14 de mayo de 2008

Pretty Woman

-


Hace poco escribí lo que me gusta de los hombres. Hoy voy a contar lo que me disgusta de las mujeres.
No me gustan las feministas a ultranza ni las que se dicen independientes y abominan de los hombres; las autosuficientes que quieren hacernos creer que un consolador puede sustituir todo lo que viene pegado al pito pero jamás confesarían que en la eternidad de un día domingo, venderían su alma a cambio de una siesta acompañadas por la cálida pelusa de un macho.
No me gustan las mujeres que encaran la maternidad como quien llena una planilla y completa la cuadrícula, porque así debe ser. Tampoco me gustan quienes la asumen como un mandato divino, como un sacrificio insoslayable, como una renuncia al propio yo, como una contribución a la patria, como una continuación del apellido o la prolongación de la especie.
Detesto aquellas congéneres que sólo hablan de partos y enfermedades de sus niños.
Las que se reúnen para criticar, las que viven pendientes de su cuerpo, las caretas que cuentan a viva voz cómo se masturban, las putonas que calientan pendejos y maridos ajenos, las matronas que pormenorizan el último polvo con su marido o las santurronas que hacen apología de la castidad.
Odio que en las reuniones, las mujeres terminen levantando la mesa y los hombres cagándose de risa. Abomino de las minas que miran fútbol únicamente en los mundiales y que sólo pueden hablar de lo fuerte que está Batistuta (ah, cómo…no juega más?), de la paternidad de Cubero porque lo vieron en Intrusos y afirman que la violencia en el fútbol cesaría milagrosamente, clausurando los estadios.
No me gustan las mujeres macho ni las mujeres mariconas. Aquellas arremeten con el fratacho y éstas con las lágrimas.
No me gustan las que demoran horas en arreglarse para salir y las que salen “a la que me importa”, desprolijas y desaliñadas. Me disgustan esas que tienen las uñas largas como garras o las que tienen el esmalte saltado y descascarado, las que se comen las pielcitas, las que no lucen limpias.

La lista es larga
pero más allá de todo esto, me molestan las mujeres que hacen del género una bandera o un bastión. Una Masada a defender hasta la última gota de sangre (menstrual).

**
*

A veces […] imagino que llega a mi vida un hombre que cuando río me dice: “¿Por qué lloras?” y seca con sus labios las lágrimas que no derramo; cuando me llevo al mundo por delante me dice: “¿Por qué tiemblas?”; cuando viajo me dice: “¿Por qué huyes?”, y ante mis noches mundanas, mis días activos, mis frases insolentes exclama desolado: “¡Nunca supuse que una mujer pudiera ser tan débil!”

“La Abnegación” en
Historias Inmorales. Silvina Bullrich.

43 comentarios:

Vero dijo...

Bueno, me dejaste pensando, en un punto me senti tocada, no se bien en cual, voy a pensar un poco mas y vuelvo, si me lo permitis, claro.

CecydeCecy dijo...

a mi me gusta ser mujer, femenina, pero no feminista, me gusta como soy y representar lo mejor que pueda mi papel de mujer, me gusta conquistar o peliar con un hombre pero desde mi feminidad..

besos Condesa

Vero dijo...

Si, a mi tampoco me gustan los extremos, pero he sido extremista en algunos de los puntos que mencionas, por etapas, cuando un rol es nuevito como que me lo tomo demasiado a pecho, hasta que le encuentro la vuelta y voy aflojando.
Por ejemplo la maternidad, con la primera la inexperiencia me hizo ser bastante estructurada, con el segundo me relaje, en sus primeras enfermedades era monotematica, recien hoy es algo mas, con respecto a la autosuficiencia, tambien me la creí un tiempo,despues de un desengaño importante, despues me di cuenta que no podia y no le encontraba mucho sentido y que tambien esta bueno necesitar a los demas.
Con el cuerpo todavía estoy buscando el equilibrio y cada vez me gusto mas, a pesar de los kilos, que ya no me pesan tanto como antes.
En fin...creo que de una u otra forma he sido mas, menos, un poco de todas.
No se si depende de la edad, de la maduración, de la personalidad, de la vida que te toca, de la génetica, de lo cultural, de lo adquirido.
Por lo menos a mi, la vida me va cambiando y voy aprendiendo y me va gustando, o no y empiezo de nuevo.
Un beso.
Voy a estar leyendote, me resulto muy interesante tu lugar.

