7 de octubre de 2010

Thinking About You

.(♫)

No soy supersticiosa ni tengo cábalas, tengo sí algunas manías que a veces avergüenzan a quienes me acompañan, como esa de enderezar cuadros en una sala de espera o cerrar puertas y cajones en casa ajena.
Tengo además algunos gestos adquiridos, quién sabe cuándo, que me hacen besar el pan antes de tirarlo, por ejemplo. Supongo que vendrá por el lado de mi abuela Lila, asociado con el cuerpo de Cristo.
También me sorprendo en el ejercicio de un acto reflejo e infantil cuando algo se me cae al piso, porque dicen que según la letra con que inicia el objeto caído, una persona cuyo nombre comienza con esa letra, se acuerda de vos.
Si se te cae un peine entonces, los Pablos, Paulas o Pedros conocidos, están pensando en vos. Si se te cae un libro será Luis, Laura o Lorena, y así con todo.
Claro que, en realidad, soy yo la que piensa en ellos y está bueno eso de hacer presente a los que amamos en las cosas del diario vivir.

..º..

Dios está entre las ollas.
Santa Teresa de Jesús

24 comentarios:

Alelí dijo...

pero qué lindo!

lo sagrado de lo cotidiano, esa mirada cambia radicalmente las cosas y las personas, claro!

beso beso

brasil dijo...

En mi caso se te tiene que caer una hemeroteca, o un hemisferio, o un hoplita, o una....

La condesa sangrienta dijo...

Alelí: qué lindo cuando ♫ lo cotidiano se vuelve mágico,
se vuelve mágico oh ooohh♫

Brasil: espero que el hígado no se me caiga para pensar en vos, pero un higo, un hielo o una hamburguesa aterrizando al piso sería suficiente.

Estrella dijo...

No sabía, pero me voy a copiar. De ahora en más, estaré atenta a todo lo que se me caiga... quiero empezar a jugar ya!! (a ver... tiro el diario al piso... listo... pienso en... ¡Daniela!, ya está. Como la quiero a Daniela.

dondelohabredejado dijo...

No puedo evitar acomodar cuadros y felpudos para que queden derechos. También beso el pan antes de tirarlo porque se lo vi hacer a mi madre y a mi abuela y nunca supe por qué.
Cuando se me cae un cuchillo es seguro que tendré la visita de un hombre, cuando se me cae una cuchara vendrá una mujer.
Y ahora que leo este juego de iniciales estoy segura de que sumé una nueva magia. Qué lindo!
Me voy a estar atenta a lo que se me caiga, besos, Condesa.

dondelohabredejado dijo...

Me encanta el tema musical!

brasil dijo...

te quiero ver cuando se te caiga el xilofón....

La condesa sangrienta dijo...

Estre: ...y Daniela se acordará de ud. cuando se le caiga la espumadera ;0)

Mari: como ya dije, creo que se asocia el pan con Xto/pan consagrado. Ahora, no tengo idea por qué lo besaría la idishe mamme! jajaja
¿verdad que es lindo pensar que nos piensan y pensarlos?

jaaaaaaaaa brasil! por suerte no conozco a ninguna Csimena, ni a ningún Csavier (qué horror)

conocido de la vida dijo...

Me gustó eso de que "¿verdad que es lindo pensar que nos piensan y pensarlos?".
Estuve leyendo sus manías, y me hizo acordar a lo que se rien mis chicos cuando yo les digo que el dulce de leche se come con tenedor, porque tiene otro gusto.

Rob K dijo...

Los cuadros ajenos yo también tiendo a enderezarlos, las otras costumbres no las conocía.

Particularmente sabia me parece la última: en caso de que el objeto no sobreviva indemne la caída, imaginar que alguien nos quiere suavizará el disgusto, quizás hasta nos olvidemos de pronunciar las habituales palabrotas.

Un gramo de locura dijo...

Mi abuela siempre me decia:
Se te cayo el tenedor viene un hombre Joven - El cuchillo una mujer joven - Cuchara una mujer mayor
Hoy en dia cuando sucede comienzo a jugar a ver quien puede ser, nunca sucedio, estoy esperando ese gran momento de coincidencia
Bs

La condesa sangrienta dijo...

conocido: creo que amerita un post sobre las manías ¿comer dulce de leche con tenedor? jjajaj voy a probar y después le cuento.

Rob K: esta manía de querer enderezar las cosas, significará autoritarismo o búsqueda del equilibrio?

1gr: ah... pero los cubiertos de su abuela difieren de los de Marina ¿será por eso que todavía espera?

Betina Z dijo...

Qué bien! Yo me creía llena de primitivas supersticiones y ahora, gracias usted, descubro que nada de eso: son solo manías. ;o)

Jamás podría acostarme sabiendo que la puerta del placard quedó abierta.
Beso el pan antes de tirarlo.

A veces lo hago para hacerme la no supersticiosa, pero si puedo evito:
* pasar debajo de una escalera
* barrer después que se puso el sol
* abrir el paraguas en lugares
cerrados.

