y para eso hay que hacer presencia.

Bueno basta vos lo dijiste mucho más lindo!

beso beso

De Lirium soy dijo...

Muy bueno, Condesa.
Las pocas veces que me aburría mi mamá me decía lo mismo jajás. Pero en general siempre estaba ocupada y no quedaba tiempo para el aburrimieto... danza, disciplina, no era diversión pero lo disfrutaba y mucho.
Muy buen análisis... hoy todo tiene que ser diversión.
Y ahora ya sé qué tengo que hacer si me aburro... a bailar el temita de la mayoneeesa ♪ jajás! Confieso que seguramente lo bailaré para el día de los maestrulis porque es figurita repetida en las fiestas a las que he ido en los últimos años (casamientos, cumpleaños y días de piripipí jajás!)
A propósito, cuando era niña tampoco necesitaba que "animaran" ninguna fiesta y ahora... todo un tema ha tocado en este post condesa.
Buena semana y cuídese que doña Nadia está diciendo que se viene el fresquete.

Betina Z dijo...

La verdad es que casi no recuerdo estar aburrida cuando era chica. Me entretenía perfectamente jugando sola (varias filas de muñecas sometidas a mis clases de maestra ciruela) o acompañada. Y los juegos compartidos partían de la nada misma, eran pura improvisación: "Dale que yo era una reina africana y vivíamos en un palacio en la selva y viajábamos en elefante"... y así pasábamos tardes maravillosas, disfrazándonos con la ropa y las "pinturitas" de mi madre. Y si no, leía, escuchaba música, bailaba, qué se yo. Pero para todo eso, hacían falta esas horas muertas que refiere Estrella. Ahora no hay más horas muertas para los niños, no hay más ocio. Tener tiempo libre para divertirse - o aburrirse o entristecerse o lo que fuere- es, por lo general, un pecado para los adultos y estos, lamentablemente, se lo transfieren a los niños.
A veces me siento medio vetusta reivindicando ciertas cosas de otros tiempos, pero… ¿es obligatorio avalar lo nuevo para ser “moderno”? Todo tiempo pasado, no siempre fue mejor, pero todo tiempo presente… tampoco lo es, necesariamente.

Ma-yo-ne-e-sa… Ja!
Que no decaiga la fiesta, Condesa. ¡A divertirse se ha dicho! :)

Mary Poppins dijo...

a mí, lo que me tiene aburrida es la tristeza

brasil dijo...

La felicidad no es la mayonesa, ni los celulares a los 8 años, ni estar en la play todo el día

La patermaternidad es otra cosa devaluada

La comida tiene que ser divertida porque si no al nene no se le canta comer, y no come. O a lo mejor no se le canta estudiar, o no se le canta nada....

Pero papá y mamá tienen que ser "divertidos", y además un poquito vagos: "que el nene no se aburra, así no rompe"

Hay un libro de Barylko que se llama el miedo a ser padres. Esos papás progres, divertidops, que son "amigos" de sus hijos. Y que el día que le quieren poner un límite al nene, el mismo tiene 15 años y los manda al carajo.

Parte de la vida de un nene es aburrirse de vez en cuando, y comer algunas cosas que no sean papas fritas y hamburguesas. Y tambien jugar al sol, aunque a veces se aburran. Y nuestra obligación es no ser siempre agradables

Espero que se entienda algo de lo que puse

La herida de Paris dijo...

Contaba Alejandro Dumas que en su infancia se aburría, terriblemente. Claro, después ecribió "Los tres mosqueteros".

Soy de la idea que hay que dejar aburrir tranquilos a los hijos y enseñarles a ser medido con el consumo de mayonesa y otros aderezos.

Saludos.

La condesa sangrienta dijo...

Estre: su madre le daría la escoba para barrer al padre de todos los vicios?

Mari: alimentar hijos ajenos con vicios adquiridos es diferente, se trata de que los padres no deberían considerar la comida como una diversión (ni una tortura, claro).
¿no le gustó mi Mayonesa? jajaj

Alelí: yo tampoco tengo respuestas, pero me asusta pensar la frustración de los chicos criados en la idea de que todo debe ser divertido.

Lirio: su mamá, la de Marina, la de Estrella y la mía, muy sabias ellas, sabían naturalmente que el mundo no se termina por aburrirse un rato.

Betina: todo eso también hacía yo y no reniego de los juegos que actualmente juegan los chicos. Reniego de la exaltación de la fiesta permanente y la negación de lo triste.
¿cómo puede ser que un chico de 7 años tenga stress por causa de actividades extra escolares?

Mary: ¡entonces compre mayonesa!

Brasil: no sólo se entendió perfecto sino que todo eso pensé viendo el comercial.
Lo más difícil como padres es decir no y mantenerlo.
Temo que después de los años negros, la palabra autoridad ha sido manoseada, devaluada y mal utilizada.

Opi: y cuántas veces nos equivocamos pensando que están aburridos!
La mayonesa, como el aburrimiento, no hace mal en proporciones adecuadas.

conocido de la vida dijo...