Filo dijo...

Me aburren los tratados que solemos hacer por cuánta cosa nos pasa, los hombres son mas prácticos. Un día puse como slogan que no me interesa hablar de ciertos temas, y al otro dije lo que no me interesa es tener esa conocida que habla de esos temas.

La vida una continua reflexión de lo que queremos, de lo que necesitamos y de lo que aborrecemos, exelente su mirada como siempre countess!

Estrella dijo...

Por un lado me molestan los dos extremos: la mujer tontuela,
que está siempre en la luna; y la mujer "fálica", esa que avanza como una topadora.

Pero por el otro, admiro a las mujeres con una enorme capacidad de amor. Esas que saben cómo contener a todo aquel que se les acerca. Sin alardear, claro.

La condesa sangrienta dijo...

Cecy: a mí me gusta y muchas veces me da vergüenza ajena!

Vero: De eso trataba la cosa. Ser mujer es ser todas esas mujeres, no quedarse plantada en ninguna y no exhibir el género como una medalla ganada por esfuerzo propio.
Bienvenida, un gusto tenerla por aquí.

Filo: Tal cual. Tengo la idea de que si algo se puede decir en 10 palabras ¿para qué hacer un discurso?

Estre: a mí me molesta la mujer que se reduce a una sola cosa. Ser mujer es algo complejo y rico que puede asumir distintos roles, en distintos momentos sin menoscabo de su femineidad.
La capacidad de amar la admiro en hombres y mujeres.
Beso!

Luigi dijo...

Me he reido un buen rato...

Para cuando el post destructor de hombres?

Jorge Schussheim dijo...

del género Canción-Lamento, largamente cultivado por este letrista.

Las mujeres, esos extraños seres,
esas locas rematadas que sólo comen ensalada
y se pasan por la cara mucho aceite de tortuga,
porque dicen que con eso van más lentas las arrugas...

Las mujeres, esos extraños seres,
esas temperamentales responsables de mis males,
que desean ser iguales a nosotros, los varones,
y se dan por satisfechas cuando usan pantalones...

Las mujeres, esos extraños seres,
esas grandes chantajistas a las que no hay quién se resista, con suspiros y caricias aunque uno esté que arde lo convencen de que no es nada llegar dos horas tarde...

Las mujeres, esos extraños seres,
ese desastre incoherente que te enamora de repente, en la cama más caliente, deslizándose con gracia, te abandona dulcemente: tiene clase de gimnasia...

Las mujeres, esos extraños seres,
esas estúpidas divinas que detestan la cocina;
en el baño, tras la cortina, esconden a hurtadillas
un paisaje de calzones colgando de las canillas...

Las mujeres, esos extraños seres,
esas ilógicas tan tiernas con el cerebro entre las piernas, analizadas eternas de pensamiento inconexo son, sin embargo, señores, lo mejor del otro sexo...

Las mujeres y mas vale que te enteres
Para siempre y de una vez
Te manejan como quieren, te dan vuelta del reves
Y te tienen como a un trapo empapado a sus pies,
Las mujeres, esos extraños seres
Carentes de razon, locas como napoleon,
Me enloquecen de pasion, las mujeres...

Anónimo dijo...