Lo de las tazas y los vasos lo tengo y sí, claramente son manías (o gustos, que está muy bien darse).

Lo de los objetos caídos y los nombres lo había escuchado alguna vez, pero no lo incorporé. Aunque, un momento: se me acaba de caer un cocotero. ¿Acaso usted...?

mary poppins dijo...

yo hago algo parecido
tiro un objeto que corresponda a la persona que quiero recordar y despues la pienso.

y luego, no hago mas que barrer

Anónimo dijo...

Siempre que regalas un cuchillo tenes que darle algo de dinero al que te lo regalo o "sibeversa" como decía mi mecánico.
Por las dudas toca madera.
beso
Gx

La condesa sangrienta dijo...

Betina Z: un cocotero?? jajajajaj yo no tengo bananero, habrá sido cuando se me cayeron los botones cuando...

Mary: una variante para un mismo resultado, pensar en el otro.

Guarrix: cuando se regala un pañuelo, también hay que agregar algo (no sé qué) para evitar las lágrimas, dicen.
por las dudas, toco madera.
beso!

brasil athletic rugby & cricquet clab dijo...

Cuando jugaba al rugby (viste, gorda?), tiraba gente al piso. ¿Que vendría a significar?

Yoni Bigud dijo...

Muy interesante lo que plantea sobre los objetos. No conocía ese suerte de saber popular.

Supongo que debe haber gente que trampea ¿no? Es decir, que tira objetos determinados para poder recordar a cierta gente.

Yo ya tengo elegido mi objeto.

Un saludo.

Un gramo de locura dijo...

Luego de la consulta de Rigor, Abuela vive conmigo !! Repitio y confirmo mis dichos !! ahora... Abuela tiene 84 y los caramelitos en el frasco medios pegaditos
Tal vez espere en vano
Bss

Anónimo dijo...

Qué lindo! lo cotidiano se vuelve mágicooo, se vuelve mágico ooohh...
y el pan no se tira, se convierte.. en otra cosa, es sagrado!
y lo que se cae siempre es el recordatorio de quién piensa en mí..otra manía igualita a la suya, y la escalera ..la esquivo!, y la sal no se encuentra con la mano de nadie jaj, se pide y ahí está...
Y hay una que cuando mi madre la oyó me dijo -pero quién dice esa barbaridad!! no caminar para atrás para no pisarle los cabellos a la virgen!! y si regalo un pañuelo pido un centavo!! porque dicen que es motivo de pelea jaja.
No me había dado cuenta de lo maniera que había sido.
Besos count!!
Filo

La condesa sangrienta dijo...

brasil athletic rugby & cricquet clab: significa que los caídos se acordarían de vos tanto tiempo como durara la lesión, gordo.

Yoni: si debo esperar que se me caiga un yunque pa'recordarlo a usté, no tendré más remedio que hacer trampa!

1gr: pobre abuela, tal vez tenía los caramelitos ordenados pero los cubiertos desordenados!
un beso para ella.

ja, Filo, tenía que ser ud. quien conociera y compartiera mi manía. ¡La de la virgen no la tenía! ¿de dónde saldrán esas cosas?
beso grande.

Betina Z dijo...

"En fin, no es fácil hablar de la Maga que a esta hora anda seguramente por Belleville o Pantin, mirando aplicadamente el suelo hasta encontrar un pedazo de género rojo. Si no lo encuentra seguirá así toda la noche, revolverá en los tachos de basura, los ojos vidriosos, convencida de que algo horrible le va a ocurrir si no encuentra esa prenda de rescate, la señal del perdón o del aplazamiento. Sé lo que es eso porque también obedezco a esas señales, también hay veces en que me toca encontrar trapo rojo. Desde la infancia apenas se me cae algo al suelo tengo que levantarlo, sea lo que sea, porque si no lo hago va a ocurrir una desgracia, no a mí sino a alguien a quien amo y cuyo nombre empieza con la inicial del objeto caído. Lo peor es que nada puede contenerme cuando algo se me cae al suelo, ni tampoco vale que lo levante otro porque el maleficio obraría igual. He pasado muchas veces por loco a causa de esto y la verdad es que estoy loco cuando lo hago, cuando me precipito a juntar un lápiz o un trocito de papel que se me han ido de la mano, como la noche del terrón de azúcar en el restaurante de la rue Scribe..."
Rayuela, Capítulo 1.

Imperdible la escenita del terrón de azúcar, la recomiendo (me costó, pero lo encontré).

PD: Qué cosa don Jules, siempre anda cerca...

La condesa sangrienta dijo...

Betina Z: gracias! es una bendición contar con amigos como ud. que recogen esos retazos de lecturas caídos en algún rincón de la desmemoria.
Oportuno su rescate y maravilloso don Jules.
Gracias de nuevo, beso grande

Lirium* dijo...

Uia, y yo que no tengo ninguna de esas manías...
De adolescente sí la de las cosas caídas y los nombres, pero no sé cuando la perdí.
La única que conservo es la de no poner el pan panza arriba porque si no al panadero le duele la panza, heredada de mi madre... es que mi abuelo era panadero.
Un beso