Yo pienso que eso se llama malacrianza.
El ver la comida como una suerte de juego es, aparte, un facilismo tratando de que el "nene" no nos arme quilombo a la hora de comer.
Soy el séptimo de nueve hijos, y mi madre, antigua, pero bien educada, nos daba de comer todo tipo de cosas, nos guste o no nos guste. La hora de comer NO era la hora de jugar, sino que era un tema fundamental para la crianza de sus hijos.
Hoy lo padres no tienen coraje para ser padres, no se animan a poner límites,o buscan el facilismo.
Para ser padre hay que bancarsela, habrá cosas que hacer aunque no nos guste o nos duela.

La condesa sangrienta dijo...

Conocido: por eso preguntaba ¿desde cuándo la comida pasó a ser una diversión?
Durante la comida también me educaban a tomar bien los cubiertos, a comer con la boca cerrada, a limpiármela con la servilleta antes de beber, a conversar, a no interrumpir, a esperar y a comer lo que se sirviera en el plato.
Hábitos que luego en la vida adulta agradecí también fuera de una mesa, donde, ya está visto, la diversión genuina no abunda.

Carlos G. dijo...

Todo debe ser divertido y generar el menor esfuerzo posible.
Y si no cumple con esos principios, entonces se lo abandona.
Paradógicamente, el resultado ofrecido por dicha "filosofía" no suele resultar muy divertido que digamos.

Rob K dijo...

Condesa, superlativo en forma y fondo este post tuyo (y excelentemente comentado por todos). En mi lejana infancia se comía lo que estaba en el plato, el café con leche debía beberse íntegro antes de atacar las galletitas, la TV no se veía a cualquier hora (aunque hubiese programas "imperdibles"), y el aburrimiento no era algo que había que matar a cualquier precio. No estaría nada mal, pienso, que al menos una parte de esa antigua frugalidad continuase siendo practicada hoy.

Saludos.

La condesa sangrienta dijo...

Carlos G: eso me preocupa, todo tiene que ser 'fácil y divertido' si no, se desecha. Eso provoca un umbral de tolerancia muy bajo y la búsqueda de satisfacción a cualquier precio y en cualquier formato.

Rob K: volver a la antigua frugalidad ¡suspendiendo la mayonesa!
(tnx)

Yoni Bigud dijo...

Lo que a mí más me choca es que estas propagandas a las que usté se refiere intentan convencernos de algo que de ningún modo es cierto, pero lo hacen innecesariamente.

La mayonesa no es divertida, eso es una mentira. Pero además de ser una mentira, es una estupidez. Si va a mentir, hágalo con algo que pueda proporcionarle un beneficio. Qué sé yo... esta mayonesa triplica la potencia sexual, o algo por estilo.

Coincido en que lo triste, lo sufrido, es una parte necesaria de la vida.

Un saludo.

Gamar dijo...

La pucha, no debo estar tan loco entonces, o hay más locos de los que pensaba.
¿Se imagina la educación de hoy tratando de hacer divertidas todas las clases?
Si no son divertidas los chicos no prestan atención.
Le mando un saludo desde muy lejos.

Gamar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La condesa sangrienta dijo...

Yoni: veámoslo de esta manera, la mayonesa puede desilusionarlo y no divertirlo pero al menos no le hará pasar papelones!

Gamar: vió? somos mucho más que dos.
Las clases no deberían ser divertidas sino interesantes, me parece.
Bienvenido desde...¿dónde queda muy lejos?

Estrella dijo...

Muy buenos los comentarios de todos, condesa. A veces siento que Betina Z soy yo!
Y Conocido, nueve hermanos, qué barbaridad.

Otra anécdota: un día me llaman del colegio de mi hija para decirme que ella y su grupo de amigas iban siempre al club y se la pasaban conversando arriba de un árbol, dale que te dale. Que por qué no hacían algún deporte o algo más productivo. Yo les dije que lo que estaban haciendo era muy pero muy bueno, estaban conversando, pensando la vida en voz alta. Tenían 12 ó 13 años. Edad de confidencias, secretos y descubrimientos. ¿Por qué siempre hay que estar haciendo algo? ¿Pensar, conversar, no es algo?

La condesa sangrienta dijo...

Estre: ja, me pasa igual (con Betina, digo).
Recuerdo que Filo comentó algo parecido de sus chicas una vez. Esa gente no sabe de los mundos maravillosos que se descubren en la copa de un árbol.
A mi padre no debíamos interrumpirlo cuando 'estaba pensando', ahí aprendí que pensar era estar haciendo.

Koba dijo...

Dos temitas Condesa.
El del aburrimiento de los chicos, no entiendo como algunos adultos no entienden que es algo natural.

Y lo de la publicidad, ¿quién no recuerda la de mayonesa Ri-K donde varios chicos compartían un sandwich gigante? Me quedó grabada y a pesar de eso, tolero poco y nada la mayonesa.