Interesante, pero me remito a algo que dice un amigo : "el feminismo es como jugar al croket : el machismo mueve el mundo "
Por lo tanto, no tanta ira con las feministas, dejalas, yo tambien me calentaba antes, pero es un deporte, no más que eso.
Ahora convengamos ...... en realidad no te bancás NINGUNA mujer, ok ?
Si va al frente, porque va la frente, si es pasiva, porque es pasiva, si lava los platos, porque los lava, si no los lava, porque ....
Digamos : como cualquier mujer, odiás sin más ni más a tus congéneres, invocando lo que tengas a mano.
Saludos sinceros, buen post.

La condesa sangrienta dijo...

Luigi: ¿cómo voy a destruir aquello que amo tanto?

Jorge: objetando únicamente el lugar donde nos ubica el cerebro (en mayo del año pasado escribí al respecto), debo aplaudir tan inspirada Canción-Lamento. Es maravillosa ¿me dejará alguna vez postearla del otro lado?
Gracias.

Anónimo: No me mueve la ira ni el odio. Fíjese que mi "odio" es hacia una situación, no hacia una persona.
La enumeración sigue a la advertencia de que diré lo que NO me gusta de las mujeres, eso quiere decir que SÍ hay cosas que me gustan pero preferí no escribirlas para evitar sospechas de proclama feminista.
Pierde gracia si explico qué quise decir pero, en realidad, los comentarios dicen mucho de quienes comentan; así nos vamos conociendo y divirtiéndonos un rato.
En realidad no abrigo odios, cultivo olvidos que es el peor de los odios.
Y para finalizar... no es que deteste a las mujeres sino que
¡amo tanto a los hombres!
Saludos y agradecimiento sincero por su participación.
(ahora...¿me va a contar si es hombre o mujer?)

Jorge Schussheim dijo...

condesa: ya que usted se ubica claramente en ese 50% que no se ofende cuando lee/oye esa canción, considérela suya.
Y lo del cerebro es unicamente una referencia pertinente al restante 50%.

Anónimo dijo...

Mi querida, soy hombre, aprecio su buena onda, pero mucha dialéctica, no esconda en cien palabras lo que puede decir en cuatro : "odio a las mujeres". Como usted es instruida, cultivada e inteligente, obviamente no lo va a proclamar tan burdamente como el compañero Delia, no, no, lo va a racionalizar, va a argumentar que elpeorolvidoeselnosequedeque y que solodijeloquenomegusta pero situvieraquedecirquemegustaquecarajodigo, and so on .....
Pero créame que está bien : ustedes libran una guerra secreta ancestral, y usted no va a desertar de las filas.
Siga así, no se asuste de odiar a sus amigas, ellas con certeza la odian a usted, es así y no hay remedio.
La felicito por su buen humor.
PD: Un secretito ..... nunca diga " amo a los hombreeeeeeeeeees"
tan acaloradamente, no es buen marketing y denota la edad.
Besos, un hombre.

Jotafrisco, la ira de Dios dijo...

Bueeeno, ¡loca de mierda! De todas las minas que describís se encargará algún macho, y a la mierda. Te van a volver a salir piedras si te calentás así, bolas.

Mickey dijo...

Estoy secándome las lagrimas de emoción al leer la canción de Schussheim.

A esta altura de mi vida, ya estoy absolutamente entregado a la idea de jamás comprender a una mujer (aun a la más básica que pueda recordar).
Para peor, siempre ando con alguna al lado.

No estoy en momento de cuestionarme mi firme elección sexual, aunque algo equvivocado seguro hay en ella.
De todos modos, encuentro que una de las virtudes que la Condesa destaca, remedia este dolor. Un bálsamo... A saber:
- qué lindas son las chicas que saben de fútbol!!!!.
- cómo quiero a mi chica, aunque sea de Racing!!!!.
- qué lindos son los domingos a la mañana en la cama compartiendo Manchester-Derby County, en medio de un intercambio de mates, facturas, y profundos conceptos futbolísticos!!!!!!!!!!!!!!.
- qué bien suena en labios de una chica una frase tipo: "abrí la pelota a la derecha pelotudo!. Diez años en primera, y no aprendiste ni eso!!!!"; o, "cómo vas a definir al cuerpo del arquero, muerrrrto!!!!".

No podría definir el amor.
Pero seguro que una de las llaves en mi caso, ha sido esa.

El Caballero de la luna dijo...

Yo lo que no les perdono es que no sepan volar...

angelelectrico dijo...

y yo no le(s) perdono que sea(n) la medida de todas las (mis) cosas.
Aunque también me da por las pelotas los discursos basados en la inferioridad de condiciones...
Condesa, usted es una grande.

Guarro dijo...

Entre otras cosas una de las que mas atrae de las mujeres son las que "saben caminar" y me refiero literalmente a eso, que saben caminar, moverse y estar de pie; no como la adolescente que paso recién con el pantalón caído y sus manitas en los bolsillos, como el gomero de las esquina vio...

La condesa sangrienta dijo...

Jorge: pertenezco al 50% que puede disfrutar sin ofenderse porque sabe apreciar el humor inteligente.
Agradecida, tomo prestada su canción.

Hombre Anónimo: Nunca dije: "amo a los hombreeeeeeeeeees"
Mi declaración fue: "¡amo tanto a los hombres!" Hay una clara diferencia fónica, sintáctica, semántica y de sentido. (esta diferencia aumenta o disminuye mi edad?)
Su comentario podría graficarse como un chirlo y un mimo y eso, a algunas mujeres les gusta (siga que va bien).
También lo felicito por su humor...es un amor!
Por último, no voy a discutir las deducciones que ud. saca de mis letras, soy sumamente respetuosa de mis lectores porque, le juro, hasta hace poco no sabía que los tenía.

Jota: camine a cucha, quiere? te aviso que las pendex con ojotas que tanto te gustan, van camino de tener talones amarillos y cuarteados (tomá).

Mickey: Schussheim ha puesto la frutilla a la torta.
Y usté disculpe si le contesto cortito pero son las 19hs. y acaba de salir el Ciclón a la cancha.

Caballero: cuando aterrice le explico cómo es la cosa.

Pachu: a veces nos molestan los opuestos y a veces nos molesta por sentirnos reflejadas.

Angel: El problema es cuando le "colman la medida". Beso y gracias.

Guarro: El gomero de la esquina no me gusta cuando se agacha y muestra su línea divisoria. Supongo que usté no tendrá tantos reparos con la adolescente, no?

Matias M dijo...

Está claro, los hombre somos mejores compañeros/amigos y más respetuosos, asimismo yo admiro a las mujeres, pero las admiro tanto que, a veces, cuando aparecen las que habla usted las detesto. Bah, locuras mías... pero la idea es esa, no todo lo que brilla es oro.

emeygriega dijo...

Coincido en todo, nena.
A mi especialmente me molestan las que bardean al hombre como si fuese un cobayo y adoptan conductas y folklores masculinos para vengar sus heridas sangrantes.
Las que se averguenzan por decir ¨me dejaron¨o ¨no me quiere como yo lo quiero a él¨y dicen ¨se asustó porque se estaba enganchando¨ (????) Las negadoras. Las que quieren hacer creer que salir con cuatro amigas a comer todos los fines de semana ess más divertido que un buen amor. Umm.
Amigas sí. Y amorcito tambien, no?

De Lirium soy dijo...

A esta altura qué agregar, no? Demasiados comentarios. Me gusta ser mujer, como diría Nacha.
Me gustó el post y agrego a lo que dice Luigi para cuándo los otros dos? No me gustó la canción, ni siquiera me disgustó... siento que ese texto de la Bullrich la responde de antemano, lo considero exquisito. Así como su habilidad para llegar ahí desde la pretty woman. En cuanto al anónimo obviamente disiento, usted se banca a todas y justamente es una autocrítica de diferentes momentos (como cuenta Vero), claro que al mejor estilo Condesa. Un beso

La condesa sangrienta dijo...

Matías: a su edad, las mujeres se admiran.
Aproveche porque llegará el tiempo en que sólo se miran.

MY: finalmente, las 4 amigas terminan en un triste bar de solos y solas. Pa'joder vistess...? seee

Lirio: y claro que nos gusta ser mujer, pero algunas abusan del género y nos dejan a la altura de un trapo. Beso.

glenda dijo...

No me siento aludida particularmente por ninguna y generalmente por todas.
Ahora estoy bastante más reconciliada con el hecho de ser mujer, pero mi marido me dice que vive con un camionero con tetas y yo mientras sigo envidiando que los hombres puedan hacer pis parados...

Koba dijo...

"Detesto aquellas congéneres que sólo hablan de partos y enfermedades de sus niños."
Y a las que hablan solo de sus hijos también, ¡hartan!

Estrella dijo...

Las peores: las que hablan solo de lo BÁRBAROS que son sus hijos!
Uf! me agotan.

Anónimo dijo...

Bueno, Condesa, no habrá dicho " amo a los hombreeeees ", pero le adivino la carita de entusiasmo con brillito en los ojos desde acá.
Por eso, repito : compostura, usted es delicada, bella, culta, y que la vengan a buscar, usted no corre a nadie .... me entendió mi querida ?

El Caballero de la luna dijo...

¿"cuando aterrice le explico cómo es la cosa"? Pensé en un destino más amable para mi referencia literaria.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
María dijo...

Lo que comentó Guarro por ahí arriba me hizo pensar que a mí me pasa que cuando me pongo tacos me siento otra mujer... más mujer; camino distinto y eso se refleja en el resto de la persona, me parece.
El tema es que camino mucho o voy en bicicleta, y para eso los tacos son complicados!!
Buen fin de semana a todos!

La condesa sangrienta dijo...

Glenda: exactamente de eso se trata. Ser una, ser todas, ser muchas, ser un camionero con tetas o un Cachito ilustrado, según la ocasión pero no tooodo el tiempo.

Koba: ¿y las que hablan de las celebrities como si fueran íntimas?

Estre: si! las que dicen "mi nena no bebe alcohol" y uno debe poner cara de poker mientras la recuerda volcada y vomitando.

Hombre Anónimo: entendí, mi querido. Ahora tendré que disimular la carita de entusiasmo y el brillito en los ojos que provocaron sus piropos. Usté se lo pierde.

Caballero: No entendió que el vuelo era mío. Su referencia literaria ha tenido un destino amable porque amo a Girondo (si a eso se refería). Buen fin de semana!

Anónimo: las que hablan de los nietos son las mummys reloaded ¡too much!

La condesa sangrienta dijo...

María: Definitivamente, la mujer con falda y tacos altos se lleva todas las miradas (pero largar las zapas cuesta eh?)

Pachu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Mi querida Condesa, me despido por este post con una declaracion de principios : no odio ninguna mujer, no, pero .......... confieso que siento algo así como "cosita" con las que tienen veleidades de intelectuales, o artistas, etc. me sigue, dulce ?
Eso se lo dejamos a Maria Kodama, Yoko Ono, Marta Minujin, es decir ...... ninguna "fuerte".
Conocéis alguna cineasta que esté buena ? Conocéis alguna escritora que esté buena ?
Le dejo mi parecer, que siga usted bien, dulce de leche.

La condesa sangrienta dijo...

Querido Anónimo, hasta la próxima!

Milkus Maximus dijo...

Caramba! Hace tiempo no pasaba por acá, y veo que me estaba perdiendo de algunas buenas cosas.

Yo creo amar profundamente a las mujeres, y sí: todas tienen un poco de todas las que Ud. comenta. Muchas lo entienden y lo viven como una etapa; otras se casan con "el papel de ..." y lo viven de por vida.

Y las únicas mujeres que todavía logran despertarme una terrible bronca mezclada con lástima, son las feministas. Según mi mujer, el feminismo vendría a ser algo así como "un invento machista para hacer trabajar más a las mujeres y quedarse ellos en casa en nombre de la igualdad laboral"
No sé si será tan así, pero uno a veces las ve tan desesperadas por hacer lo mismo que los hombres, que pareciera ...

Y los otros modelos ... qué se yo. Por lo poco que conozco, una mujer es feliz cuando tiene un HOMBRE que la sepa contener y escuchar; y que esté al lado cuando deba estar al lado, y no encima como un inspector de la AFIP.

Siga así Condesa. Prometo pasar más seguido.

José Soriano dijo...

Condesa, como siempre es Ud. maravillosa.

Las mujeres importantes llegan a nuestra vida como si nada y sin darnos cuenta, suaves y sutiles, se convierten en todo.

Con ellas nos pasa como como aquí, con esta costumbre agradable y cotidiana de pasar a leerla. Se hacen indispensables en sus diferencias.

He intentado muchas respuestas a su post y todas ellas me han parecido banales, sin aportes.

Por ello, en remplazo me arriesgo con algunas preguntas para Ud. y todas las amigas que la visitan:
¿le gustan los piropos?
¿que tipos de piropos le gustan?
¿las mujeres piropean más que los hombres?
¿Cuándo y cuántos piropos le agradan?


A todos: ¿dicen piropos?, ¿cuáles son los de mayor efecto?

Buen fin de semana
fraterno
js

Anónimo dijo...

Anonimo, usted quiere decir que Kodama, Minujin, Y. Ono están buenas? o se contradice o no le entendi nada...
Lo último es segurament e lo que paso.

Abrazo de su homonimo

Enterhase dijo...

Siempre que leo cosas así, siento entrar a un mundo que intuyo pero no conozco. En realidad, no puedo compartir lo que dice, Kay, porque no pienso en la cualidad de mujer de la mujer. Cuando las pocas mujeres de mi vida hacen cosas de tal o cual modo, nunca explico su comportamiento por su género.

Con esto no trato de demostrar que con mi supuesta madurez, "ya no haga diferencia entre la mujer y el hombre"... estamos a años luz de una maduración de esas magnitudes, hombres y mujeres. Además, estaría negando las diferencias de género, que culturales o no, siguen existiendo.

Como buen feminista, le pegué a una mujer a muy temprana edad, y enfurecí cuando ella exclamó, con atontada indignación "¡Le pegaste a una mujer!". Fue un momento significativo: tenía ocho años.

Enterhase dijo...

José Soriano: No, yo jamás he dicho un piropo. Ni siquiera es algo que entre en mi universo de opciones cuando veo a una mujer. Pero bueno, yo me relaciono con las damas de un modo distinto a mis congéneres. Por ejemplo, tiendo a no mirarlas, sobre todo cuando son bellas.

La condesa sangrienta dijo...

Hola Milkus! estuve pasando por su casa pero no podía entrar. Un gusto tenerlo por aquí ¿su universo familiar ya recibió la luna propia?

José: gracias por sus piropos, le contesté con un post.

Anónimo contéstele a Anónimo, por favor!

Enter: comparto su furia de los 8 años. El último párrafo del post refiere a eso, justamente.
No deje de mirarnos a los ojos, eso nos hace sentir bellas a todas.

Bocho Quemado dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que escribió, será por eso que odio Sex and de City? besos!

SUSANA dijo...

Condesa, no puedo evitar decirle que letra por letra, punto por punto y sentimiento por sentimiento, yo hubiera escrito este post.

Me llevo sorpresa y mucha! No es frecuente que suscriba en un 100% en este tipo de temas!

Muchas Gracias!

La condesa sangrienta dijo...

Bocho: a mí tampoco me gusta Sex & the city.

Susana: Dios nos cría y Blogger nos amontona! gracias a ud.